¿Qué es la melamina?

La melamina es un material en forma de lámina sintética decorativa, a base de resinas, que se usa para revestir tableros y muebles, proporcionándoles dureza y resistencia al calor, al rayado y a los detergentes y productos de limpieza.

Los muebles fabricados con tableros de melamina son muy populares ya que los acabados decorativos de estos cada vez son más variados: imitación de diferentes tipos de madera y piedra, texturas orgánicas, colores lisos y metalizados, etc. 

¿Qué ventajas tienen los muebles de melamina?

Entre las ventajas de los muebles de melamina están su resistencia, su fácil mantenimiento y su precio. Se trata de mobiliario que puede durar muchos años en perfectas condiciones incluso sometido a condiciones de calor o golpes moderados, como puede ser el caso de los muebles de cocina. Su limpieza es sencilla, ya que la melamina es un material no poroso, lo que evita la acumulación de suciedad o de bacterias, y se limpia fácilmente con los productos domésticos habituales. Por último, su precio asequible hace que sean una opción muy recomendable a la hora de elegir el mobiliario, no solo de la cocina o el baño, sino de toda la casa.

¿Qué es la melamina?

¿En qué se diferencian los tableros de melamina y los tableros chapados?

Ambos están fabricados con fibras de madera prensada con un revestimiento decorativo y es en ese revestimiento donde está la diferencia. Los tableros chapados llevan como acabado una lámina de madera natural barnizada o una lámina decorativa plastificada que no tiene en ninguno de los casos la resistencia de la melamina. 

Los tableros de melamina pueden tener el mismo acabado decorativo que los chapados, pero con una resistencia extraordinaria gracias a las finas capas de resina con que están revestidos por ambas caras y, en algunos casos en todos sus cantos también.

¿Qué es la melamina?

¿Cómo se trabajan los tableros de melamina?

Los tableros de melamina se pueden trabajar casi como cualquier otro tablero de fibras de madera para fabricar muebles: se pueden cortar, perforar y atornillar, pero hay que tener en cuenta que la superficie decorada es más dura que la de un tablero chapado, por lo que necesitarás una ingletadora para cortarlos. Además, en aquellos lugares donde se interrumpa la continuidad de la capa de melamina hay que evitar que queden expuestos a la humedad.

¿Qué es la melamina?

¿Cómo cantear los tableros de melamina?

Los tableros de melamina hay que cantearlos, es decir, se tiene que recubrir su canto con cinta decorativa. Hay cintas de muchos acabados, tantas como tipos tableros, por lo que siempre se encontrará una del mismo tono o color. Normalmente las cintas son algo más anchas que el propio canto, por lo que habrá que recortar el sobrante con un cúter o con una lima para metales. Lo más apropiado es comprar cinta para cantear preencolada. Pero hay también cinta sin encolar y autoadhesiva. 

Así es cómo se cantean los tableros de melamina:

  1. La cinta preencolada se coloca en el canto y sobre ella se aporta calor con una plancha.
  2. Después de medir el canto a lo largo se corta con unas tijeras o un cúter una medida de cinta un poco más larga de lo necesario.
  3. Se pone a continuación directamente la cinta sobre el canto que vas a cubrir y se le aplica calor con la plancha, siempre en posición en seco, sin vapor.
  4. Se presiona a lo largo de la cinta puesta y, pasados unos minutos, se corta el sobrante de la cinta con una lima para metales, presionando hacia delante sobre la cinta y el canto con la lima posicionada en unos 45 grados.
  5. Lija después con una lija muy fina y limpia todo el tablero.