El vestidor de tus sueños, al alcance de tu mano 

¿Quién no ha soñado alguna vez con tener un vestidor en el que ordenar todas nuestras prendas, calzado y complementos? Algunos afortunados disponen de los metros necesarios para perderse en un vestidor. Pero puedes tener uno en menos espacio del que imaginas en una esquina o en un rincón. ¡Es posible!

Es tu casa, tu espacio y tú eliges cómo distribuirlo. Si sueñas con un vestidor, que nada te detenga. Conseguirás tener uno que será la envidia de toda fashion victim

Puedes transformar una segunda habitación, el estudio o el cuarto de invitados en un vestidor, mejor si se trata de una habitación contigua al dormitorio. Incluso crearlo en un rincón del dormitorio, si el espacio te lo permite. ¿Cómo quieres que sea ese espacio? ¿Qué estructura necesitas? ¿Cuáles son los elementos y complementos que no pueden faltar para organizar toda tu ropa? Según las prendas que tengas o las personas que lo vayan a usar, las necesidades y, por tanto, la organización, varía. Tómate tu tiempo para diseñarlo y darle la forma adecuada.

Un sitio para cada prenda

El orden es esencial en tu vida y también en tu casa. No hay como tener todas nuestras cosas controladas y a buen recaudo para sentirnos bien. Con un vestidor organizado, donde puedas encontrar lo que buscas fácilmente, tus mañanas serán más agradables. ¡Seguro!

El vestidor de tus sueños

De entre las muchas prendas de vestir que componen tu guardarropa hay un montón de tipos diferentes. Se podrían establecer bastantes categorías en lo que a la ropa se refiere: pantalones, camisas, jerseys, faldas, abrigos, vestidos, etc. Cada una de ellas necesita ser guardada de una manera distinta, por lo que no tiene sentido que en el vestidor solo tengas un tipo de barra para colgar perchas y una hilera de cajones.

Lo ideal es equiparlo con elementos diversos: baldas, cestas colgantes, estantes, cajones extraíbles, barras a distintas alturas… Así podrás guardar tu ropa como se merece. Por eso, conviene que pienses un poco en qué tipo de prendas vas a guardar antes de planificar tu vestidor. Es la clave para acertar en el diseño interior de ese espacio con el que sueñas.

El vestidor de tus sueños

Comienza por delimitar un hueco para colgar prendas largas y otro para las más cortas. Piensa en camisetas y jerseys doblados y apilados, en la ropa interior, mejor en cajones compartimentados, por ejemplo. Necesitarás un espacio para el calzado. Según el número de pares de zapatos que tengas podrás ponerlos en la parte inferior del vestidor en zapateros extraíbles o en cajas. ¿Te imaginas lo genial que puede ser tener todos tus pares bien ordenados?

Tu vestidor ideal: ¿abierto o cerrado? 

Si piensas que los vestidores más elegantes son diáfanos y abiertos, entonces te gustarán los que se disponen en una habitación separada del dormitorio. En ellos no hay puertas que cierren los diferentes compartimentos. Todo queda abierto y a la vista, y si están ordenados, ofrecen todo un espectáculo de glamour y sofisticación. La vista de las prendas de ropa, perfectamente colocadas y en su sitio, los complementos en orden, y los zapatos perfectamente alineados en sus soportes, puede ser muy gratificante.

El vestidor de tus sueños

Eso sí, has de procurar que reine el orden en tu universo de almacenaje particular, porque pasar del paraíso al caos es más fácil de lo que crees. Si esto ocurre, lo mejor será que cierres las puertas de esta habitación contigua al dormitorio hasta que puedas resolver el problema y devolver el orden al vestidor.

El vestidor de tus sueños

En el caso de que tu vestidor comparta el espacio del dormitorio puede que prefieras aislar los módulos de armario con puertas o que coloques otra solución divisoria como un panel o una cortina.

Decóralo y organízalo a tu gusto 

Ya tienes el vestidor que soñabas. Es amplio, está bien estructurado y tiene todos los detalles y elementos necesarios para que puedas guardar tus cosas de la mejor forma posible. Sin embargo, todavía tienes que darle tu toque personal. Seguro que fue un acierto poner todos los muebles y elementos en blanco, pero ahora has de pensar en algún detalle que añada valor decorativo. ¿Qué tal si revistes una de las paredes con un papel pintado especial? ¿Y si utilizas perchas de colores para colgar tu ropa?

El vestidor de tus sueños

Hazte con cajas y contenedores decorativos para completar los estantes y huecos, e imprimir así un aire personal a tu vestidor. Y si hablamos de elementos deco que no pueden faltar, pensamos en una alfombra mullida y confortable, un espejo de cuerpo entero en el que mirar nuestro look, una espectacular lámpara de techo, un banco tapizado que te sirva de descalzadora o una mesita auxiliar en el que coloques tu joyero y unas flores. Dale alas al interiorista que llevas dentro y lograrás que tu vestidor sea único.