Romántica, dulzura y delicadeza en tonos neutros

El color nude y los tonos empolvados son el centro de la decoración. Se iluminan con el brillo del oro, la plata y los acabados nacarados. Es una tendencia dulce y delicada con el equilibrio justo entre naturalidad, sencillez y sofisticación. El toque romántico lo ponen las formas redondeadas, flores, mariposas…
Es una Navidad para aquellos a los que les gusta la moda y las tendencias, pero también para los más detallistas. La Navidad más romántica de LEROY MERLIN se aleja de los tonos y formas tradicionales para lograr una decoración delicada que sorprenda. El cristal, las maderas nobles, el mimbre y los acabados en plata y oro conviven sin problema en ambientes muy luminosos decorados con tonos suave. No faltan las plantas y flores ni las velas.

De ramas y hojas verdes o nevadas y de varios tamaños (así podrás colocarlos en el suelo o, los más pequeños, sobre un mueble). Pero también hay árboles más conceptuales en forma de conos. ¿Qué vas a elegir?

La magia de las luces

Las guirnaldas de luz blanca cálida tienden a amarillo y encajan en prácticamente cualquier estilo, desde las decoraciones para el árbol más tradicionales a las naturales y, por supuesto, las de esta tendencia navideña romántica. 

Nude, beis, rosa pálido… cualquier tono suave añade delicadeza a los adornos que decorarán tanto el árbol como un centro de mesa que hagas con ellos. Las bolas de cristal con nieve en el interior y mensajes escritos combinan con otras decoradas con motivos en relieve y purpurina. Zorros, caballos, abetos, patines, cisnes, muñecos de nieve, campanas… ¡tienes mucho donde elegir!

Figuras iluminadas en cualquier rincón

La iluminación tiene un papel relevante en esta tendencia navideña: las estancias se llenan de mini bombillas de guirnaldas, velas y otros adornos luminosos entre los que no faltan las figuras iluminadas. Colócalas, según su tamaño, solas en el suelo o junto a otros adornos navideños a modo de centro sobre una mesa.