Todo sobre los ficus: ideas, cuidados e ideas de decoración

Es la planta de interiores por excelencia. Sencilla de cuidar, muy agradecida y capaz de aportar un toque extra y muy decorativo a cualquier estancia.

Los ficus son unas de las plantas más utilizadas por paisajistas y decoradores debido a su gran versatilidad, ya que se adapta por igual a ambientes de exterior como de interior. Mientras que, si está plantada en el suelo, puede alcanzar los 30 m de altura; en espacios interiores no rebasan de los 2 m.

Todo sobre los ficus

Existen más de 900 especies de ficus, desde arbustos hasta árboles o bonsáis. En su mayoría, son especies perennes (originarias de climas intertropicales). Una de sus principales características es que segregan una especie leche denominada látex, que puede ser tóxica para la piel y provocar picores.

Ficus: ¿qué tipos hay?

Sus especies más conocidas son la Benjamina, Danielle, Elástica o Pumila. La mayoría de especies dan frutos no comestibles. Aunque, como curiosidad, la higuera (ficus carica) es también un tipo de ficus y, precisamente, característica por su sabroso fruto, el higo o breva.     

  • Ficus Benjamina 

Es una de las especies más comunes, sobre todo en interior, ya que aporta mucha belleza y su cuidado es muy sencillo. Es una planta verde de interior que aportará color y vitalidad a tus estancias. Es perfecta para decorar estanterías, repisas o habitaciones en las que entra una luz tenue. Sus hojas son pequeñas, ovaladas y de un verde intenso. El ficus Danielle es una especie de ficus Benjamina. 

  • Ficus Elástica  

Característica por sus grandes hojas duras y de color verde oscuro con nervio central bien marcado. A diferencia de otros tipos de ficus, a esta especie le gusta el sol directo. En zonas sombrías termina perdiendo sus hojas. 

  • Ficus Ginseng   
Todo sobre los ficus

Es un tipo de ficus que se adapta al cultivo como bonsái, debido a los cuidados que necesita y cómo se desarrolla. Sus hojas son pequeñas y redondeadas. Y sus raíces, en forma de bulbos irregulares, permanecen por encima del sustrato, lo que la caracteriza y diferencia. 

  • Ficus Lyrata 

Se la conoce comúnmente como higuera roja de violín porque sus hojas recuerdan a la forma de este instrumento. Sus hojas son grandes y redondeadas en el extremo, de textura rugosa y gruesas, con nervios muy marcados y color verde intenso.

  • Ficus Pumila 

Es una planta trepadora de hojas pequeñas y tallos débiles. Puede ser utilizada en el exterior como trepadora o como cubresuelos. Y en el interior es perfecta como planta colgante. Requiere una humedad ambiental alta, por lo que se la tienes dentro de casa es necesario pulverizar sus hojas con agua tibia regularmente.  

Todo sobre los ficus

Cuidados de los ficus

Para que tu ficus se desarrolle correctamente tendrás que tener en cuenta varios factores: la luz, la temperatura y el riego. 

  • Luz: aunque los ficus pueden estar tanto en interior como en exterior es importante que tengas en cuenta que, aunque necesitan mucha luz para desarrollarse, es preferible evitar que le den los rayos del sol directamente. Al menos, en la mayoría de especies. 
  • Temperatura: para que crezca bien, lo ideal es que esté en un ambiente entre los 13 y los 24º. Pero ten en cuenta que, si la tienes en exterior, puede soportar hasta los 0º. No resisten las heladas. 
  • Riego: durante los meses más calurosos riégala dos veces a la semana, mientras que en otoño e invierno con un riego cada 10-15 días será suficiente.

Si tienes tu ficus en una maceta, debes asegurarle también un drenaje y abono adecuados. La maceta debe contar con buenos agujeros para que no se acumule la humedad, muy perjudicial para las raíces. Y aplica abono mensualmente para proporcionar a la planta todos los nutrientes que pueda necesitar. 

En cambio, si tu ficus está en un jardín, ten en cuenta que sus raíces son muy fuertes, por lo que pueden llegar a romper tuberías, agrietar aceras o dañar hormigón. 

Cómo podar un ficus

La mejor época para podar un ficus es a finales de invierno o principios de primavera. Aunque para mantenerlo podrás eliminar las ramas verdes en cualquier momento del año. Para podarlo necesitas una tijera de podar y unos guantes, para no mancharte con el látex. Si tienes tu ficus en exterior y es muy alto, también necesitarás una escalera. 

Lo primero que debes hacer es eliminar los nuevos brotes. Así te aseguras de que mantiene un follaje espeso y frondoso. Cuando realices los cortes, hazlos con una inclinación hacia abajo y siempre antes de los nodos. Si quieres que la rama vuelva a desarrollarse, pódala dejando al menos un nodo. Pero si, por el contrario, no quieres que vuelva a crecer, córtala hasta la rama, sin dejar nodos. Los nodos son las protuberancias en las que se unen las hojas o las ramas al tallo.

Cómo plantar un ficus

Hay dos maneras de reproducir un ficus: por esqueje o por acodos. Te damos las claves: 

  • Por esqueje: corta una rama de tu ficus de entre 10 y 12 cm. Quita las hojas inferiores y planta a media altura. Aprieta bien el sustrato con las manos y riégala de manera constante y, preferiblemente, siempre a la misma hora.     
  • Por acodos: este método es más complicado. En el caso del ficus, utilizaremos la reproducción por acodos aéreos, ya que lo más habitual es que no tenga ramas que puedan bajar hasta el suelo. Trata la herida con hormona de enraizamiento. Envuelve la zona con turba o musgo, cúbrelo con una lámina de plástico y, después, pon papel plata o periódico para que no entren los rayos de sol. Para hidratarlo, utiliza una jeringuilla cada 10-20 días. Cuando veas que las raíces ocupan toda la bolsa, sepáralas de la rama o tallo haciendo un corte limpio. Quita el plástico y planta el cepellón en un tiesto. 
Todo sobre los ficus