Que no te pille el frío: prepara tu casa para llenarla de calidez 

¿Hay mejor plan que un domingo de manta, película y palomitas, hecho un ovillo en tu sillón favorito? Ese es uno de los pequeños lujos que el invierno trae consigo. Una estación del año que invita a disfrutar más de la casa y a compartir con los tuyos pequeños placeres cotidianos. Prepárala antes de que lleguen los primeros fríos para que sea ese refugio confortable, en el que estás como en ningún otro lugar. Revisa el aislamiento, el sistema de calefacción y ¿por qué no? renueva la decoración con textiles y revestimientos que harán más cálido tu hogar. Lo llenarás de magia invernal. 

Para que el calor se quede dentro, revisa ventanas y puertas

Un gran ventanal abierto al paisaje: desde el mirador de tu salón te encanta observar el horizonte. Es uno de los lugares preferidos de tu casa y allí has instalado tu rincón para leer, hacer crucigramas, tejer… Con la calefacción a temperatura moderada, no se nota nada de frío, a pesar de la gran superficie acristalada, ni se cuela ese viento molesto por el hueco de la cinta de la persiana. Eso es porque tus ventanas gozan de tecnología aislante. Tienen buenas carpinterías con doble cristal separado por una cámara de aire o de gas. Además, te has preocupado de reforzar la protección con burletes y has aislado el cajón de la persiana (por el que suele haber fugas de energía de hasta el 25-30%).

Llena tu casa de calidez

También las paredes, suelos y techos de la casa evitan que se escape el calor, gracias a un buen sistema de aislamiento. Puedes elegir entre un gran abanico de opciones (paneles de fibra de vidrio o de lana roca, planchas geotextiles, corcho, etc.), bien para instalar en tu vivienda realizando unas obras mínimas, o bien para edificios de nueva construcción.

Crea atmósferas acogedoras con estufas decorativas y eficientes 

¡Qué maravilla es poder disfrutar de tu jardín también en los meses de invierno! Y sin quedarte helado. O calentar una casa de campo de inmediato, con ese relajante olor a madera quemada… Las estufas son un magnífico recurso para reforzar el sistema de calefacción de la casa y para dotar a los ambientes de un clima entrañable. Ver la danza del fuego y escuchar el crepitar de las llamas resulta un formidable espectáculo que podrías estar mirando durante horas. ¡Pon una estufa en tu hogar! Según tus necesidades, encontrarás una gran oferta entre la que elegir.

Llena tu casa de calidez

Los modelos de gas son más potentes y su combustible más económico. Los de parafina resultan silenciosos y rápidos, ya que emiten calor nada más encenderlos. Los de leña son un clásico y los de pellets resultan la opción más ecológica y también la que más abaratará la factura en climatización y además de no dejar olor ni humo, transportan a todo un mundo de sensaciones.

Suelos de madera y laminados ¡y camina descalzo en pleno invierno! 

En calcetines y chándal, así estarías todo el día por tu casa. Afuera el termómetro apenas sobrepasa los 0º C, pero tú andas descalzo o juegas tumbado en suelo con tus hijos sin miedo a que se enfríen. La sensación de libertad que supone quitarse los zapatos en pleno invierno es impagable, y solo se puede hacer sobre un pavimento tan cálido como la madera. Las tarimas de este material se adaptan a los cambios de temperatura, por lo que, además, también serán frescas en verano, y combinan con cualquier tipo de estilo y decoración.

Llena tu casa de calidez

Asimismo, los pavimentos laminados y los vinílicos son muy recomendables para dar calidez a la decoración. Son suelos que imitan todo tipo de materiales y su tacto es muy agradable. Más ventajas: son fáciles de mantener y de limpiar. Una magnífica alternativa a los parqués y las tarimas de madera. 

Llena tu casa de calidez

Usa el color para caldear y transformarás los espacios 

Pinta tu cocina en naranja para cargarla de optimismo los días más grises del invierno. Decora tu dormitorio en tonos melocotón para conseguir un ambiente sereno y luminoso. Elige el amarillo para tu recibidor y replicarás la luz del sol al traspasar el umbral. Los colores cálidos elevan unos grados de temperatura los interiores de tu casa, por lo que son muy recomendables para revestir paredes durante los meses más sombríos. Pero esto no significa que irremediablemente tengas que pintarla en estos tonos si quieres caldearla.

Llena tu casa de calidez

El blanco, por ejemplo, lejos de ser un color que añada frialdad, puede ayudarte a crear estancias más cálidas. Solo hay que tomar como ejemplo la decoración nórdica, que viste las paredes de dicho color y muchos de los muebles. Y esto es así porque la luz que emite y atrapa el blanco ayuda a llenar de buena energía cualquier estancia. Es siempre garantía de éxito.

Llena tu casa de calidez

Apúntate a la moda de las alfombras: abrigan y decoran 

Es la hora del juego: tu niño todavía no gatea, pero ya se sujeta solo y se entretiene mucho con sus construcciones, pelotas, peluches, etc. Tú le dejas sus juguetes en la alfombra y él va eligiendo los que más le gustan; está calentito y cómodo y no hay riesgo de que se haga daño. 

Llena tu casa de calidez

Las alfombras son el sistema más fácil de añadir calor de hogar, personalizar cualquier ambiente y delimitar zonas. El complemento perfecto en todas las habitaciones, incluso en cocinas, ya que los modelos vinílicos se pueden lavar sin problema. Tienes alfombras de todo tipo para elegir la que más se adapta a tu estilo. De pelo corto o de pelo largo, mullidas, bonitas, confortables. ¡Que no falten en tu casa!

Llena tu casa de calidez

Textiles para el invierno, haz acopio de los más calentitos 

La imagen del relax siempre se asocia con momentos tranquilos en los que uno se ve a sí mismo arropado con una mantita y saboreando un chocolate caliente (si es con churros, mucho mejor). Y es que, para completar una decoración anti-frío, los textiles son infalibles.

Llena tu casa de calidez

Las mantas y los plaids animan sofás, butacas y camas y reinventan las estéticas más anodinas. Escoge prendas hechas con fibras naturales y déjate enamorar por sus texturas suaves –lana, algodón, terciopelo, lino– que regularán mejor tu temperatura corporal. Estos tejidos son  elegantes y amorosos. Resulta un placer dejarse envolver por ellos; además, se pueden combinar con cojines y almohadones en la misma gama tonal o en un intencionado contraste para poner color, calor y alegría a todas y cada una de las estancias.

Llena tu casa de calidez

Apuesta por la domótica para ahorrar 

Si tienes en cuenta todos estos consejos: aislar bien, usar materiales naturales cálidos, decorar con textiles y madera, tu casa “no pasará frío” y ahorrarás mucho dinero. Bastante más que si programas la calefacción al máximo. Una excelente forma de controlar el gasto energético durante el invierno es la domótica. ¿Cuentas con caldera o con sistema de calefacción central? Existen soluciones como por ejemplo el DiO2, que te permiten regular tus radiadores de gas o gasóleo a través de un radio-receptor que se conecta al cable de la caldera. Con esta pequeña instalación podrás controlar la temperatura de tu casa desde tu tableta o smartphone. Si no estás bien calentito y al mejor precio, será porque quieres.

Llena tu casa de calidez