Sin obstáculos: un baño más cómodo y accesible. ¡Y tan actual! 

Pedro y Margarita querían que su baño fuera más cómodo y accesible. Y, por supuesto, que resultase actual. Necesitaban olvidarse de la bañera y sustituirla por una zona de ducha, más segura para ellos. ¿Cuál sería el resultado? ¡Estaban deseando verlo reformado!

Demasiado oscuro, poco funcional y anticuado. El baño de Pedro y Margarita es espacioso pero se había quedado desfasado. Ambos lo sabían así que con el propósito de actualizarlo y de hacerlo más seguro para ellos se plantearon reformarlo. Las soluciones que LEROY MERLIN les propuso responden a sus necesidades y a las de cualquier persona mayor o con movilidad reducida que quiera un espacio más accesible en su día a día.

La seguridad es lo primero 

Pedro y Margarita ahora mismo están bien y se sienten rejuvenecidos con su nuevo baño. Pero saben que los años pasan y quieren que, sobre todo, resulte cómodo y seguro. La solución era eliminar todo lo que entorpeciera o dificultase el paso, para evitar golpes y resbalones.

Un baño más cómodo y accesible

Se prescindió de bidé y en lugar de la bañera ahora cuentan con una espaciosa y cómoda zona de ducha, realizada con un pavimento antideslizante, de la misma apariencia que el resto del suelo del baño, sin bordes o cambios de altura que obstaculicen la entrada. También cuenta con un asiento junto a la grifería para hacer más cómoda la ducha. Imagínate sentado, sintiendo el agua caer. ¡Un placer para cualquiera! Además, se han instalado asideros en la pared como punto de apoyo. Margarita lo reconoce: ahora se mueve en la ducha con más tranquilidad.

Un baño más cómodo y accesible

Tanto para las personas mayores como con movilidad reducida, debemos pensar en qué lugares del baño vendría bien una ayuda e instalar allí asideros o barras, como se ha hecho aquí a ambos lados del inodoro.

Un baño más cómodo y accesible

Una imagen actualizada sin renunciar a la comodidad 

Ahora el baño de nuestros protagonistas resulta más luminoso gracias a los tonos de los revestimientos elegidos. En las paredes, una combinación atrevida de azulejos hexagonales, alternados en gris oscuro y claro y, en el suelo, el pavimento Melbourne Natural en un acabado imitación madera, que resulta más tradicional y equilibra el conjunto.

Un baño más cómodo y accesible

Al prescindir del bidé, se ha ganado espacio para colocar en la pared un mueble columna de almacenaje, junto a la zona de lavabo. Esta se ha resuelto con un mueble suspendido en blanco, que facilita la limpieza por debajo, y el lavabo Pure de amplias dimensiones para dos. El gran espejo amplía el espacio y cuenta con iluminación led integrada. Ahora se ve todo clarísimo.

Y por supuesto, asideros y barras no desentonan en el conjunto. Con una línea moderna y cuidada en negro y acero, es perfecta para los que no quieren renunciar a la seguridad ni a la estética.