Cómo los objetos conectados nos hacen la vida más sencilla

Controlar la iluminación, la climatización, la seguridad y hasta la limpieza de tu hogar, desde el teléfono móvil y estando en cualquier lugar, está a la orden del día. Lo que hasta hace unos años parecía ciencia ficción, ahora es una realidad.

La casa inteligente es el futuro

Cada vez más, los diferentes del hogar se van sumando a la cantidad de widgets con lo que puedes mejorar el confort y la seguridad en tu hogar. El internet de las cosas es una realidad que ha llegado a los hogares para quedarse.

La casa conectada tiene como objetivos hacerte la vida más cómoda y segura. Una de las aplicaciones más populares de la domótica es en dispositivos que controlan la seguridad del hogar. Este tipo de sistemas permiten saber qué está pasando en tu casa en todo momento. Cuando el sistema se activa, ya sea porque la cámara capta movimiento o uno de los detectores de la ventana sufre una vibración, por ejemplo, automáticamente envía una notificación al teléfono móvil. Es la mejor manera de saber si se trata de una amenaza real o de una falsa alarma.

Objetos conectados para facilitarte la vida

Pero es que estos sistemas de seguridad sirven para muchas otras cosas: vigilar a tus hijos (cámara vigilabebés), ver qué hace tu mascota cuando no estás en casa e, incluso, para garantizar la seguridad de las personas mayores a tu cargo. Con una cámara IP sabrás que están bien en todo momento y podrás ver qué están haciendo. Hay algunos modelos dotados con reconocimiento facial: envían una notificación cuando no reconoce una cara, pero también si le pedimos que nos avise cuando un miembro concreto de la familia es captado por este dispositivo. Eso la hace perfecta no solo para saber quién entra en tu casa, sino que también te avisará cuando tus hijos lleguen del colegio.

Objetos conectados para facilitarte la vida

Los widgets que componen tu casa conectada no solo aumentan la seguridad, sino que también contribuyen a mejorar el confort y la comodidad. Las cerraduras invisibles, por ejemplo, son ideales si quieres permitir el acceso puntual de una persona a tu casa sin tener que dejarle un juego de llaves. Estas cerraduras se controlan desde una aplicación en el móvil, que te permitirá abrir y cerrar la puerta de tu casa estés donde estés. Es la mejor solución también para si sueles olvidarte las llaves: podrás acceder a tu hogar a través del teléfono móvil.

Objetos conectados para facilitarte la vida

Otra de las aplicaciones de la casa conectada es la climatización del hogar. Tanto la caldera como el sistema de aire acondicionado pueden ser controlados en la distancia y a través de un smartphone. Programa en qué momentos se tienen que encender y apagar. Hay radiadores y estufas con pellets inteligentes, pero también aparatos de aire acondicionado. Otra forma de controlar la calefacción y disminuir el gasto energético es con un termostato inteligente. Existen también modelos te geolocalizan, de manera que, cuando estés a una distancia determinada de tu casa, encienden la calefacción para que te encuentres la casa caldeada cuando llegues.

Objetos conectados para facilitarte la vida

También la iluminación se ha convertido en otro de los puntos fuertes del hogar conectado. Y es que no solo puedes recrear escenarios para que parezca que hay alguien en casa cuando no estás –aumentando la seguridad de tu hogar–. Ahora también puedes configurar la iluminación para que os ofrezca un tipo de luz diferente según la actividad que estáis realizando: una luz más suave para despertarse, más intensa para realizar actividades o incluso que cambia de color. Estas bombillas inteligentes pueden conectarse también con el resto de tu casa conectada.

Objetos conectados para facilitarte la vida

Objetos inteligentes para ahorrar tiempo y esfuerzo

Los hogares conectados van más allá que una cámara IP, unos detectores –de movimiento o de apertura– y un sistema para controlar las persianas. Hay muchos dispositivos que ayudan a hacer más llevaderas ciertas tareas diarias. Un buen ejemplo son los aspiradores inteligentes. Estos aparatos se programan mediante el móvil para que limpien una zona de la casa cada día, por ejemplo, y controlar por qué estancias ha pasado y por cuáles no. ¿Hay algo mejor que “pasar” el aspirador desde el sofá?

Objetos conectados para facilitarte la vida

Las ventanas nunca habían sido tan fáciles de limpiar como con un robot aspirador de ventanas. Tus cristaleras estarán siempre brillantes y relucientes… ¡Por dentro y por fuera! También un robot cortacésped puede formar parte de tu hogar conectado, y te evitará tener que estar pendiente de cortar el césped periódicamente. Estos aparatos funcionan de manera autónoma, evitan los obstáculos y, gracias a su sistema mulching, no tendrás que recoger la hierba cortada, ya que la máquina la tritura para reutilizarla como abono natural. Incluso tu piscina puede “limpiarse sola” con un robot limpiafondos que puedes programar y controlar desde una app en el móvil. Cómodo, ¿no?

Objetos conectados para facilitarte la vida

También hay dispositivos que te ayudan a controlar tu salud y la de tu familia, como los tensiómetros, pulsixiómetros o glucómetros inteligentes, que envían los datos al teléfono móvil. También los sensores ambientales son claves en el hogar inteligente. Por ejemplo, si detecta que la humedad sube, enciende el extractor; si hay una subida de temperatura o detecta movimiento en una estancia, pone en marcha el aire acondicionado; o, si desciende la luminosidad, conecta las luces.

Haz que tu casa “trabaje” sola

Lo mejor de una casa inteligente es que puedes controlar los dispositivos conectados de forma online. Es decir, podrás manejar todo tipo de widgets desde tu teléfono móvil, a través de una aplicación, y estés donde estés. La domótica ha dado un paso más en la creación de hogares inteligentes gracias a una plataforma online en la que puedes crear “recetas” entre tus distintos dispositivos. Y los altavoces inteligentes dotados con asistente virtual hacen esta tarea incluso más sencilla. 

Esta plataforma es conocida como IFTTT y trabaja con diversas marcas para que puedas conectar dispositivos de una marca o de un tipo con otros. IFTTT significa If this, then that, o lo que es lo mismo “si pasa esto, entonces haz aquello”. Esta plataforma conecta aplicaciones y dispositivos y comunica acciones, de forma online, para que trabajen juntas para hacer cosas específicas que, de otra manera, no podrían hacer. Por ejemplo, sube tus fotos de una red social a otra automáticamente sin necesidad de hacerlo manualmente. Las aplicaciones son infinitas.

Objetos conectados para facilitarte la vida

Esta plataforma te permite crear tantas combinaciones de recetas como quieras para que, con tan solo un comando de voz o mandato, tu hogar inteligente “trabaje” solo. Puedes programar tus objetos conectados para que, por ejemplo, cuando subas las persianas por las mañanas, se active el enchufe inteligente al que va conectado la cafetera. También puedes programarlo mediante un asistente virtual. Si, por ejemplo, en casa os gusta pasar las tardes de domingo viendo películas, puedes programar tu hogar inteligente para que baje las persianas, apague la luz y encienda la televisión cuando le digas “Ok, Google, modo cine”. O, incluso, programar el cortacésped para que, cuando tu estación meteorológica detecte lluvia, este detenga su tarea y vuelva a la estación de carga.

Objetos conectados para facilitarte la vida