Paredes y suelos de estilo nórdico para tu casa 

El estilo nórdico, uno de los más utilizados en el universo de la decoración , apasiona. Sus atmósferas relajadas y neutrales, su sentido del confort, su sello estético y su versatilidad….  son su esencia. Si, como para muchos interioristas y decoradores, es una de tus corrientes decorativas favoritas y quieres transformar tu casa en un hogar nórdico ¡a por ello! Madera en la versión más natural, líneas rectas y sencillas, papeles pintados geométricos, cerámicas en tonos neutros o combinadas en blanco y negro… son algunas de sus señas de identidad Consigue ese look escandinavo tan deseado siguiendo unas pautas básicas.

Las casas de estilo nórdico se caracterizan por carecer de un exceso de muebles para conseguir un ambiente ligero, simple, sin ruido -porque no hay barullo de enseres que se agolpan y agobian-, pero donde la ubicación de cada cosa está perfectamente estudiada. Ese minimalismo en el mobiliario y sobriedad en sus líneas y sus acabados no significa que renuncie a la calidez. ¡Todo lo contrario! Esa confortabilidad se introduce añadiendo colores pastel que le dan el toque hogareño propio de este estilo.

Paredes y techos, un lienzo resplandeciente

Déjate seducir por la belleza del blanco y todo su potencial y comenzarás a sentir la esencia del estilo nórdico. Este color es el protagonista absoluto de su decoración, su valioso aliado para reforzar la luminosidad y claridad de los espacios domésticos. Nada como pintar las paredes y los techos de las habitaciones en un blanco resplandeciente para comprobar cómo quedan bañadas por una atmósfera envolvente de inspiración nórdica. Si la idea te ha cautivado, este efecto gana intensidad pintando los suelos de madera en el mismo color. ¿El resultado? Un bello lienzo en blanco perfecto para incorporar sutiles pinceladas de color y texturas a través de tapicerías y textiles, y de otros materiales imprescindibles en esta corriente decorativa: la madera, el papel pintado y las baldosas cerámicas.

Paredes y suelos de estilo nórdico

¿Sabes de dónde viene esa absoluta predilección por el blanco del estilo nórdico? Como sabrás los países escandinavos cuentan con pocas horas de luz solar, el blanco contrarresta esta situación al ser el color más luminoso, el reflejo de las paredes y los suelos blancos hacen que la casa parezca más clara y resplandezca. Además, por esa escasez de sol su gente hace mucha vida en casa, -a diferencia de los países mediterráneos- y se vuelcan en que sus hogares sean los más entrañables y acogedores posibles.

Si este es el estilo que quieres para tu vivienda no esperes más y ¡apuesta todo al blanco!

Inspírate con este vídeo para una cocina total white:

Baños y cocinas nostálgicos con baldosas retro 

Te encanta el aire nostálgico que destilan muchos ambientes decorativos de estilo nórdico, y especialmente los de baños y cocinas. Quieres reproducirlos en tu casa, que sea una de las primeras imágenes al comenzar el día tras una ducha en tu cuarto de baño y un café en la cocina. Una idea excelente es cubrir las paredes con azulejos para cocina nórdicos (biseladas, rectangulares o cuadradas) y, como toque final, aplicar una lechada en negro. Un sencillo detalle y, sin embargo, capaz de conceder mucho carácter a la decoración. Como alternativa al blanco, las baldosas en negro producen un resultado similar pero más original. O el mármol, aplicado solo en algunas zonas de las paredes y combinándolo con blanco en el resto. Estás a punto de conseguir que tu baño luzca un aire nórdico a tu medida. Y más aún si te decides por alguno de los materiales predilectos de este estilo para cubrir el suelo: madera, baldosa hidráulica o microcemento pulido. Será un éxito.

Paredes y suelos de estilo nórdico

La cocina, con sello nórdico cien por cien 

La madera es otro de los materiales estelares de la decoración escandinava. Imposible pensar en ella sin reconocer su presencia en todo tipo de superficies y aplicaciones, generalmente en su estado natural, sin barnizar: sobre suelos y paredes, en el mobiliario… Este material es el responsable de generar ese aire tan bucólico inconfundible de las viviendas nórdicas, sea la estancia que sea. Y en la cocina, mucho más. Apuesta por la madera no solamente en la mesa para comer, también en los estantes y en la encimera, como una pieza muy auténtica y característica de las cocinas escandinavas. Y por supuesto, coloca un suelo de madera blanca o gris plata bajo tus pies. Cuanto más natural y sencillo mejor. 

Paredes y suelos de estilo nórdico

Suelos de madera envolventes  

Puedes recrear un suelo de estilo nórdico con madera natural, sin tratar, recorriendo toda la casa como si fuera una piel que la recorre y la abraza. Blancos para reflejar la claridad del día, de tonos suaves en grises o amarillos pálidos, o incluso pintados de negro para buscar un contrapunto de color más innovador y sugerente. ¿Te apuntas?

Paredes y suelos de estilo nórdico

Paredes que abrazan y dan calidez 

El estilo nórdico te inspira cada vez más. Todas sus propuestas te parecen atractivas y quieres ponerlas en práctica en tu casa. Como la idea de revestir las paredes y los techos de madera. Todo el conjunto en el mismo tono parecerá una bella prolongación del suelo. Pero hay más opciones: por ejemplo, introducir una madera más clara en las paredes, a ser posible pintada de blanco o en un gris muy pálido. El resultado: una elegancia natural irresistible.

Paredes y suelos de estilo nórdico

Los ambientes con arrimaderos de madera también llaman tu atención por esa personalidad casual que aportan. Eso sí, para que den un look nórdico deben ser de madera natural o ir pintados en blanco, grises o tonos pastel. Ya te imaginas qué bien va a quedar uno de ellos colocado en tu casa. Solo falta decidirte por el tipo de modelo: de lamas, una opción sencilla y funcional, o con plafones, un pequeño homenaje al estilo francés. Sea cual sea la elección, acertarás.

Papeles pintados geométricos que regalan color 

Los papeles pintados con motivos geométricos son un recurso infalible en el estilo nórdico para ganar color y estás deseando aplicarlos en tu propia decoración. Son ideales para enriquecerla y conseguir acertados contrastes en las estancias, deliberadamente monocromáticas con objeto de parecer más luminosas y en armonía. Haz la prueba resaltando una pared con un papel estampado a base de discretas figuras geométricas. Te encantará el resultado. Por cierto, si te apetece repetir con estos dibujos también los podrás encontrar aplicados en textiles. 

Paredes y suelos de estilo nórdico

Sí a las superficies con ricas texturas 

Cada vez más tu casa está adquiriendo ese aire nórdico que buscabas gracias a la decoración de las paredes, suelos y techos. Has logrado dar con esa estética limpia y depurada a base de blancos, de maderas naturales, revestimientos cerámicos y papeles pintados. Solo te falta enriquecer, añadir nuevas texturas a estas superficies tal y como es frecuente ver en algunos hogares escandinavos. Por ejemplo, decorando una pared de la casa con baldosas con relieves, de cerámica o de acero recreando dibujos de cenefas. Puede ser la pared principal de tu dormitorio, la del comedor, un muro de la cocina o un tabique del recibidor. Quedan preciosas, pero no olvides aplicar ciertos cánones decorativos de este estilo: que sean blancas o pintadas de este color y que solo cubran una pared o parte de esta. Así será imposible que recarguen los ambientes. Una alternativa a esta solución si se pasa de tu presupuesto es apostar por los papeles pintados que imitan este material. Son tan reales que ni te darás cuenta. Enhorabuena. Has conseguido que tu casa sea una delicada combinación de confort, belleza estética y funcionalidad.

Paredes y suelos de estilo nórdico