Suelos de vinilo, la mejor alternativa para renovar tu casa

¿Necesitas una solución práctica y resistente para el pavimento de tu casa? Dale una oportunidad a los suelos vinílicos: son muchas las ventajas que ofrecen, tanto a nivel de la resistencia y durabilidad como en el plano decorativo.

Si bien en el pasado los suelos de vinilo no tenían muy buena reputación por ser considerados pavimentos de gama baja, con pocas prestaciones y menor calidad, hoy la cosa ha cambiado radicalmente. Los vinílicos son en la actualidad revestimientos a tener en cuenta, gracias a sus muchas cualidades y pocos inconvenientes.

Están fabricados con un material plástico (normalmente PVC) a base de resina cubierto por una capa de poliuretano que le aporta una gran resistencia a las manchas y a las rozaduras. De lo gruesa que sea la capa final o capa de uso dependerá la resistencia del suelo. Así, puedes optar por vinílicos para uso muy intenso, intenso y moderado.

Para toda la casa

Una de las ventajas más destacadas de los revestimientos de vinilo es que puedes instalarlos en todas las habitaciones de la casa, incluidos la cocina y el cuarto de baño. De hecho, funcionan a las mil maravillas en zonas húmedas ya que el agua, lejos de deteriorarlos, no les afecta en absoluto. Incluso existen vinílicos perfectos para terrazas y jardines.

Suelos de vinilo la mejor solución

Te hacen la vida más cómoda

Pero no es esta la única cualidad que presentan este tipo de pavimentos. Además de su gran resistencia a la abrasión, a los rayados y a las manchas, los suelos de vinilo te prometen la COMODIDAD con mayúsculas, en todos los aspectos. Para empezar, son fáciles de instalar ya que no requieren obras.

Suelos de vinilo la mejor solución

Además, tienen un mantenimiento sencillo ya que se limpian sin esfuerzo; basta con fregarlos con agua y un producto limpiador adecuado. Y también son muy cómodos de usar, pues presentan un tacto suave y agradable perfecto para caminar descalzos por la casa, o para que los niños jueguen en el suelo.

Con la apariencia que tú quieras

De la misma forma que los suelos laminados, también grandes imitadores, los pavimentos vinílicos pueden adoptar la apariencia de otros muchos materiales diferentes, en una suerte de copia casi perfecta. Las vetas del mármol o la madera, la textura mate del cemento pulido, los colores y diseños de las baldosas hidráulicas, etc. Los vinílicos ponen ante ti todo un mundo de opciones que te van a encantar.

Suelos de vinilo la mejor solución

Están disponibles de diferentes formatos, desde los rollos de vinilo hasta las losetas o las lamas. El objetivo es, sin duda, recrear los materiales a emular con la máxima exactitud.

Sin obras ni quebraderos de cabeza

El vinilo es un material perfecto para una reforma y eso se debe, en gran parte, a la facilidad con la que se instala, sin necesidad de sufrir engorrosas obras. De hecho, en la mayoría de los casos no hay que retirar el pavimento antiguo.

Existen dos métodos de instalación de los suelos vinílicos: con adhesivo y mediante sistema en clic. Ambos son bastante sencillos de llevar a la práctica, aunque instalar el vinilo en rollo es algo más complejo por las grandes dimensiones del revestimiento a encolar (este formato se instala siempre con adhesivo). Las losetas o las lamas son más manejables.

Suelos de vinilo la mejor solución

En cualquiera de los casos, el suelo ha de estar nivelado y no presentar irregularidades, ya que estas se notarían después. Para evitar este inconveniente, en los últimos años está surgiendo lo que se conoce como vinilo rígido (un núcleo sólido de vinilo y una protección adicional de fibra de vidrio). Como no es flexible ni maleable, ya no es necesario preparar previamente el suelo, puesto que los pequeños defectos no se notarán. Además, se trata de un revestimiento de gran dureza, con una extremada resistencia a golpes e impactos.