Los elementos de una mampara y sus beneficios

Una mampara ofrece confort, durabilidad y seguridad, fácil limpieza y un diseño actual. Son los beneficios que es capaz de ofrecerte gracias a los elementos principales que la conforman y a su calidad.

Partes de una mampara

¿Cuáles son y qué función cumplen en el cerramiento?

  1. Paneles, hojas o puertas. Impiden que el agua se salga fuera del plato de la ducha.
  2. Perfiles. Hacen posible que la mampara encaje a la perfección entre las paredes.
  3. Rodamientos. Ofrece a la mampara un acceso cómodo, seguro y silencioso.
  4. Tiradores. Facilitan la apertura y cierre y son funcionales y decorativos.
  5. Otros elementos. Como el nivel de estanqueidad o los sistemas antivuelco.

1. Los paneles y puertas

Los paneles fijos y las puertas de una mampara deben garantizarte una elevada seguridad a la hora de abrirlas y cerrarlas. Aunque es posible encontrar puertas acrílicas, la mayoría están fabricadas en vidrio templado de seguridad; además de ser muy resistente a los impactos, en caso de romperse se fragmenta en trozos pequeñísimos y sin aristas. El grosor de este vidrio puede variar y es importante para dotar a las hojas de una mayor estabilidad, además de indicar su resistencia estructural.

Partes de una mampara

La elección de un grosor mayor o menor debe hacerse en relación con el tipo de puerta,  su altura y los rodamientos; de lo contrario pueden ser elementos pesados e incómodos de desplazar. En las correderas se recomienda un grosor de 6 mm, mientras que en los paneles fijos lo normal es que sean de 8 mm en adelante. En la oferta de mamparas de Leroy Merlin todos los modelos están disponibles en diversas medidas.

Estos elementos se presentan con distintos acabados: totalmente transparentes y así duplican visualmente la sensación de amplitud, ahumados, serigrafiados sencillos de un color o decorados con un plus de originalidad. En ese caso llevan serigrafías al ácido, con imágenes HD, coloreadas en infinidad de tonalidades… Y otra opción son las puertas con acabado espejo.

2. Los perfiles y sus modalidades

Las mamparas pueden llevar perfiles superiores, laterales e inferiores. Estos últimos no son imprescindibles y cuando un cerramiento no los lleva su accesibilidad mejora, se limpia más fácilmente y es más bonito desde el punto de vista estético. Normalmente son de aluminio, un material ligero y que soporta bien la humedad, pero es posible encontrarlos de aleaciones o fabricados en acero inoxidable. Es muy importante que lleven un esmaltado de calidad que garantice su correcta durabilidad.

Partes de una mampara

Si hay alguna irregularidad por pequeños desniveles en el alicatado (algo bastante común) se emplean los llamados perfiles expansores, que pueden hacer compensaciones laterales o superiores, normalmente desde 3 a 7 cm. También se recomienda usarlos cuando se quiere aumentar el ancho de una mampara estándar al hueco real del plato de ducha donde se vaya a instalar.

Las mamparas más modernas en sus diseños tienden a reducir la presencia de estos perfiles a lo imprescindible para acentuar su ligereza y una imagen más limpia. Estéticamente son muchas las opciones en que se presentan: desde cromo y blanco mate, hasta los nuevos acabados cromáticos, como el negro y el dorado.

Partes de una mampara

3. Los rodamientos y sus tipos

Un buen rodamiento ofrece a la mampara una mayor durabilidad en cuanto a sus ciclos de apertura y cierre. Es la pieza que mayor desgaste sufre y los fabricantes de mamparas barajan rodamientos específicos para sus modelos que pueden clasificarse en los siguientes tipos:

  • Simples: con forma de rueda y hechos de nylon, soportan poco peso y no ofrecen un gran deslizamiento. Son los que se utilizan en las mamparas más básicas.
  • Dobles:  se deslizan muy bien y dan una gran estabilidad a la hoja de la mampara. Por tanto, garantizan una elevada durabilidad. Su calidad viene dada por el material de la rueda, el nylon es el más silencioso y corredizo, y a la vez por el del propio armazón. En concreto, cuando son de acero su vida útil aumenta. Pueden ser solo superiores, o bien superiores e inferiores, dependiendo de que la mampara incluya perfil inferior o no. Gran parte de la oferta de modelos de Leroy Merlin llevan estos rodamientos.
  •  Imantados: estos rodamientos funcionan por la fuerza del imán, el cual hace que su cierre sea muy sencillo.
  • Vistos o XL: son piezas que se caracterizan por su robustez, vistosidad y gran tamaño. Soportan y compensan bien el peso de la hoja y pueden ir tanto en la parte superior de la mampara, como en la inferior, sin estar en contacto con el agua, jabón, etc. Gracias a ello su durabilidad en el tiempo es elevada. Este tipo predomina en las mamparas de diseño y en las hechas a medida.
  • Dobles ocultos: actúan igual que los rodamiento dobles pero al ir escondidos entre perfiles son más seguros. Gracias a esta colocación no atrapan polvo, se ensucian menos, y si se salen es fácil volver a ponerlos. Normalmente solo van en la parte superior de la mampara.
Partes de una mampara

4. Los tiradores: muy funcionales o de diseño

Los modelos fabricados en acero inoxidable y aluminio son los más duraderos y resistentes a la hora de entrar en contacto con el agua y la humedad. Desde tiradores tipo pomo, a pequeños uñeros, versiones muy ergonómicas y de gran tamaño (a modo de asidero) y accesorios más minimalistas, como un plus decorativo para el cerramiento.

Partes de una mampara

5. Otros aspectos que suman calidad

Cualquier mampara de la amplia oferta que puedes encontrar en Leroy Merlin es de por sí un producto de calidad: su garantía suele oscilar entre los 2 y los 10 años, y los diseños de alta gama superan esta última cifra.  Además, si quieres que te ofrezca un plus de seguridad y que sea lo más cómoda posible de limpiar, solo tienes que escoger modelos con ciertas prestaciones extra. Por ejemplo, que sus cristales lleven incluido un tratamiento antical hará que estén a salvo del daño que propicia la cal del agua sobre este tipo de superficies durante un tiempo concreto, el que establezca el fabricante del producto. Además de facilitar considerablemente su mantenimiento.

Partes de una mampara

Por otra parte, la opción de elegir una mampara con puerta de mayor altura es garantía de más confort y funcionalidad: se adaptará mejor a tu fisonomía y te evitará salpicaduras de agua por la parte superior. Otra prestación que merece la pena considerar es el sistema antivuelco: gran parte de las series disponibles lo incluyen.