Las ilusiones ópticas del papel pintado

Ve más allá del sentido estético del papel pintado. Haz un uso adecuado de sus estampados y consigue efectos visuales que sacan partido a las estancias. Más luz, más metros, profundidad, apertura…

Lamas de madera envejecida, ladrillo visto, diseños vegetales, patrones, formas geométricas, maxi flores, topos, las eternas rayas… hay tantos modelos de papel pintado que cuesta elegir. Sin embargo, más allá de la decisión estética, te planteamos que tengas en cuenta los efectos ópticos que puedes conseguir con cada diseño. De esta manera usarás este revestimiento de pared para mejorar una estancia y personalizarla.

Conoce los trucos básicos

  • Ampliar: el blanco y en general toda la paleta de colores claros hacen parecer más grandes las estancias y potencian la luminosidad. Hay papeles en color blanco que aportan textura con tramas en su diseño. Y en tonos claros encontrarás infinidad para escoger. Los que se diseñan con un fondo liso suave, salpicado de motivos pequeños también logran el efecto.
  • Confort: el papel pintado consigue que una estancia parezca más acogedora. Lo puedes lograr con un diseño en tonos cálidos –rojos, anaranjados, marrones, ocres, amarillos o dorados– o con motivos de gran tamaño, que reducen visualmente la habitación y esto la hace más cálida cuando es especialmente grande. Los que simulan tejidos, como la rafia o el yute, son apropiados.
  • Luminosidad: como norma, los papeles pintados que se colorean en tonos suaves son más ligeros a la vista y luminosos. Los que incorporan detalles metalizados –plateado, ocre o dorado– tienen matices brillantes. 
  • Alargar o ensanchar: aquí las rayas son las reinas del efecto. Las verticales, siempre que sean delgadas, alargan la estancia y crean sensación de mayor altura, lo que las convierte en perfectas para espacios de techos bajos. Si por el contrario quieres crear una percepción más ancha, en pasillos por ejemplo, debes escoger papeles pintados de rayas horizontales.
  • Focalizar la atención: para destacar una zona o enmarcarla, de manera que la delimites. Coloca el papel pintado en el área que quieras potenciar, por ejemplo, la pared del comedor.
Las ilusiones opticas del papel pintado

Efectos más sofisticados que puedes lograr con papel pintado

  • Dar profundidad a una estancia: puede ser pequeña o no. Pero te apetece que tenga profundidad. La impresión digital ha favorecido la creación de diseños que van más allá de los dibujos a los que estamos más acostumbrados. Ladrillo visto, lamas de madera, ramas o papeles pintados personalizados con las imágenes que quieras. Casi a modo de fotomurales (paisajes fotográficos hiperrealistas), que son perfectos para “instalar” una biblioteca antigua en tu salón o una verdadera despensa en tu cocina. También los papeles pintados efecto trampantojo lo consiguen.
  • Tridimensionalidad: no es ni más ni menos que el efecto de textura o 3D. Son esos papeles que es imposible no tocar porque parecen tan reales… de nuevo, el ladrillo visto consigue esta sensación o los que simulan tejidos. También los que incorporan motivos que parecen “salirse” del papel.
  • Movimiento: los papeles pintados sobrecargados de motivos geométricos, dispuestos de manera continuada, sin apenas espacio libre, o formas superpuestas consiguen sensación de movimiento. Un efecto óptico curioso, de inspiración pop, que recuerda a los hologramas.
Las ilusiones opticas del papel pintado

Personaliza y atrévete con papel pintado

Más allá de los efectos concretos, usa el papel pintado para atreverte. Sí, como lo oyes. ¿Te da miedo introducir color o estampado por si te cansas en poco tiempo? Opta por una decoración neutra, de líneas sencillas y lisos y personaliza con un papel llamativo. Es un recurso que te permite introducir colores o estampados y formas extravagantes en una pared. Y si te cansas, solo tienes que empapelar de nuevo.

Las ilusiones opticas del papel pintado