Toda la información sobre el árbol Lilo

De nombre científico Syringa vulgaris, este arbusto grande o árbol pequeño de entre 3 y 7 metros de altura, es originario del Sureste de Europa y de los Balcanes. Sus hojas caducas tienen forma de corazón y un precioso color verde oscuro. En primavera aparecen sus flores en forma de ramilletes. Son pequeñas, tubulares, perfumadas y de color blanco, púrpura o lila. 

Estas plantas se utilizan con fines ornamentales en jardines o terrazas, como ejemplares aislados o para crear setos. Necesitan una exposición bien luminosa a pleno sol. Les basta con un suelo normal de jardín.

Plantación del Lilo

La primavera o el otoño son las mejores temporadas para plantar el árbol Lilo. Crecen mejor a pleno sol, por lo tanto, conviene buscar una ubicación donde reciban al menos seis horas de sol al día para tener una excelente floración.

Toda la información sobre el árbol Lilo

También es importante tener en cuenta que necesitan mucho espacio para crecer, sobre todo si piensas plantar un seto. Al elegir la ubicación asegúrate de que tendrán un buen drenaje, ya que no soportan el encharcamiento.

Cuidados del lilo

  • El riego. Es uno de los cuidados del lilo más importantes. Necesita mucha agua, sobre todo en época de floración y calor. Es vital mantener sus raíces correctamente hidratadas, también en los ejemplares jóvenes y recién plantados. Conviene evitar que el suelo se seque entre riego y riego. 
Toda la información sobre el árbol Lilo

 

  • La poda. En caso de querer dar forma al arbusto, tendremos que hacerlo en los meses de invierno. Es fundamental podar durante el reposo vegetativo de la planta, ya que, si se hace fuera de él, la planta se puede estropear. En los meses de primavera y verano, bastará con podar los racimos de flores marchitos.
  • El abonado. La aplicación de un abono mineral durante la época de floración hará que el arbusto produzca más cantidad de flores. Solo se deben utilizar abonos en este momento del año.
  • Multiplicación. El Lilo se puede multiplicar mediante esquejes obtenidos de ramas laterales en la época estival. También puedes acodarlo en primavera o trasplantar hijuelos enraizados al pie del tronco en invierno.