Dónde ubicar los detectores de humo, gases y CO2 en una casa

Los detectores o sensores de humo son uno de los sistemas más sencillos que existen en protección contra incendios. Un detector de humo óptico se activa en cuanto la lente que incorpora detecta un nivel anormal de humo visible en el aire. Entonces emite una señal acústica. Es una herramienta útil para tu tranquilidad y la de tu familia cuando estás en casa, incluso, por la noche cuando el sonido nos despertaría ante la presencia de humo.

Lo mismo ocurre con los detectores de gases y CO2,  que como su nombre indica, detectan la presencia de gas en el aire. Cuando hay una determinada concentración, el aparato emite una señal acústica y/o visual. Así, avisa si se produce la fuga de cualquier tipo de gas (propano, butano, gas natural o monóxido  de carbono –producido por una mala combustión de estufas de leña, gas o chimeneas-). Algunos modelos permiten la conexión al sistema de gas de manera que el detector corta el suministro si el nivel es alto para evitar accidentes mayores. Son un equipo de seguridad muy útil para mantener la tranquilidad ante posibles fugas. Si quieres saber más sobre cómo evitar accidentes gracias a estos detectores, consulta este artículo.

En LEROY MERLIN encontrarás detectores de humo ópticos de rayo infrarrojo (con dos dispositivos, uno emisor y otro receptor) y de tipo puntual (emisor y receptor están juntos). Pueden funcionar con pilas (que se deben sustituir al año), ir conectados al sistema eléctrico o al sistema de domótica de la casa. La cantidad y la distribución de los detectores viene marcada por el tipo de sensor pero también por la forma y dimensiones de la zona a proteger. Como orientación, en una casa de 100 metros cuadrados bastarían 2-3 detectores.

Dónde ubicar detectores de humo, gases y CO2

Los detectores de gases se pueden conectar a la red eléctrica. Algunos modelos incorporan además una batería –que funciona con pila- para que no deje de funcionar en caso de corte del suministro eléctrico. También los hay inalámbricos. Además, debes saber que los detectores de monóxido de carbono tienen un químico que ayuda al proceso de detección por lo que deberás revisarlo igual que las pilas.

Ubicación de los detectores de humo: ¿dónde colocarlos?

En este artículo nos centramos en la ubicación de los detectores para que su eficacia sea máxima. Los detectores han de instalarse preferiblemente en el techo, en una posición fija, en un lugar donde su rendimiento sea eficiente, teniendo en cuenta que el humo siempre tiende a subir. Entre uno y otro se puede establecer una distancia de separación de 9 metros (en un espacio sin obstáculos entre la zona a proteger y el detector).

Los detectores se deben colocar en el centro del techo de la estancia, ya que es donde se concentran humos y calor. Respeta una distancia mínima de 50 cm entre la ubicación del detector de humo en el techo y la pared.

Cuando decidas la ubicación del detector de humo presta atención a la altura del techo ya que este detalle puede influir en la detección: cuanto más alto sea, el humo tardará más en llegar al aparato. Toma como altura máxima un techo de 3 metros. Si es mayor -algo que no es frecuente en viviendas-, acorta la distancia entre detectores.

Dónde ubicar detectores de humo, gases y CO2

Debes ubicar el detector de humo en las estancias que requieran mayor vigilancia porque el riesgo de incendio en ellas es mayor, por ejemplo, cerca de la cocina. Pero evita hacerlo en una zona próxima a la placa de cocción para que no se dispare sin motivo con el vapor generado al cocinar. Por este motivo tampoco es aconsejable instalarlo dentro del baño.

También es aconsejable ubicar un detector en el salón o comedor por los aparatos eléctricos y cableado que allí se concentran. Para estar seguro en casa, es posible instalar uno en cada habitación. En casas de más de una planta, es recomendable instalar al menos uno en cada piso en pasillos o distribuidores,  de manera que la señal acústica que emite el detector de humo sea audible desde todas las estancias.

Otro lugar recomendable para ubicar un detector de humo es cerca de las salidas porque en caso de incendio, si el humo imposibilita la visión, podrás orientarte por el sonido para salir.    

Otras recomendaciones para la ubicación de detectores de humo

  • Evita instalar estos aparatos demasiado cerca de radiadores, calefactores o rejillas de ventilación puesto que se pueden disipar las primeras señales de humo.
  • Tampoco los ubiques en salidas o retornos de equipos de aire acondicionado (las corrientes favorecen la acumulación de polvo y esto provocar un mal funcionamiento o falsas alarmas).
  • Respeta al menos una distancia de 30 cm entre el detector de humo y las lámparas. El calor que generan atrae el polvo y esas  partículas pueden ensuciar la lente del detector (de ahí que sea importante mantenerla limpia)
  • Y no pintes el detector de humo ya que la pintura evitaría que funcionara correctamente.
  • Si tienes varios detectores de humo en casa, interconéctalos entre ellos para que todos suenen si se activa uno. Lo puedes hacer con cableado o tecnología inalámbrica. Para esto, ten en cuenta que si son del mismo fabricante te aseguras su compatibilidad.

Ubicación de detectores de gases y CO2: ¿dónde instalarlos?

Los detectores de gases también son de tamaño reducido y se instalan fácilmente. Lo más importante es saber qué tipo de gas tiene la instalación de la vivienda ya que los hay pesados o ligeros (más pesados o ligeros que el aire). En función de la gravedad del gas se instala el detector en una zona alta o baja siempre libre de obstáculos.

  • Para gases pesados (que no suben tanto, como el gas butano), la instalación se hace a una altura del suelo entre 0,30 y 1 metro y a una distancia a la fuente de gas menor de 1,5 metros.
  • Para gases ligeros (que suben fácilmente, como el gas natural) el detector se instala  en la parte alta de la pared, a una distancia de 0,30 – 1 metro del techo y a una distancia menor de 1,5 metros de la fuente emisora.

El monóxido de carbono (CO) se produce en la combustión de materiales como butano, propano, gasolina, queroseno, carbón, petróleo o madera. El detector de CO2 debe instalarse a poca distancia del suelo de manera que salte en caso de un nivel elevado antes de que alcance el nivel normal de respiración.

Dónde ubicar detectores de humo, gases y CO2

En caso de que salte el detector de gases y CO2 es fundamental ventilar lo antes posible la vivienda de manera que salga en gas nocivo.

Otras recomendaciones para la ubicación de detectores de gases y CO2

  • No instales el detector en el interior de un mueble
  • Para garantizar su correcto funcionamiento, el punto de instalación debe estar alejado siempre de elementos de ventilación, como puertas o ventanas
  • Los detectores se deben colocar en cada nivel de la casa cuando esta tenga varias plantas
  • Evita ubicarlo cerca de una puerta, ventana o extractor que podría alterar el nivel de gas
  • Tampoco conviene ubicar el detector en una zona donde la temperatura baje de -10°C o sobrepase los 40°C.
  • Evita lugares húmedos o mojados
  • El detector debe quedar alejado de corrientes de aire o zonas con suciedad (que podría acumularse en el aparato y bloquear el sensor)