Tu casa se rinde a la tradición inglesa con una tendencia elegante y clásica 

La tendencia Inglés es para los que adoran los ambientes clásicos y sobrios. Su calidez es innegable. LEROY MERLIN evoca el aire británico a través de una colección en la que están presentes los cuadros en textiles y revestimientos, también los colores oscuros, las maderas lacadas en color y los tejidos invernales.

¿Sientes que tienes espíritu inglés? Y no nos referimos a la tan reconocida puntualidad británica, sino a sentir predilección por el confort y diseño de sus reconocibles interiores: colores oscuros, clasicismo y cuadros escoceses como señas de identidad.

La tendencia Inglés de LEROY MERLIN recrea su elegancia y ese aire masculino para hacer de tu casa un espacio clásico y sofisticado.

Tradición y clasicismo con sello propio

Patrones british

Los cuadros escoceses, conocidos como tartán en decoración, o el welsh, un motivo típicamente inglés, llevan la sobriedad inglesa a tu casa. La tendencia Inglés se basa en los colores oscuros (grises y azules, sobre todo) mezclados con pinceladas más alegres, que caldean.

Tradición y clasicismo con sello propio

Tejidos tradicionales muy invernales 

Cálidos y confortables. El algodón y la lana no faltan entre los textiles de calidad para el salón o el dormitorio. Tradición y elegancia entre las que se asoman, para romper la seriedad, los flecos. Pero sin perder de vista el toque masculino.

Tradición y clasicismo con sello propio

Los que buscan austeridad y elegancia y se sienten bien junto a una chimenea, rodeados de textiles que caldean un ambiente, tienen en esta línea su compañero de temporada.

Maderas lacadas 

Otra de las señas de esta tendencia son las maderas lacadas en los colores predominantes en Inglés: azules y grises con intensidad. Si te gusta el efecto de un mueble pintado en el mismo color que la pared, estás de suerte. Con esmaltes, pinturas a la tiza y lacas será posible dar una nueva oportunidad a un mueble antiguo.

Tradición y clasicismo con sello propio

El objetivo es conseguir un ambiente muy coordinado en tonalidades. Es decir, que la mayoría de las piezas que decoran una habitación sea de la misma gama cromática: desde los muebles hasta las tapicerías, textiles y complementos.