Los baños nórdicos de hoy: claves decorativas

El estilo escandinavo sigue conquistando al decorar cualquier estancia doméstica. Incluido el cuarto de baño. Su amor por las formas puras, el minimalismo que destila y la atmósfera de sus ambientes cautivan. Si a ti también te pasa, conoce sus claves y haz que el tuyo respire aires nórdicos.

Menos es más

Haz que tu baño se convierta en un oasis de paz con un estilo decorativo nórdico

Ver productos

El espacio zen de los baños escandinavos

Una de las principales ventajas de los baños nórdicos es que no necesitan un interior de grandes dimensiones para ser desplegados. Sus coordenadas pueden encajar bien en cuartos pequeños. Es decir, contar con pocos metros no es un impedimento porque en ellos todo es sencillo y ligero, su decoración no es recargada y siempre hay un denominador común: van equipados con el mobiliario imprescindible  y los elementos básicos. Todo para crear esa atmósfera espacial tan singular que transmite serenidad solo con mirarla. 

Si hay un color que favorece esa sensación es el blanco, capaz de generar espacios muy bucólicos. Despliégalo en las paredes mediante un revestimiento cerámico un tanto vintage o una pintura en un blanco crema. También es perfecto para los muebles si escoges un acabado envejecido blanquecino, e incluso en el suelo con un laminado de listones de efecto madera con matices gris plata, un aliado cromático perfecto. Más escandinavo imposible.

El blanco, rey del estilo nórdico

Úsalo sin miedo a equivocarte en diferentes superficies, jugando con varios tonos y distintos acabados. ¡Inspírate!

VER DECORACIÓN BAÑO

Muebles de madera con sabor nórdico

Nada hay más reconocible en los baños nórdicos que sus muebles: piezas con un diseño delicado de líneas rectas y con la madera como material estrella. Es su manera de conectar con sus paisajes de montaña, sentirla cerca para disfrutar de su calidez en incluso de su aroma cuando se humedece. Rodéate de un mobiliario así, con una geometría muy pura, su imagen será infalible para crear un interior donde respires la magia de la decoración escandinava. Bajolavabos y armarios con frentes de maderas claras, lisas o si prefieres de rejilla, que acentuarán aún más la sensación visual de naturalidad.

Todo es armonía en los interiores de estos baños con alma nórdica y el diseño de sus muebles en maderas poco porosas y delicadas tienen mucho que ver en ello. Muy rectangulares o con volúmenes más cúbicos que no roban demasiado espacio y apenas interrumpen la visión del entorno. Un minimalismo que también es posible trasladar a otros elementos de la estancia, como por ejemplo sus sanitarios y ciertos elementos auxiliares.

Los baños nórdicos y sus ambientes

El secreto está en reproducir en ellos una estética en sintonía, a base de diseños geométricos lineales: desde lavabos y encimeras rectangulares, a espejos de idéntica forma, platos de ducha a ras de suelo o bañeras que parecen piezas escultóricas. Es el equilibrio decorativo que impera en los baños nórdicos, y que favorece cerrar los ojos sin más y relajarse con la mente puesta en todo lo que representa este estilo.

Interiores resplandecientes

La luz natural que envuelve a los baños nórdicos es una valiosa aliada para disfrutar en ellos de una atmósfera especial, estrechamente relacionada con el entorno exterior. Por eso lo habitual es que dispongan de ventanales generosos que proporcionan una claridad privilegiada gran parte del día. Así es cómo los rayos del sol están presentes de manera más o menos intensa, favoreciendo ambientes cálidos y relajantes. Si tu cuarto dispone de ventana o una claraboya, genial, aprovéchalos para que la luz entre a raudales por ellos, y cuida al máximo el modo de regular y filtrar la luz. Cuanta más sencilla sea la solución mejor. Vístelos con estores o cortinas de tejidos naturales nada tupidos para no perder un ápice de claridad. 

Dale armonía

Respeta la gama cromática de tu baño con tonos blancos, neutros y tierras

Ver productos

Tal vez tu cuarto de baño es de generosas dimensiones, con un gran ventanal, porque tu casa es un vivienda unifamiliar alejada de la ciudad. No renuncies al entorno natural que probablemente te rodea. Convierte el paisaje exterior en un elemento importante de su decoración, tal y como hacen los baños nórdicos cuando se abren a sus escenarios de montañas. Es otra idea fantástica para conectar con su espíritu decorativo.