Cargadores de coche eléctricos: qué tipos hay y cuál necesitas

El parque automovilístico está cambiando. Cada vez son más personas las que optan por comprar un coche eléctrico, una alternativa menos contaminante y mucho más sostenible que los coches convencionales. Pero existen muchas dudas en cuanto al tipo de cargador que se puede utilizar en cada coche, los conectores y cuál conviene en cada caso. Las solucionamos.

Antes de empezar es importante diferenciar entre varios conceptos para saber cómo funciona tu coche eléctrico. El primero son los kilovatios hora (kWh), que miden la cantidad de energía o electricidad que almacena la batería. Para saber qué capacidad tiene un coche eléctrico, deberás fijarte en su batería. Serían los litros del depósito si fuera un coche tradicional. Según la capacidad de la batería, el tiempo de carga podrá ser mayor o menor. Otro de los conceptos que debes tener claro son los kWh/100 km. Esto es la cantidad de kilowatios que se consumen a lo largo de 100 km. Si lo vuelves a comparar con los vehículos convencionales sería el consumo de combustible a los 100. Así, si un coche tiene una batería de 100 kWh y un consumo de 25 kWh/100 km su autonomía rondará los 400 km (sin tener en cuenta condiciones climáticas, carreteras de montaña, frío o calor o si el coche va cargado o no).

Qué cargador de coche eléctrico necesito

Tipos de carga de los vehículos eléctricos

El tipo de cargador viene condicionado por el modo de carga, por lo que es importante saber cuál es cuál:

Modo 1. Tan solo hay que llevar un cable del enchufe tipo Schuko (el normal) 230 V al vehículo. Está recomendado para patinetes y bicicletas eléctricas, ya que no incluye toma de seguridad y con un vehículo de mayor potencia podría provocar un sobrecalentamiento de la red.

Modo 2. Es un modo de carga lenta y similar al anterior –con el mismo tipo de conexión Schuko a la red eléctrica–. Todos los coches eléctricos del mercado permiten este tipo de carga. La diferencia es que el enchufe está dotado con un sistema de protección contra sobretensiones y un diferencial, lo que protege al vehículo y añade mucha seguridad a la recarga. La manguera se conecta en la entrada del vehículo y en tu caja de carga. Es la mejor solución para cargas nocturnas, cuando además te puedes beneficiar de las horas valle de tu tarifa de electricidad. Es un tipo de carga monofásica que emplea la misma intensidad y voltaje que tu vivienda (230 V). Así, la carga está limitada a 3,7 kW de potencia y 16 amperios de intensidad. Dependiendo de la intensidad de la corriente y las características del coche eléctrico, tarda entre 6 y 8 horas de media en completar la carga.

Qué cargador de coche eléctrico necesito

Modo 3. Requiere de una caja mural o wall box (puede ir anclado en la pared o en columna), ya que necesita una toma de tierra física, y se denomina también carga semirrápida. Es el tipo de carga más habitual y recomendado, gracias a que utiliza 32 amperios y 230 VAC y permite una potencia de hasta 22 kWh en carga trifásica, lo que acelerará el tiempo de carga pero se verá reflejado también en la factura (si tienes contratada la potencia necesaria). A diferencia de los modos 1 y 2, este tipo de carga se realiza con un conector Yazaki (Tipo 1) o Mennekes (Tipo 2), que aseguran una conexión más segura y a salvo de tirones o posibles desconexiones del cable. Estos conectores tienen varios orificios para poder emplear carga trifásica y es un método más seguro, ya que está protegido frente a tirones o desconexiones accidentales. Utilizando el Modo 2, un coche eléctrico completa la carga en una media de 4 horas utilizando la carga monofásica (carga hasta 7,4 kWh) o alrededor de una hora con carga trifásica (carga semirápida).

Modo 4. Es la denominada carga rápida y es la que puedes encontrar en electrolineras. Se aconseja su uso en carretera, viajes largos y emergencias, ya que las tarifas son más caras que cargar el vehículo en casa. No es recomendable emplear siempre este tipo de carga, ya que con el tiempo puede reducir la vida útil de la batería. A diferencia de los otros modos de carga, que utilizan corriente alterna para cargarse, este emplea corriente continua, por lo que se carga mediante el cargador embarcado –situado generalmente en la parte inferior de la carrocería–. En Europa el conector que se emplea para estas estaciones de carga es el conector único combinado o CSS (para vehículos europeos) o CHAdeMO (coches japoneses y norteamericanos), que permiten hasta 350 kW de potencia, lo que permite cargar el coche a un 80% en tan solo 15 minutos.

Qué cargador de coche eléctrico necesito

Tipos de cargadores de coches eléctricos

Doméstico: es el enchufe que tenemos en casa. Se llama conector Shucko y solo sirve para cargar bicicletas o patinetes eléctricos. Existe la opción de adquirirlo con la seguridad que necesita (diferencial y protección contra sobretensiones, calentamientos y cortocircitos) para cargar según el Modo 2. Tiene el aspecto de un cuadro de luces tradicional, aunque viene con un conector de 16A, lo que permite una carga de 2,3 kWh, y una carga completa en un promedio de 8 horas.

Qué cargador de coche eléctrico necesito

Wallbox o caja mural. Van anclados a la pared y permiten una carga más rápida que el sistema anterior gracias a su conexión trifásica (además de la monofásica). Protegen el vehículo contra cargas eléctricas y evitan los picos de tensión durante el proceso de carga. Otras ventajas son que permiten obtener datos del consumo, controlarlo y también programar cuándo queremos que cargue el vehículo. También los hay que se bloquean con una llave o se activan mediante una tarjeta, perfecto si existen diferentes usuarios.

Hay diferentes modelos que permiten una potencia determinada y pueden incluir cable o no. Vas dotados con un conector tipo Mennekes o similar, lo que hace este tipo de cargadores mucho más seguros. Todos los modelos pueden adquirirse con manguera y sin ella, dependiendo de si ya la tienes (en ese caso tendrás que comprobar con qué tipo de conector está dotado tu vehículo).

  • De 3,7 kWh: esa es su potencia máxima y permite cargar la batería del coche en un periodo de entre 6 y 8 horas con un conector. Es la más frecuente para estaciones de carga en viviendas y garajes privados, ya que esa es la potencia que tenemos contratada.
  • De 7,4 kWh: admite hasta 32 amperios de potencia y una carga más rápida.
  • De 22 kWh: está recomendado para parkings públicos o de empresa o viviendas de gran tamaño, es decir, instalaciones trifásicas de gran potencia.

Qué tipos de conectores existen

Aunque existen más tipos de conectores, estos son los más frecuentes y utilizados:  

Conector Shucko: es el enchufe tradicional. Permite una carga más lenta del vehículo y sufre el riesgo de desenchufarse debido a tirones o descuidos accidentales. Casi todos los modelos de coches eléctricos aceptan la carga mediante un conector Schucko y hay cables que están dotados para hacer una carga segura. Su único inconveniente es que cargar la batería llevará más tiempo. Hay modelos de cables que cuentan con una caja.

Conector Yakazi o Tipo 1 (Sae J1772): tiene 5 bornes y soporta 2 niveles de carga en corriente alterna: rápida (80 A) y lenta (16 A). Es el conector adoptado por el mercado japonés y norteamericano, y también está aceptado en la Unión Europea. Es compatible con modelos de marcas como Toyota, Kia, Ford, Citröen, Peugeot, Mitsubishi, Opel, Nissan, o Renault.

Conector Mennekes o Tipo 2 (IEC 62196): es el más habitual en Europa y con el que se pueden utilizar la mayoría de wall box destinadas al uso particular. Tienen varios orificios que permiten una carga lenta y semirrápida. El conector L1 es la fase y el N es el neutro. También ofrecen la posibilidad de carga trifásica gracias a los conectores L1, L2 y L3, de manera que, si el vehículo lo permite, se puede recargar a más de 32 A. De los dos orificios más pequeños en la parte superior del conector, el piloto (PP) ayuda a que haya comunicación entre el coche y el punto de carga y para asegurar el bloqueo del conector. Gracias a este orificio, este modo de carga permite su monitorización y el diálogo con el vehículo eléctrico para regular la carga según sus instrucciones y alargar la vida de la batería. El otro conector pequeño es el conector de proximidad que aumenta la seguridad. Permite una carga de corriente monofásica a 16 A para una carga lenta y trifásica a 63 A para carga rápida. Es compatible con modelos de Renault, Tesla, Volvo, Porsche, Mercedes, Audi, BMW o Volkswagen.

Qué cargador de coche eléctrico necesito

Conector CHAdeMO  o Tipo 4: es un conector de carga rápida y soporta hasta 200 A. Es el modelo estándar japonés y compatible con marcas como Subaru, Mitsubishi, Toyota o Nissan.

Conector CSS o Combo 2: es el estándar del mercado norteamericano. Permite los modos de carga lenta y rápida. Es compatible con Porsche, Volkswagen, BMW y Audi.

Modelos de coches, tipos de conector y tiempos de carga

Modelo de vehículo eléctricoCapacidad de la bateríaTipo de conectorMod 2Mod 3 (carga lenta)Modo 3 (carga semirápida)Modo 4 (carga rápida) 
Citröen C-Zero14,5 kWhMennekes o Tipo 2De 6 a 11 horas (100%, según la intensidad)6 horas (100%)6 horas (100%)30 min (80%) 
Nissan Leaf 201940 kWhMennekes o Tipo 221 horas15 horas (100%)7 horas y media (100%)1 hora (80%, con cargador CHAdeMO de 125A) 
Hyundai Kona eléctrico64 kWhCSS9 horas4 horas (100%)4 horas (100%)30 min (80%) 
Peugeot iOn49 kWhYakazi o Tipo 1De 6 a 11 horas (entre 14A y 8A)De 6 a 11 horas (entre 14A y 8A)4 horas30 minutos (80%, con cargador CHAdeMO) 
Mercedes Clase EQC80 kWhCSS12 horas3 horas3 horas15 min (80%) 
Renault Zoe52 kWhMennekes o Tipo 230 horas7 horas2 horas30 min (80%) 
VW e-Golf35,8 kWhMennekes o Tipo 213 horas5 horas y media5 horas y media1 hora