Salones rústicos con mucho encanto, ¡inspírate!

Tienen encanto y mucho. Los salones rústicos con o sin chimenea nos conquistan. Tú también puedes tener un salón afín a este estilo decorativo ya sea en la casa en la que vives habitualmente o en la que tienes en el campo. Hay estilos rústicos más puros  o tradicionales y otros actualizados, para los que no renuncian a poner una nota más actual sin perder el encanto de lo rústico. 

Salones rústicos: toma nota de estas 7 claves

1. Conectar con la naturaleza. Los salones rústicos con encanto resultan acogedores por el uso de la madera y de los textiles. El estilo rústico es una tendencia decorativa que se relaciona con la naturaleza, de hecho, estos ambientes nacieron en casas situadas en el campo. Sin embargo, no renuncies a llevártelo a la ciudad y disfrutar así de un pedacito de la calma que desprenden. 

Salones rústicos con mucho encanto. Inspírate

2. Chimenea o estufa sí o sí. Los salones con chimenea de estilo rústico también triunfan. Inspírate en este con una estufa, en meses de primavera - verano no la tendrás encendida aunque le darán ese toque rústico a tu salón. Y en otoño - invierno cuando las enciendas será un espacio muy acogedor.  

Salones rústicos con mucho encanto. Inspírate

3. El uso de la madera. Abusar de la madera, en cualquiera de sus variedades, es otra de las claves para lograr un salón rústico 100%. La madera de pino y las más naturales o toscas sin apenas tratar son materiales que puedes poner tanto en paredes como estanterías o suelos..  

Salones rústicos con mucho encanto. Inspírate

4. Texturas con motivos naturales. Te proponemos combinar un papel pintado en la parte inferior de la pared y pintura en la superior con un listón de madera que tape el encuentro. Si el papel es de motivos florales mini estarás acentuando el estilo rústico y el zócalo te ayudará a decorar y proteger la pared.

Salones rústicos con mucho encanto. Inspírate

5. El mimbre en muebles y accesorios. Tanto el mimbre como los textiles naturales como el algodón, la lana o el lino están muy relacionados con el estilo rústico. Incluso, en los ambientes rústicos más actuales, también encontrarás cuero y algo de metal.

Salones rústicos con mucho encanto. Inspírate

6.  Detalles en el techo. Puedes darle un toque rústico a tu salón con vigas de madera que las puedes dejar al natural o pintarlas del mismo color del techo para ganar en coordinabilidad. Y para acertar con la paleta de colores, piensa en los tonos que verías en un bosque. Marrón, verde y azul en tonos medios y suaves, que no pasteles. Por supuesto, con el blanco y los tonos beis de base.

Salones rústicos con mucho encanto. Inspírate

7. Plantas y láminas de motivos botánicos. También te ayudarán a poner una nota rústica allá donde quieras. Los motivos vegetales son característicos de esta tendencia, en todas sus versiones. Y si tienes la suerte de contar con una o varias ventanas con alféizar, decora ese espacio con plantas y alguna damajuana (los jarrones o vasijas de cristal). ¡Muy rústico!

Salones rústicos con mucho encanto. Inspírate