Plantas que no pueden faltar este otoño en tu casa

Tras el verano y con la llegada de los días más cortos y la bajada de temperaturas, las plantas de tu jardín y del interior de tu casa entran en una nueva fase de letargo. Pero eso no significa que no haya otras especies que, también en otoño, son muy frondosas y ofrecen sus coloridas y alegres flores.

Plantas de otoño con y sin flor y sus cuidados    

Ya te gusten las plantas de otoño con con flor o sin ella, son todas muy decorativas, agradecidas y fáciles de cuidar. Además de los crisantemos, estas son las especies más comunes de otoño y sus cuidados. Además, si no te decides por una sola, puedes decantarte por una jardinera que agrupe varias de estas especies y proporcionen color y vitalidad a tu jardín y hogar. 

Plantas que no pueden faltar este otoño en tu casa

Cipreses: resistencia y mucho verdor

Los cipreses son árboles perennes que, también en otoño, lucirán con un denso y exuberante follaje. Además, hay especies que aguantan igual de bien en el interior y en el exterior, por lo que no tendrás que preocuparte de que no aguante las frías temperaturas del invierno.  

Tipos de cipreses

Chamaecyparis o falso ciprés: tipos y cuidados

Esta variedad de las cupresáceas tiene mucho parecido con el ciprés, pero en tamaño mini. Su forma es cónica y sus hojas tienen forma de aguja cuando son jóvenes, mientras que cuando son adultos adoptan formas de escamas. Su color es verde oscuro, con matices más claros en muchas de sus hojas. Una de sus características es que producen pequeñas piñas esféricas de pequeño tamaño. Son muy habituales para crear intimidad en terrazas y limitar el efecto del viento. 

Plantas que no pueden faltar este otoño en tu casa

Cuidados del Chamaecyparis 

  • Sol: Para que crezca fuerte es importante colocarlo en una situación de semisombra y agradece también la humedad ambiental, por lo que es muy adecuado en zonas costeras.  
  • Riego: requiere riego semanal pero sin abusar, ya que el encharcamiento excesivo podría ocasionar la pudrición de las raíces. Asegúrale un buen drenaje también. 
  • Poda: no es necesaria. 
  • Abono: lo ideal es aplicar un abono orgánico durante la temporada de crecimiento, en primavera y verano. 

Ciprés Limón: tipos y cuidados

Esta especie de ciprés puede cultivarse también en interior y en exterior. Se trata de una planta muy versátil y con muchas propiedades decorativas. Su follaje presenta un color verde limón –y aroma–, que caracteriza estas plantas y las diferencia de otras especies similares. 

Plantas que no pueden faltar este otoño en tu casa

Cuidados del ciprés Goldcrest

  • Sol: El Ciprés Goldcrest agradece el sol, por eso es recomendable colocarlo en un sitio en el que pueda recibir tanta luz como sea posible. Si la colocas en el interior, evita tanto las corrientes de aire como ponerlo cerca de una fuente de calor, como la calefacción.   
  • Riego: es importante mantener el sustrato húmedo, pero lo más recomendable es comprobar su nivel de humedad introduciendo la primera falange del dedo y, si este está seco, regarla. Uno de sus problemas más frecuentes es el exceso de riego, lo verás claramente si el follaje de la parte inferior se pone marrón. 
  • Poda: de forma ocasional, puede podarse para mantener su forma triangular, especialmente si se cultiva en maceta o jardinera. 
  • Abono: uno de sus problemas puede ser la falta de magnesio, por lo que se recomienda aplicar un abono específico.

Hiedra común: la trepadora más bonita

Esta especie, cuyo nombre científico es Hedera Helix, es una planta agradecida tanto dentro como fuera de tu casa. Su follaje son de un característico verde oscuro y brillante, con flores de un amarillo verdoso con un agradable aroma. Sus hojas pueden tener diversas formas, desde triangulares hasta contar con cinco o seis lóbulos. 

Plantas que no pueden faltar este otoño en tu casa

Cuidados de la hiedra común

  • Sol: Aunque soporta bien la falta de luz –lo que la hace muy preciada en el interior–, agradece la luz indirecta y la semisombra. Si la cultivas en el jardín, terminará cubriendo fachadas y paredes, creando auténticos muros vegetales. 
  • Riego: dos o tres veces a la semana los meses de más calor, mientras que el resto del año será suficiente con hacerlo una vez por semana. Asimismo, agradeció que el agua sea más bien ácida (máximo pH 7), ya que la cal puede causarle problemas tapando los poros. 
  • Poda: tiene un crecimiento de entre 10 y 20 cm al año, por lo que si no quieres que ‘invada’ tu casa o jardín, tendrás que recortar sus tallos con una tijera para controlar su crecimiento. Se aconseja también retirar los posibles tallos enfermos o débiles.  
  • Abono: aplica un abono orgánico en primavera y verano. Si está en maceta, emplea mejor un abono líquido.

Brezo: bello y duradero

El brezo es una especie muy decorativa, bonita y resistente. Se trata de un arbusto perenne, de aspecto rústico y tapizante. Sus pequeñas hojas miden unos 2 cm y cuenta con abundantes flores que pueden ser rosas, blancos, rojos o amarillos. Es una de nuestras plantas preferidas de otoño, ya que muestran sus flores desde finales del verano hasta que empieza el invierno. Es una planta muy resistente y empleada para decorar tanto en jardines como en jardineras y macetas en balcones y terrazas. 

Plantas que no pueden faltar este otoño en tu casa

Tipos de brezo

Calluna vulgaris

También conocido como brecina, esta especie de brezo es originaria de Europa y Marruecos. Destaca por su floración y, al igual que otras especies de brezo, es tapizante. Una de las principales características de esta variedad es que se adapta muy bien a cualquier tipo de terreno y crece hasta 1 metro de altura. Sus hojas son muy pequeñas, de color verde, con base lobulada y algo carnosas. Por su parte, sus flores aparecen en racimos terminales, siendo rosa y blanco los colores más habituales, aunque también las hay en amarillo y rojo.  

Plantas que no pueden faltar este otoño en tu casa

Erica gracilis o brezo rosa 

Original de Sudáfrica, la Erica gracilis no suele superar los 40 cm. Sus hojas son muy pequeñas, de un color verde olivo. Pero si por algo destacan es por sus abundantes flores rosas (también blancas). Estas comienzan a florecer en otoño y pueden volver a hacerlo en primavera. Aunque es capaz de aguantar temperaturas de hasta menos de 2 ºC, prefiere una plena exposición al sol y climas cálidos. 

Plantas que no pueden faltar este otoño en tu casa


Cuidados del brezo:

  • Sol: tanto la erica gracilis como la calluna vulgaris necesitan unos cuidados básicos muy similares. Agradece el sol aunque también prospera en situaciones de semisombra. Aunque puede resistir heladas, es mejor no exponerla a temperaturas inferiores a 5 ºC. Tampoco son amantes del calor excesivo. 
  • Riego: se recomienda un riego moderado durante las temporadas de primavera y verano y reducirlo, aún más, en otoño e invierno. Hay que controlar el exceso de riego, ya que el encharcamiento puede provocar la pudrición de las raíces.   
  • Abono: es aconsejable aplicar anualmente un abono a base de estiércol. 
  • Poda: elimina las flores muertas a principios de primavera.  

Ciclamen: una planta que florece en invierno

El ciclamen es una planta herbácea que destaca por su colorida floración invernal. Se desarrolla a partir de tubérculos y se trata de una planta perenne que te ofrecerá su verdor durante todo el año. Sus hojas son carnosas y de un verde intenso y con el envés verde también o púrpura. Sus flores son su mayor atractivo ya que, además, se pliegan sobre sí mismos ofreciendo una bella estampa. También son características por su agradable aroma. Es muy agradecida, aunque uno de sus inconvenientes es que su floración dura menos cuando se planta en el interior, ya que las altas temperaturas no le convienen.

Plantas que no pueden faltar este otoño en tu casa

Cuidados del ciclamen

  • Sol: si la cultivas en el exterior, colócala en una zona de semisombra para evitar la luz directa, mientras que si la tienes en una maceta en el interior es mejor colocarla allí donde dé el sol. 
  • Riego: esta planta necesita mucho agua para desarrollarse correctamente, aunque no tolera los encharcamientos, por lo que se debe garantizar un buen drenaje. Tampoco se aconseja pulverizar sus hojas y flores, ya que el agua podría estropearla. Pero si quieres proporcionarle la humedad que necesita, puedes colocar un plato con guijarros y agua, de manera que la planta irá absorbiendo el agua que necesita al tiempo que se beneficia de su evaporación. 
  • Poda: uno de sus cuidados más importantes es la poda de mantenimiento, un proceso delicado que requiere del corte de los tallos con hojas muertas y que presenten mal estado. 
  • Abono: si la floración es escasa o los brotes comienzan a secarse, hay que emplear un fertilizante específico para este tipo de plantas.

Azalea japónica: exigente y delicada

La azalea japónica es una de las plantas más empleadas en jardinería, debido a la delicadeza y belleza de sus flores, aunque también es una de las más exigentes. Este tipo de planta crece como un arbusto y tiene una abundante floración. Lo más característico son sus grandes flores, que pueden ser en distintos tonos, desde rosados o rojizos a blancos. La altura de la azalea puede llegar a medir entre 90 y 180 cm. 

Plantas que no pueden faltar este otoño en tu casa

Cuidados de la azalea: 

  • Temperatura: crecen igual de bien tanto en el interior como en el exterior y no le gustan las temperaturas altas ni los climas secos. Tampoco tolera los cambios de temperatura, por lo que si la tienes en el exterior, es mejor cultivarla en una zona protegida de las bajas temperaturas y en el interior evitar las fuentes de calor. Agradecen los climas templados y bien ventilados. 
  • Sol: aunque requieren mucha luz, no son fans de la luz directa ya que puede provocar que sus hojas se marchiten. Lo ideal es colocarlas en una zona de semisombra. 
  • Riego: una de las mayores necesidades de esta planta es la humedad, tanto en el ambiente como en el sustrato. Lo más recomendable es regarla a diario, pero por abajo. Coloca un plato con agua durante 5 o 10 minutos todos los días: así la planta recogerá el agua que necesita sin encharcamientos indeseados. También se aconseja emplear agua blanda (pH 4-5), como la de lluvia. 
  • Poda: cuando la planta se encuentre en reposo, puedes realizar una poda de mantenimiento para evitar que crezca demasiado y mantener la forma deseada.  
  • Cuándo florecen las azaleas: aunque depende del tipo de azalea, lo habitual es que florezca entre finales de primavera y finales del verano. Eso sí, si quieres que luzca unas flores frondosas y coloridas, lo adecuado es plantarla en otoño. 

Evónimo: un arbusto muy frondoso

Este arbusto, también llamado botenero de Japón, es de exterior y tiene hoja perenne. Su nombre científico es Euonymus japonicus, es uno de los más populares en jardines y terrazas debido a su fácil cultivo y mantenimiento. El evónimo se caracteriza por sus hojas, de forma ovalada y un tamaño entre 3 y 7 cm. Son verdes, pero también pueden tener matices de amarillo.

Plantas que no pueden faltar este otoño en tu casa

Cuidados del evónimo: 

  • Sol: esta planta de exterior agradece el sol directo, aunque también puede desarrollarse en condiciones de semisombra, siempre que las horas de sol sean más que las de sombra. 
  • Riego: durante los meses más cálidos se aconseja regarla entre 3 y 4 veces por semana, mientras que el resto del año será suficiente cada 4 o 5 días. Agradece el agua de lluvia (más blanda). 
  • Poda: cuando termine el invierno se recomienda cortar los tallos secos, rotos o débiles. Se puede aprovechar también para recortar otros tallos y darle la forma adecuada. 
  • Abono: aplica un abono orgánico una vez al mes desde que comienza la primavera hasta que termina el verano.   

Boj: perenne y decorativa

Las características del Buxus sempervirens es que es una planta de hoja perenne que permite que luzca frondoso todo el año. Es muy habitual en exterior, ya que puede podarse para formar setos, pero también en macetas, con un resultado muy decorativo. Sus hojas son pequeñas y de un verde intenso. Se caracteriza por su lento crecimiento y puede crecer igual de bien en tierra o en maceta. 

Plantas que no pueden faltar este otoño en tu casa

Cuidados del boj: 

  • Luz: soporta bien las temperaturas frescas y cálidas y prefiere la luz indirecta, por lo que se recomienda no colocarla al sol directo en verano. 
  • Riego: debe adecuarse a las diferentes estaciones del año. Así, lo más recomendable es siempre regar cuando notes que el sustrato está seco en la superficie, sin necesidad de que en el interior lo esté. Durante los meses más fríos espacia los riegos, evitando siempre el encharcamiento. 
  • Poda: si lo tienes en el interior de casa en una maceta, es recomendable una poda regular para ir dándole la forma deseada. 

Brassica: la col decorativa

Esta especie, conocida vulgarmente como col decorativa o col ornamental, tiene un cuculo de vida anual. Lo más característico de ellas son sus hojas recortadas y rizadas, que recuerdan a a una col. Al principio son verdes, pero cuando empieza el frío cambian a rojo, amarillo, violeta, rosa… Por eso es una de las plantas más valoradas de otoño, ya sea en el jardín o en la terraza en una maceta. 

Plantas que no pueden faltar este otoño en tu casa

Cuidados de la brassica

  • Sol: les gusta una ubicación soleada y fresca, con una temperatura ideal de 15 ºC. Aunque no soporta las heladas, cuanto más frío pase, más bonita se pondrá, por eso no es recomendable en el interior.  
  • Riego: agradece los riegos abundantes, evitando que el sustrato se seque entre riegos.  
  • Abono: agradece que se le aplique un abono orgánico de liberación lenta de forma periódica.