Los suelos se visten para el invierno con moquetas y alfombras 

Tremendamente decorativas, llevan a casa (y a tu cuerpo) la sensación de hogar. En materiales naturales o sintéticos, que no temen al exterior ni a la humedad, aportan estilo y calidez a tus estancias. Conoce qué se lleva, dónde colocarlas y cómo hacerlo.

Cuando llega el frío, pocas cosas hay tan apetecibles como caminar descalzo sobre una alfombra o una moqueta. Son las mejores aliadas de las estaciones invernales, ya que poseen el don (no puede llamarse de otra forma) de hacer acogedora una estancia. Además, resultan capaces de levantar cualquier decoración, poniendo un toque de color o personalidad.

Alfombras a tus pies 

Son una de las aliadas principales de la decoración de la casa. Los nuevos modelos toman toda la casa, gracias a los modelos vinílicos, que son capaces de plantar cara a la humedad del baño y la cocina e, incluso, a las condiciones climatológicas del exterior, lo que amplía sus límites y nos hace desear vestir la terraza con una coqueta alfombra. A su lado, las fibras vegetales son perfectas para interiores rústicos o de estilo boho chic; mientras que las de lana encajan a la perfección en ambientes clásicos o minimalistas, en función de su diseño.

Los suelos se visten para el invierno

Sin olvidar, que su versatilidad las hace fuertes y puedes cambiarlas de estancia y función, cuando estés cansada de verla, por ejemplo, en el salón. Así, puedes quitarlas una temporada del comedor y llevártela a la habitación, poner la del comedor en el despacho, creando una oficina en casa digna de un director de una multinacional, o planificar una zona de juegos, perfecta para que tus hijos disfruten del placer de trasladar su vida lúdica al suelo.

Manual de estilo 

Sea cual sea el modelo y el lugar, sé generoso con el tamaño. Si se trata de un pasillo deben ocupar (casi) todo el ancho del mismo, para que al caminar ambos pies lo hagan sobre ella. Mientras que, si la colocas en la zona de los sofás del salón, todas las patas (o al menos las delanteras si se trata de una pieza XL) deben estar dentro de ella, y en el comedor, debe tener, además, unos centímetros extra para que al echar la silla hacia atrás, siga estando en el ‘círculo de confianza’. Otra cosa es el dormitorio. Si las eliges de gran tamaño deben ocupar el espacio de la cama y las mesillas, pero las pequeñas son perfectas a cada lado, para que lo primero que toquen tus pies al levantarte sea una mullida alfombra.

Los suelos se visten para el invierno

Y, por supuesto, antes de decidirte por uno u otro modelo, piensa en tus gustos y elige un diseño que, además de encajar en la estancia donde vaya a ir, refleje tu personalidad. También debes tener comprobar que el color combina bien con las telas del espacio y si lleva motivos, vigila que no choquen unos con otros. De todas formas, cuando llegues a casa, pruébala en el sitio que tenías pensado y si ves que a la primera no funciona, no te desesperes y dale una vuelta. ¿Quizás en otro ángulo, en otro ambiente, creando un dúo con la moqueta...?

Moquetas: pisar en blando 

Caminar descalzo es, además de un placer, un beneficio para tu salud. Los músculos se fortalecen, mejorando la estabilidad, la circulación de la sangre y el equilibrio del cuerpo. También nos deja descansar de los tacones y las hormas estrechas, ayudando a la transpiración de la piel y a que la pisada esté más amortiguada. Si a todo eso, le sumamos la sensación agradable que produce pisar blando, sobre todo sin calcetines, caemos rendido a los pies de la moqueta, que vuelve a casa, después de un tiempo fuera del circuito ‘deco’. Y en su regreso triunfal (solo hay que ver la gran oferta disponible) reclaman, como antaño, un papel esencial en la vivienda actual. Su gran aislamiento térmico y acústico y su poder decorativo respaldan su vuelta. Además, como se cortan a la medida, acaban con la tiranía del ‘prêt-à-porter’, adaptándose a tus necesidades, logrando continuidad visual e interiores muy estilosos. 

Los suelos se visten para el invierno

Tendencias de temporada 

Cálidas y llenas de buenas energías, son perfectas para crear hogar. También ellas dan la bienvenida a las fibras vegetales y a los materiales sintéticos, como la poliamida, llenos de cualidades técnicas, como ser aptos para alérgicos. Además, ahora están disponibles en una gran variedad de colores (desde las clásicas beiges hasta azules, rojas, moradas o el tan de moda acero) y motivos (geométricos, vintage, infantiles...). Una buena opción para zonas de paso, salones, dormitorios e, incluso, siempre que sea sintética, terrazas y jardines. A la hora de elegirla, es preciso que tengas en cuenta, no solo el aspecto decorativo, sino también el trote al que va a estar sometida y optar, así, por un modelo capaz de resistir un uso intensivo, como en el caso de un recibidor o una habitación infantil. 

Los suelos se visten para el invierno