¿Qué es el cemento?

El cemento es uno de los productos básicos en la construcción, utilizado tanto por profesionales como por aficionados para utilizarlo solo o como aglomerante en morteros y hormigones.

Es una mezcla de piedras calizas y arcillas trituradas en diversos porcentajes. La cal y la sílice son los elementos principales pero, según el tipo de cemento que se quiera conseguir, hay también otros materiales como óxido de hierro, alúmina, anhídrido sulfúrico, magnesia, etc. Para conseguir el preparado en polvo se realiza una cocción de los productos básicos en hornos a muy altas temperaturas obteniendo un elemento llamado Clinker que se mezcla a su vez con yesos que retardan el fraguado y otros elementos hasta lograr el polvo de cemento que se desea. 

El producto a la venta es variado, siendo una masa en polvo muy fina de diversos colores, según el tipo: de color gris a negro y también de color marfil/blanco. Tiene la facultad de endurecerse después de haberse mezclado con agua y al dejarse secar; este es un proceso que se llama fraguado.

¿Qué es el cemento hidráulico?

El cemento es un producto hidráulico ya en sí, pues tiene la facultad de reaccionar con el agua y endurecerse a su contacto. El cemento hidráulico estándar es el conocido como cemento Portland, el más utilizado en el mercado y básico en todas las tareas de construcción, rehabilitación o reparación hechas con mezclas de mortero o con hormigón. Tiene unas características excelentes a la intemperie: adquiere una gran dureza en contacto con el aire, resiste los ambientes húmedos, no se deshace y permanece muy estable en contacto con el agua.

Su secado oscila según las condiciones ambientales, pero es de secado lento (hasta un par de semanas), aunque endurezca rápidamente. Esto impide que la masa aplicada se agriete con facilidad. 

Clasificación del cemento hidráulico

Los cementos Portland tienen una clasificación según su mezcla y aditivos para diversos usos.

CEM I: cemento Portland estándar, el de uso mas generalizado para tareas de resistencia no específicas.

CEM II: cemento con adiciones que a su vez se subdivide según tenga escoria, humo de sílice, puzolana, ceniza volante caliza, etc.

CEM III: cemento de alto horno, con mezclas de escoria granulada que lo dota de bajo calor de hidratación y es muy resistente a los sulfatos y a las exposiciones al agua.

CEM IV: cemento puzolánico, muy resistente a los agentes químicos, tiene menor dilatación y es más impermeable.

CEM V: cemento compuesto, recomendable para estructuras de alta resistencia.

¿Cómo preparar el cemento?

El cemento es muy fácil de preparar. Únicamente hay que mezclarlo con agua en la proporciona recomendada por el fabricante y amasar hasta conseguir la pasta que se desea, más líquida o más correosa. Se aplica muy fácilmente con paletas de albañil, llanas o fratás. Si se quieren hacer morteros hay que mezclar el cemento con áridos (arenas de diverso tipo), añadiendo la proporción de agua. Cuando se quiere hacer hormigón se le añade además grava de distinto calibre. El saco o envase de cemento tiene una vida útil sin usar que hay que preservar y tener la precaución de almacenarlo en un lugar seco. Incluso con el saco cerrado y sin usar puede endurecer e inutilizarse con un ambiente húmedo.

¿Qué es el cemento?

La mezcladora de cemento portátil

Esta es una herramienta que facilita el trabajo de las mezclas de cemento, tanto los cementos grises o blancos, como los cementos cola para la colocación de baldosas y azulejos. Está compuesto de un motor, eléctrico o a gasolina; este motor es especial para cuando se trabaja en zonas en las que no existe el acceso fácil a la corriente eléctrica o en el exterior. La otra parte básica es una larga varilla batidora, de distinto grosor y resistencia según sea la potencia de la máquina. Se trabaja con seguridad con las dos manos. Tiene varias velocidades de batido, para conseguir la mezcla adecuada, según se va mezclando el polvo de cemento con el agua. La mezcladora sirve también para hacer morteros ligeros. Todas las mezclas conviene hacerlas en cubos de obra, normalmente de goma semirígida muy resistente. Suelen tener un característico color negro

Tipos de cemento

Estos son los tipos de cementos habituales en el mercado y que conviene distinguir antes de comprar, según los nombres comunes para designarlos, independientemente de la clasificación técnica de los cementos:

Cemento gris

Es el cemento más habitual, designado así por su color grisáceo, aunque los tonos y la intensidad del color dependen de las características de cada fabricante, llegando a un color muy cercano al negro. En realidad es un cemento hidráulico Portland típico, y es el básico para hacer las mezclas de mortero con áridos finos o gruesos y con el agua, el elemento imprescindible para endurecer. Se caracteriza por su gran resistencia. Hay que tener en cuenta su clasificación técnica a la hora de elegir uno u otro según la resistencia que se necesite.

Cemento blanco

Este cemento tiene un característico color marfil/blanco, es menos resistente que el gris pero es muy utilizado para hacer mezclas impermeabilizantes con cal y áridos, consiguiendo morteros de cal. Es muy decorativo, por lo que se emplea también para el relleno de juntas, tanto en sanitarios como en paredes, en este caso en mezcla de morteros. Admite aditivos naturales y tintes. Hay varios tipos de cemento blanco, según sea de composición estándar o con adiciones o especiales para solados.

¿Qué es el cemento?

Cemento refractario

Es el cemento preparado y perfeccionado con elementos que lo hacen resistentes a altas temperaturas, por lo general más de 1.000 grados. Se tiene que mezclar con áridos también especiales y resistentes al calor, formando los morteros refractarios para trabajos en hornos, chimeneas o barbacoas, por ejemplo.

Cemento rápido

Es una variedad del cemento hidráulico Portland cada vez más disponible en el mercado, preparado para que fragüe de manera más rápida de lo habitual. Así resulta muy útil en la colocación de estructuras que necesitan una sujeción rápida, como postes, antenas, toldos… Pero también cuando se hacen reparaciones en las canalizaciones de agua de obra o cuando se hacen arquetas de obra que se necesitan utilizar con más rapidez de lo habitual. Hay que tener cuidado en su amasado, para hacer únicamente aquel que sea necesario, pues hay peligro de desperdiciar material, dado que endurece en pocos minutos y resulta imposible de aplicar si no se ha utilizado.

Cemento cola

Es un adhesivo cementoso que se mezcla con agua y crea una masa consistente, correosa y muy fina y que se emplea fundamentalmente para la colocación de piezas cerámicas como baldosas de pavimentos o azulejos en las paredes. Se aplica con llana dentada y seca completamente en 24 horas, el tiempo recomendado para usar suelos y paredes después de la aplicación. 

¿Qué es el cemento?

¿Qué es el cemento plástico?

Es un preparado de cemento y resinas acrílicas muy utilizado en el bricolaje y la construcción en general. Es un producto listo para usar, que generalmente no necesita añadidos de agua, de mucha elasticidad, gran adherencia y resistente a la degradación. Los hay de diversos colores, los más habituales el blanco y el gris. Resultan muy útiles en la reparación de pequeñas grietas y fisuras en muros y en otro tipo de reparaciones. Se aplican con espátula, paletas o llanas, según la necesidad. Hay cementos plásticos que resisten a la intemperie, especiales para aplicar en el exterior. La superficie de aplicación debe de estar limpia, libre de polvo, pinturas, grasas y seca.