Plantas de interior con flor 

Además de ser elementos importantes en la decoración de la casa, las plantas de interior aportan muchos beneficios. 

Entre otras virtudes, las plantas de interior con flor reducen los niveles de dióxido de carbono, incrementan la humedad del aire, relajan y hacen más agradable el ambiente del hogar.

Existe una gran variedad de colores, formas y tamaños, capaces de combinar con cualquier tipo de decoración y colores de la estancia. Pero no todas las plantas son aptas para estar dentro de casa, ni todas las plantas de interior tienen flor.

Te damos algunas ideas para elegir tu planta de interior con flor.

Anturio

El anturio es una de las plantas de interior más resistentes, fáciles de mantener y agradecidas. Y es que florece prácticamente todo el año y siempre está bonito. 

Para ello, requiere luz indirecta, mantener la tierra húmeda (no encharcada), y pulverizar agua sobre las hojas para que no se sequen.

Plantas de interior con flor

Azalea

Una planta muy vistosa por su llamativo color y cantidad de flores es la azalea. Es una planta de exterior que, si recibe unos cuidados básicos, mantiene sus flores todo el año dentro de casa.

Sus flores tienen forma de campana y pueden ser de varios colores: naranja, rojo, blanco… pero el más común de todos es el rosa. Son flores grandes y muy abundantes dentro de la planta.

Plantas de interior con flor

Conviene regarla abundantemente para que permanezca húmeda, pero sin que el agua llegue a estancarse. Lo ideal es que el agua de riego sea descalcificada. El lugar ideal para colocarla es un sitio fresquito en semisombra.

Begonia

Esta preciosa planta puede llegar a los 40 centímetros y florecer en cualquier época, si bien, en verano y primavera se intensifica el número de flores. Sus flores recuerdan a las de la rosa y pueden ser de color rojo, blanco o rosa. Otras especies de Begonia ofrecen otros colores, como el amarillo o el naranja, pero su floración es más estacional

Plantas de interior con flor

Para mantenerla sana, es necesario que reciba mucha luz y se riegue entre 2 o 3 veces por semana. No obstante, es importante no encharcarla para que no se ahogue.

Crisantemo

Esta planta de interior con flores, aporta siempre un especial toque de color a cualquier hogar. Cultivada en maceta no suele superar el medio metro. En otoño produce muchísimas flores, que permanecen abiertas entre 2 y 3 semanas. 

Plantas de interior con flor

Para cuidar bien de ellas, es necesario asegurarse de que tengan suficiente luz y regarlas con bastante frecuencia.

Espatifilo

Esta planta de brillantes hojas verdes y flores blancas que recuerdan a las calas o lirios de agua, es muy resistente y, además, purifica el aire. 

Plantas de interior con flor

Conviene ofrecerle luz de manera indirecta y agua sin cal, para evitar que se le sequen las puntas de las hojas.

Flor de pascua

La planta típica de navidad se caracteriza por sus puntiaguadas hojas de un color verde brillante y las brácteas de color rojo, rosa o blanco, que rodean las verdaderas flores de la Flor de Pascua. Estas son pequeñas de un color amarillo cremoso.

Plantas de interior con flor

Es bastate delicada, por eso al llevarla a casa debe ir envuelta en un plástico que la proteja de los cambios de temperatura. Conviene ubicarla en un lugar no muy cálido y evitar las corrientes de aire. No se debe regar en exceso aunque sí se pueden pulverizar las hojas o bien poner debajo de la planta un plato con agua durante quince minutos y retirarlo. 

Si la cuidas con esmero, es posible conservarla pasadas las fiestas navideñas. Su floración se da a finales de año, aunque si quieres que florezca antes puedes "engañarla", colocándola en una zona sombría, fresca y que no reciba sol durante, al menos, 12 horas al día.

Gardenia

De color blanco, la gardenia es una planta muy decorativa que destaca por su agradable aroma.

Plantas de interior con flor

Es conveniente ubicarla en semisombra y ofrecerle un riego moderado. Necesita estar en un ambiente húmedo y no soporta bien las bajas temperaturas.

Kalanchoe

El Kalanchoe es una planta crasa muy apreciada por los pocos cuidados que requiere. A diferencia de otra plantas suculentas, tiene una abundante y vistosa floración. 

Plantas de interior con flor

Necesita estar ubicada en un ambiente luminoso y ser regada con  moderación, tratando de dejar secar la capa superficial de la tierra entre riegos.

Plantas de interior con flor

Orquídea

Es una de las plantas de interior más populares del mundo. Las hay azules, amarillas, rosas, blancas y hasta moteadas. Sus bellas flores imitan las alas de una mariposa y duran unos tres meses. Las espigas y capullos aparecen a finales del otoño y poco después florecen hasta primavera. 

Plantas de interior con flor

La mejor ubicación para las orquídeas son lugares muy luminosos y húmedos. 

Se debe regar abundantemente, cuando sea necesario. Lo mejor es sumergir la maceta en agua para que el sustrato se empape bien y después dejar escurrir el exceso. Esto es mejor que regar poco y a menudo.

Plantas de interior con flor

Violeta africana

La violeta africana es una de las plantas de interior más resistentes y agradecidas. Este colorida especie es capaz de ofrecer flores todo el año. También se pueden encontrar en azul, rosa, rojo, blanco o multicolor.

Plantas de interior con flor

Si la pones en un lugar protegido y expuesto al sol es más que probable que florezca más de una vez al año. No se debe regar mucho y nunca mojándola por encima. Se pone agua en el plato de debajo y se deja que absorba.

Cala

La cala, llamado lirio de agua, alcatraz o flor de patio, es una de las plantas más utilizada para componer los ramos de novias por representar la pureza y la inocencia. De cada planta suelen florecer tres flores. Sus hojas grandes, carnosas y onduladas junto con su flor, en forma de embudo, son muy codiciadas por su elegancia. La cala clásica es blanca, pero hay variedades que lucen un atractivo color negro -aunque a la vista son de un tono púrpura-, rosáceo o amarillento. En este sentido, debes saber que en función de su color su comportamiento será distinto: las calas de colores suelen ser más pequeñas y pierden su follaje en invierno; mientras que las blancas, las conservan todo el año.

Es una planta que necesita estar en espacios sombríos y mucha agua, excepto en invierno cuando se ha de interrumpir el riego por completo.

La carnosidad de las hojas resulta muy suculenta para las babosas y los caracoles, por lo que habrá que estar atentos para evitar su presencia, por ejemplo, echando ceniza que es un buen repelente natural.

Plantas de interior con flor

Dipladenia

La dipladenia también conocida como mandevilla es una planta trepadora de tallos leñosos típica de América del Sur, especialmente de Brasil (aunque también es llamada jazmín de Chile o de Argentina). Esta planta perenne luce unas hojas brillantes de color verde oscuro. Sus duraderas flores son de lo más llamativas -con forma de trompeta- y variadas -pueden ser blancas, rojas, rosas, amarillas…-.

Puedes tenerla colgada en porches o balcones resguardados porque es sensible al frío y necesita de un poco de calor -lo ideal es que esté en una zona con temperaturas que oscilen entre los 15 y los 29 grados- y mucha luz natural o plantarla en maceta siempre que cuente con una superficie sobre la que crecer.

Necesita ambientes húmedos y un riego habitual en primavera y verano (3 veces a la semana) y más espaciados en épocas de frío (cada 10 días). Y un detalle fundamental para esta planta es que no puedes mojar las hojas ni las flores o aparecerán los hongos.

Plantas de interior con flor

Celosía plumosa

Esta planta de interior también tiene el sobrenombre de cresta de gallo o amaranto plumoso. Sus hojas ovaladas tienen forma de lanza y sus flores, de pluma (de ahí su nombre) o espiga con tonos muy vivos ya sea amarillo, rojo, naranja o rosado. Necesita una alta exposición a la luz solar y, a la vez, protegerla de las corrientes de aire, por lo que algunas ubicaciones ideales son terrazas acristaladas o junto a grandes ventanales.

La celosía es resistente y fácil de cuidar lo que la hace ideal para las personas que se inician en el mundo de las plantas. Requiere que la tierra esté húmeda pero no necesita abundantes riegos: cuidado con los encharcamientos.

La particularidad de esta planta es que sus flores se pueden secar manteniendo su color y así usarlas como elemento decorativo.

Plantas de interior con flor

Balsamina

La planta balsamina o impatiens walleriana tiene un apodo muy original: alegría de la casa. Originaria de África, las hojas de esta planta se disponen alternamente. Su ubicación ideal son espacios de semisombra -sin incidencia directa del sol- con una temperatura que ronde los 18 grados como, por ejemplo, repisas, estanterías, estancias con luz natural tenue.

Sus necesidades de agua pasan por tener la tierra siempre húmeda, pero no calada y no rociar agua directamente sobre sus hojas para evitar la aparición de parásitos y moho.

Plantas de interior con flor

Prímula

Conocida como primavera, la prímula se diferencia por sus cinco pétalos. Según la variedad, sus hojas serán de mayor o menor tamaño. Desprende un agradable y suave aroma.

Colócala en un lugar fresco y con luz pero sin someterla a la acción directa del sol.

DESCUBRE

Lo que debes saber sobre los cuidados de la prímula

Ver qué es la prímula obconica