Los marcos invaden tus paredes

Cualquier cosa se vuelve más bonita cuando la ponemos en un marco. Una foto, un dibujo, una postal… Los marcos dan importancia y resaltan la belleza de los recuerdos y las obras de arte. Hay un diseño para cada cosa que quieras destacar, y si los combinas puedes crear composiciones dignas de la mejor de las galerías. ¿Sabías que tienes infinitas posibilidades para colocarlos en tus paredes?

Los marcos convierten casi cualquier objeto en una pequeña joya, y combinados entre sí crean efectos potentes que iluminan cualquier rincón. ¿No se te ocurre cómo exponer tus fotos o láminas enmarcadas? Cuando veas todas las posibilidades que hay, te parecerá increíble todo lo que puedes conseguir.

Un rincón viajero con planos de ciudades

Tan importante como saber cómo colocar las piezas, es tener claro cómo las vas a elegir. Las composiciones temáticas tienen muchísimo encanto; cuando te fijas y descubres cuál es su hilo conductor, te sientes como si hubieras resuelto un enigma. Los planos y los mapas nos atraen de forma inconsciente, como si dentro de sus intrincadas líneas guardasen todas las posibilidades de un viaje… Por eso nos gusta tanto esta composición. Consíguela combinando láminas a color con planos de las ciudades más cosmopolitas del mundo con fotos de tus viajes. Las láminas, mejor sin marco; y tus fotos, con molduras de madera. El contraste entre la modernidad de unas y el clasicismo de las otras creará el efecto que buscabas. Y quédate con este  truco: la hilera inferior de la composición va apoyada sobre una balda, donde podrás colocar también libros de viajes, tu diario con su bolígrafo o una taza de café.

Los marcos invaden tus paredes

Alinea y vencerás: así se logra una composición equilibrada 

Esta pared respira equilibro y armonía por todos sus poros. Las líneas rectas y los volúmenes paralelos se encargan de ello. Aunque un poco de caos puede ser divertido, e incluso necesario, en la decoración, es importante que mantengas un orden racional en la mayoría de los rincones. Ayúdate de marcos con molduras finas y paspartú blanco para crear un efecto como el de esta imagen. Como verás, los bordes interiores verticales de los marcos centrales van alineados: por eso y aunque los exteriores no concuerden, la combinación resulta tan equilibrada. En los marcos, pon láminas de colores neutros y claros, que muestren texturas y materiales naturales: ramas de árbol, cielos, piedras… Puedes comprarlas, usar fotos tuyas, imprimir imágenes de Internet o incluso enmarcar telas o papeles. Parece increíble, ¡pero quedan de maravilla!

Los marcos invaden tus paredes

Haz de tu descansillo una exposición 

La pared de la escalera esconde mil posibilidades decorativas. Si nunca le habías prestado atención, ¿a qué esperas? Los peldaños rectos y regulares invitan a combinarlos con grandes carteles, láminas, fotos o dibujos. Si como la pared de tu escalera tiene mucha profundidad, aprovecha para poner piezas grandes que destaquen. En caso contrario, elige cuadros más pequeños. En este ambiente se han escogido molduras blancas, negras y de madera, finas y rectas (un clásico que siempre funciona). Las fotos en blanco y negro y en tonos sepia van acordes con la decoración neutra del espacio. ¿El resultado? un salón de lo más chic. Fíjate en la parte superior de la pared: los bordes de los marcos están alineados, y por eso el efecto es tan relajante aunque el resto de las líneas no coincidan.

Los marcos invaden tus paredes

Inspiración racionalista con molduras negras

La idea de esta foto es una combinación ganadora y no puede ser más sencilla. Para empezar, busca marcos con molduras negras, rectas y fina. No te dejes llevar por la pasión por el color: recuerda que quieres conseguir una pared potente y equilibrada, y para ello, nada mejor que el blanco y el negro. Esta idea nos transporta a los días de la Bauhaus, la famosa escuela de arte alemana de los años 20, con su apuesta por la racionalidad y el equilibrio en el arte. La composición se divide en dos partes: a la izquierda, un grupo de láminas enmarcadas con los bordes unidos crean una “obra de arte” común. A la derecha, un espejo vertical solitario equilibra el conjunto. La silla y la mesa negra brillan con luz propia, tan bien acompañadas.

Los marcos invaden tus paredes

Repetición y contraste para una composición original 

Fíjate bien. ¿Has notado que estos cuadros son todos iguales? El rasgo que los diferencia está claro: el tamaño. Es una idea muy original que puedes hacer tú, rápidamente y con poco gasto. Busca una imagen sencilla o haz una combinación bonita usando el ordenador. Cuanto más fondo blanco tenga, mejor; si es demasiado abigarrada, no quedará tan bien cuando la repitas en la pared. Enmarca los cuadros de distintos tamaños con molduras blancas y cristal mate. Y pon uno que haga contraste con los demás para crear un punto de atención (en este composición es el cuadrado de cartón). Acuérdate de alinear las verticales para crear equilibrio. 

Los marcos invaden tus paredes

Marcos que invitan a jugar. ¡Pinta y pega! 

Transformar la decoración en un juego siempre es buena idea. ¡Anima a los más pequeños a divertirse decorando! Haz unos marcos con molduras a tu gusto, combinando distintos grosores y estilos. Pintadlos juntos con chalk paint o pinturas acrílicas; escoge colores alegres que se “lleven bien”. Después, usa colgadores de velcro para fijar los marcos a la pared; no olvides emplear el nivel para verificar que están rectos. ¡Es el momento de divertirse! Pide a los niños que hagan dibujos en cartulinas de colores, un poco más pequeñas que los marcos. Solo queda que los peques peguen sus obras de arte en la pared, dentro de los marcos. ¡Podrán cambiarlas cuando quieran!

Los marcos invaden tus paredes