¿Niños en casa? Consigue un hogar a su medida 

¿Tienes en casa un chiquitín intrépido con afán de explorarlo todo? ¿Tus hijos son pequeños y muy aventureros? Entonces necesitas convertir tu casa en un lugar seguro y fiable para ellos, sin peligros potenciales que puedan amenazarles y robarte la tranquilidad. Y, además, sin perder ni una pizca del encanto que tu casa derrocha a raudales. Descubre cómo puedes evitar en tu hogar cualquier riesgo para los niños, pero sin olvidar la decoración.

Su cuarto es su refugio

La habitación de tus hijos será su lugar favorito. El espacio en el que pasarán mucho tiempo jugando, descansando o aprendiendo. Por eso es necesario que el entorno sea acogedor y libre de peligros para ellos. Una alfombra les vendrá de perlas para hacer más cómodos y agradables sus juegos a ras de suelo. Busca una antideslizante y evitarás resbalones y caídas.

Niños en casa consigue un hogar a su medida

Ya se sabe que los niños pequeños tienen muchas cosas que guardar, sobre todo juguetes, cuentos, puzzles y un largo repetorio de accesorios. Sean como sean los muebles que elijas para su habitación, fíjalos a la pared si no son lo suficientemente estables. Y coloca topes en los cajones para que no puedan pillarse sus pequeños deditos con ellos.

Los muebles altos… ¡contra la pared! 

Muebles altos y pesados, estanterías voluminosas y todo aquello a lo que puedan agarrarse y escalar supondrá una atractiva diversión para los pequeños alpinistas que tienes en casa. De hecho, los niños son muy osados y trepar por los muebles será una de sus actividades favoritas. 

Niños en casa consigue un hogar a su medida

¿Cómo conseguir que tu salón sea seguro para ellos sin renunciar al mobiliario y las cosas que te gustan? ¿Por qué desterrar al olvido tu preciosa librería? Fija los muebles a la pared y podrás respirar tranquilo. Es la forma más efectiva de evitar que se les caigan encima. 

Cuando crezcan un poco aprenderán qué pueden tocar y que no, pero de momento… ¡no hay límite para su curiosidad! Trata de disuadirle captando su atención hacia otros puntos menos arriesgados. ¿Qué tal si le dejas libre un cajón en la parte inferior para que guarde allí sus juguetes favoritos? Poco a poco su interés por los elementos más peligrosos irá desapareciendo… o cambiando.

Niños en casa consigue un hogar a su medida

Aquí tienes una idea fantástica para poder tener a buen recaudo tus libros favoritos: crear una librería improvisada que, además, es totalmente fiable para los peques. Solo tienes que buscar un espacio en tu pared. Píntalo de forma diferente eligiendo un tono que esté en armonía con el resto de la decoración, o emplea alguna técnica especial como un degradado de color. Después puedes intalar unas baldas y sujeta los libros con un listón. Y no olvides reservar el estante más bajo de todos para que tus peques coloquen algunos de sus libros. Tendrán su propio espacio y conseguirás despertar en ellos el interés por la lectura.

Una casa a salvo de golpes 

Los niños son una fuente de energía inagotable. ¡No paran! Se pasan el día corriendo, dentro y fuera de casa. Y cuando están dentro, es casi imposible controlar su ímpetu agitado. Para evitar que se golpeen con los muebles y se hagan daño, puedes cubrir las esquinas de las mesas y los objetos salientes con protecciones especiales. Tienes a tu disposición esquineras acolchadas y piezas de goma en distintos colores para elegir las que mejor queden en tu casa.

Niños en casa consigue un hogar a su medida

¿Y qué me dices de puertas y ventanas? Instala limitadores de apertura para que los niños no puedan abrirlas solos, y haz lo mismo en los cajones y armarios que no quieras que toquen. No te olvides de los enchufes, mejor tápalos con protectores.

La mejor protección para pequeños aventureros 

Si tu bebé gatea en modo experto y resulta difícil contenerle en un espacio delimitado, nada como instalar una barrera de protección que ponga freno a su afán aventurero. Acotan el espacio en el que puede moverse de forma segura, y lo mantienen alejado de posibles peligros como, por ejemplo, las escaleras.

Niños en casa consigue un hogar a su medida

Las escaleras son un territorio enigmático y muy apetecible para cualquier bebé. Peligrosas por naturaleza, pueden ser el escenario de caídas de mayor o menor gravedad, por lo que conviene mantener a los pequeñines alejados de ellas. Para eso, las barreras protectoras son la mejor solución. Y, además, están disponibles en diferentes medidas, tamaños y materiales para que puedas optar por la que mejor se adapte a la decoración de tu casa.

La cocina, territorio hostil 

Es uno de los lugares de la casa que más riesgos presenta para los adultos, pero cuando se trata de los más pequeños, la cocina se convierte en un lugar hostil, con peligros que acechan a cada paso. Cuchillos afilados, esquinas puntiagudas y ardientes fogones dispuestos a quemar, cortar, golpear… Es imprescindible tomar las medidas necesarias para convertir la cocina en un lugar seguro. 

Para empezar, manten a los niños lejos del fuego. Lo mejor es que no se acerquen mientras estás cocinando para evitar que se quemen. Y nunca dejes cazuelas y sartenes con los mangos hacia fuera, porque será fácil que se las tiren encima. ¿Cómo proteger estas zonas calientes y peligrosas? Instala barreras que aíslen a los peques de las placas de cocción o del horno. 

Niños en casa consigue un hogar a su medida

En cuanto a los accesorios, tendrás que guardar fuera de su alcance cualquier cosa con la que puedan hacerse daño, desde cuchillos o tijeras hasta productos de limpieza. Detergentes y lejías han de estar custodiadas bajo llave o, si no, en lugares altos e inalcanzables para los niños. Y lo mismo sucede con los medicamentos. Ya sabes, más vale prevenir.

¿Es tu cuarto de baño un lugar seguro? 

El cuarto de baño es, junto con la cocina, otra zona peligrosa para los niños en el hogar aunque siempre es posible mejorar su seguridad con algunas medidas sencillas. Como colocar una alfombrilla antideslizante en la bañera para evitar resbalones, utilizar termómetros especiales para controlar la temperatura del agua o cubrir los grifos con protectores de goma. Pero, sobre todo, nunca dejes sin vigilancia a los niños cuando estén en la bañera. Te sorprendería con qué poca cantidad de agua puede ocurrir un accidente.

Niños en casa consigue un hogar a su medida

En cuanto a la grifería, mejor termostática que evita que se quemen los peques si tocan el grifo.

Una idea muy práctica: busca un alzador para que tu niño pueda alcanzar al lavabo o al inodoro sin tu ayuda. Conseguirás que sea más independiente y podrá hacer muchas tareas por sí mismo, con lo que crecerá su autoestima. ¡Todo son ventajas!

¡Fuera riesgos en el garaje y en el trastero! 

El garaje es una zona de almacenaje estupendo en el que puedes guardar un sinfín de objetos prácticos como herramientas, bicicletas, cajas y maletas, con el consiguiente desahogo que ello supone para los espacios de guardar que tienes en casa. Ocurre lo mismo con el trastero. Sin embargo, cuando tu peque tenga acceso a estos lugares, tendrás que extender a él ciertas medidas de seguridad.

Para empezar, analiza el espacio y lo que contiene atendiendo a los elementos que puedan suponer un posible riesgo para los niños. Las herramientas han de estar a buen recaudo, fuera de su radio de acción, y todo ha de estar bien fijado para que no se le venga encima ningún objeto pesado o voluminoso. Anclajes de pared, estantes altos y ganchos que te ayuden a dejar libre el espacio en el suelo serán tus mayores aliados.

Niños en casa consigue un hogar a su medida

Todas estas medidas de seguridad te ayudarán a proteger a los más pequeños, algo imprescindible para vivir tranquilo.