Platos de ducha de calidad

Comprar un plato de ducha es una decisión importante. Por eso, antes de elegir, hay que tener en cuenta no sólo aspectos estéticos, sino también una serie de factores clave que determinan su calidad, funcionalidad y seguridad, al mismo tiempo que aseguran que sean más resistente al uso diario y, por lo tanto, que se conserven en perfecto estado durante más tiempo.

¿Qué determina que un plato de ducha sea de mayor o menor calidad? Fundamentalmente, el material de fabricación:

Cerámica (gres)

Fabricados con arcilla, feldespato y arenas silíceas. Son la solución más económica. Ofrecen gran resistencia a los productos químicos y no amarillean. Sin embargo, dos de sus características dificultan su instalación: su elevado peso y su fragilidad.

Platos de ducha de calidad

Acrílico 

Están compuestos por una capa externa acrílica y otra interna de fibra de vidrio (la más aconsejable) o poliuretano (de menor calidad que la fibra de vidrio). Los platos marca de la casa de Leroy Merlin cuentan también con un refuerzo de aglomerado de alta densidad que otorga más robustez a los bordes (permite que no se deforme si se coloca una mampara).

Platos de ducha de calidad

Frente al tradicional plato de gres ofrece una mayor resistencia a los golpes y una mayor superficie antideslizante. Es el material de menor peso, lo que facilita su instalación. Los platos de ducha acrílicos de Leroy Merlin cumplen la normativa 249 de la UE que garantiza la máxima calidad y tienen una  etiqueta con información sobre su mantenimiento.

Resina

Su composición, que combina resina y mármol, permite que sean extraplanos: tienen un  grosor que ronda los 3 cm. Esta característica hace que se puedan instalar a ras de suelo, facilitando el acceso a la ducha. Otra de sus cualidades es que son los que tienen mayor resistencia a los golpes.

Los platos de resina tienen medidas estándar, pero también están disponibles en medidas especiales, de modo que se fabrican a demanda del comprador. Además, también puedes personalizar su color: pizarra antracita, beige, blanco, marrón… Existen platos de carga mineral de diferentes acabados; los de esmalte gel coat son los más antideslizante, resistentes y antibacterianos.

Platos de ducha de calidad

Piedra natural

Pueden estar compuestos de pizarra, mármol o granito. Con características muy similares a los de resina, son menos resistentes a los golpes pero tienen un tacto más cálido.

Hay dos tipos de platos de piedra. Los naturales 100% provienen de canteras italianas y españolas. Cada pieza es única, lo que les confiere un carácter exclusivo. Los de piedra compactada tienen un aspecto más uniforme. Son más resistentes a los productos de limpieza y a los golpes.

Platos de ducha de calidad

Solid Surface 

Se trata de un novedoso material de alta gama y con valor añadido. Es una mezcla de resina de poliéster con sólidos homogéneos muy finos y de composición mineral natural denominado ATH, alúmina trihidatrada. Debido a que tiene una gran solidez, uniformidad y belleza, permite crear diseños innovadores.

Es un material limpio, resistente, duradero, cálido y suave al tacto. Incorpora un tratamiento antirrayado y antideslizante. Resiste muy bien a las manchas, a las bacterias y los hongos, y es muy fácil de limpiar y mantener.

Platos de ducha de calidad

Otros aspectos a tener en cuenta

Si el objetivo es mejorar la seguridad y accesibilidad del baño, lo más recomendable es un plato de piedra natural o de resina porque son extraplanos y, por tanto, se instalan a ras de suelo, mejorando su facilidad de acceso.

Además, estos materiales son también los que ofrecen la mayor clasificación antideslizante.

Pero si lo que quieres es un plato que conserve su acabado inalterable limpieza tras limpieza, elige un plato de cerámica o de piedra natural.

Platos de ducha de calidad