Seduce con una mesa llena de detalles

¿Y si apuestas por el blanco y el dorado para tu mesa de Navidad? Impresiona y deja boquiabiertos a tus invitados con un brillante y resplandeciente comedor repleto de detalles. Sobre un mantel blanco y dorado pon unos caminos de mesa totalmente blancos. Equipa la mesa con varios centros de mesa dispuestos con distintos adornos, guirnaldas luminosas… pero todos con algo en común: sus colores blancos y dorados. Para personalizar el asiento de cada comensal coloca un adorno en cada silla, decora la servilleta con una poinsettia dorada y pon una bola navideña con cada nombre para rematar el conjunto. ¡Te costará centrarte en la comida con tal belleza en la mesa!