Mini ropero infantil

¿Y si tus hijos tuvieran un armario a su altura para que pudieran elegir qué ponerse cada día ellos solos? Transforma unas tablas y láminas de madera en un práctico ropero con la ayuda de cola adhesiva y tornillos para ensamblar cada pieza. Y el frente… ¡abierto! Así eliges las prendas de un vistazo y las coges directamente de la barra donde irán colgadas en perchas. Y para rematar esta idea, un poco de pintura para decorar el armario. ¿Por qué no cuentas con la creatividad del peque de la casa? Déjale que coloree de los tonos que más le gusten. ¡Quizá descubras un pequeño artista en potencia!