Todo sobre los helechos de interior

Son bonitos, decorativos y aportan mucha frescura al ambiente. La mayoría de helechos necesitan mucha humedad y, aunque les gusta la luminosidad, no toleran el sol directo. 

Los helechos son plantas perennes sin semilla que proceden de zonas tropicales y subtropicales, pero también de algunas regiones con clima mediterráneo. Se caracterizan por sus grandes hojas –parecidas a plumas– y son muy utilizadas en decoración. Son diferentes a otras plantas porque se reproducen por esporas o por las plántulas que crecen en sus rizomas. No tienen ni flores ni semillas. 

El baño suele ser una de las estancias en las que se colocan este tipo de plantas. Es una manera de asegurarle la humedad ambiental que necesitan. Eso sí, la estancia debe tener luz natural. También es perfecta para decorar estanterías o colocarla en un rincón, siempre que no reciba la luz directa de los rayos de sol y se mantenga el sustrato húmedo.

Tipos de helechos 

  • Helecho nido de ave 

El helecho de nido de ave, o Asplenium nidus, se caracteriza por sus grandes frondes –nombre con el de se denomina a las hojas de los helechos– en forma de lanza de un tamaño de unos 45 cm, aunque pueden llegar a medir 120 cm. Es un helecho robusto, vigoroso y de los más sencillos de cuidar. La mayoría de helechos conviene colocarlos en el exterior los meses más calurosos (evitando el sol directo), pero especialmente el de nido de ave, que conseguirá unas hojas muy exuberantes y fuertes. 

  • Helecho común o Nephrolepis

El helecho común o Nephrolepis exaltata es conocido también como helecho espada o helecho rizado. Es una de las variedades más empleadas para decorar interiores gracias a sus sencillos cuidados. También la caída de sus hojas las convierte en una planta muy valorada, ya que son estrechas, se subdividen y arquean, dotando a la planta de elegancia y mucha belleza.

  • Helecho macho o Dentabrón

El helecho macho, también conocido como Dentabrón o Dryopteris filix-mas, es uno de los preferidos por su adaptabilidad. Se le denomina “macho” por el aspecto robustos de sus frondes (su sistema de reproducción no tiene nada que ver), que nacen directamente del rizoma. Se caracteriza porque sus hojas se tornan de un color cobrizo en otoño.

  • Helecho Asplenium Bulbíferum

El Asplenium Bulbíferum pertenece al grupo de los helechos arbóreos (a diferencia de los anteriores que son helechos de mata), ya que desarrolla un tronco, aunque muy lentamente. Presume de mucho atractivo gracias a la disposición de sus hojas, que están muy divididas. 

Todo sobre helechos de interior

Cuidados de los helechos 

Los helechos se desarrollan mejor en condiciones de mucha luminosidad pero sin que les de la luz directamente. Los rayos de sol provocan importantes quemaduras en las hojas, que acaban secándose. También puede sobrevivir en condiciones de poca luz, aunque entonces sus hojas tienden a ser largas y débiles.  

Además de luminosidad, un helecho necesita un sustrato húmedo constante. Eso sí, evita que se encharque, ya que puede provocar la aparición de hongos y que las raíces se pudran. Para evitar que el sustrato se seque puedes cubrir el sustrato con una capa de mantillo o mulching, que evitará que la tierra se seque, sobre todo en verano. 

Todo sobre helechos de interior

Ten en cuenta también que si descuidas los riegos y se marchita, después es muy difícil recuperarla. En invierno, reduce el riego: con una vez por semana puede ser suficiente. A los helechos de interior también les gusta la humedad ambiental. Para que luzca bonito, verde y fresco, pulveriza sus hojas con agua tibia.

Todo sobre helechos de interior

La temperatura ideal de los helechos de interior en primavera y verano es de unos 20º y mientras que en otoño e invierno es de 16-17º. No soporta temperaturas superiores a 25º ni inferiores a 15º. Tampoco le gustan las corrientes de aire, ya sean de aire frío o caliente. 

En los helechos se realiza lo que se conoce como poda de limpieza y conservación. Para esto hay que utilizar unas tijeras –bien afiladas y desinfectadas– y cortar las ramas más viejas o leñosas, así como las hojas que estén seca o marchitas y las que estén enfermas. Al podar, corta los frondes que quieras eliminar a ras del suelo. Cuando finalices, asegúrate de agregar abono y sustrato, así como pulverizar el follaje. La mejor época para podarlos es a finales de otoño para que en primavera crezca vigorosa. Pero puede realizarse en cualquier momento si la planta está demasiado tupida.  

Si quieres trasplantar tu helecho de interior a una maceta más grande, la mejor época para hacerlo es durante los meses de primavera. Hazlo cuando la maceta se quede pequeña o detectes problemas con la tierra o el drenaje.