Un baño para dos

Utilizar el cuarto de baño simultáneamente y sin molestarse es posible. Toma nota de nuestros consejos para crear un espacio en el que asearse en pareja sea práctico y cómodo. ¡Se acabaron los turnos!

El baño suele ser un espacio de la casa utilizado por varias personas y, en ocasiones, la coincidencia de horarios escolares o laborales hace que sea necesario poder utilizarlo por más de una persona en el mismo momento.

Puedes crear un baño con todo lo necesario para poder compartirlo con tu pareja o con tus hijos, sin necesidad de contar con un gran espacio.  Así podréis asearos juntos por las mañanas y salir de casa al mismo tiempo. La clave está en disponer de los elementos básicos por duplicado.

Un mueble con dos lavabos

El espacio de almacenaje es fundamental en un cuarto de baño. Y, cuando es compartido, es esencial que haya lugares bien delimitados para cada miembro de la familia. Así cada uno podrá tener todo en orden y acceder a ello de manera fácil cuando lo necesite. 

¿Cómo lograrlo? Elige un mueble amplio, que tenga cajones grandes con espacio para guardar las cosas de ambos. 

Un baño para dos

También es muy práctico en un baño compartido tener dos lavabos con dos grifos. ¿Te imaginas lavarte los dientes o peinarte mientras tu pareja también lo hace?

Espejo de gran tamaño

Un gran espejo es la solución ideal para un baño compartido. Así contaréis con una superficie suficiente para poder miraros dos personas a la vez. Otra de las ventajas de esta solución es que ofrece una visión muy amplia, sin cortes, para no perderte ningún detalle.

La iluminación es muy importante para asearse, si eliges un espejo retroiluminado, te aportará toda la luz que necesitas en esta zona. Aunque siempre lo puedes completar instalando sobre él unos buenos apliques o una lámpara tipo camerino.

Un baño para dos

Ducha familiar

Una ducha amplia es el sueño de cualquiera. Además de ofrecer el espacio necesario para ser usada por dos personas a la vez, puede ser una oportunidad para transformar los momentos de aseo en tiempo de disfrute y relax en pareja. 

Si tienes espacio suficiente, aprovecha para poner dos grifos con dos rociadores. Tener dos grifos es muy cómodo, ya que podéis disfrutar de la ducha a la temperatura que os guste a cada uno. 

Un baño para dos

Los grifos encastrados molestan menos a la hora de ducharte. Además, dan una imagen más moderna del cuarto de baño y son más fáciles de limpiar.

El indoro, en un rincón

No siempre es posible, pero si la configuración de tu baño te lo permite, lo ideal es colocar el inodoro en un rincón, para ganar en privacidad. 

Un baño para dos

Si no te parece suficiente, hay varios recursos para aportar intimidad a esta zona. Desde levantar un tabique, construir un muro a media altura o crear una pared con bloques de vidrio, por ejemplo.

Un mueble auxiliar, espacio de almacenaje extra

Si necesitas más sitio para guardar cosas, lo puedes conseguir colocando baldas, armarios de pared o una columna a suelo, por ejemplo, en función del espacio disponible en tu cuarto de baño.

Un baño para dos

Un mueble auxiliar es ideal para guardar las cosas que no utilizas a diario.