Un cabecero do it yourself, tres estilos decorativos

¡Te vas a sorprender con esta idea! Por su genialidad y sencillez a partes iguales. En LEROY MERLIN te proponemos renovar la imagen de cualquier dormitorio y hacerlo más confortable. Y solo con dos elementos: una barra de cortinas y sus terminales y cojines. Protegerás la pared en la que se apoya la cama y la harás más confortable, una idea perfecta para los que acostumbran a leer un rato o ver el televisor antes de acostarse.

Se trata de fijar una barra con sus soportes a la pared, escoger los  terminales que más te gusten y un par de cojines que colgarán de ella. En función del tamaño de los cojines y de la altura de la cama, deberás instalar la barra. Cuenta que una buena medida es que los soportes queden a partir de 50 cm desde el colchón.

Una idea, tres cabeceros, tres estilos

Queremos mostrarte cómo puede cambiar el estilo de un dormitorio con variar solo un pequeño detalle. Con la misma idea de convertir una barra de cortinas en el soporte de un par de cojines, te proponemos tres cabeceros de diferentes estilos decorativos.

Un cabecero, tres estilos

Y es que la gama de barras de cortinas y terminales de LEROY MERLIN te permitirán hacer virguerías en este sentido. Por un lado encontrarás diferentes largos de barra –lo que te servirá para adaptar esta idea a camas de distinto ancho- y, por otro, materiales y acabados con los que confeccionar tu opción personal. Para potenciar aún más el estilo decorativo de tu cabecero, escoge los terminales adecuados.

Un cabecero, tres estilos

Barras en metal o madera, también en forja o acero. En blanco o negro, incluso en algún color. Y con terminales discretos para los que buscan sencillez o quieren dejar el protagonismo a una tela estampada; o más llamativos y grandes, incluso de cristal o en tono metalizado. ¡Tú decides!

Un cabecero, tres estilos

El mismo dormitorio, la misma decoración y solo el cambio de barra y terminales le da un aire más tradicional con un acabado en madera; contemporáneo para la barra y terminales esféricos más grandes en acabado inox o con aire cosmopolita para la opción en negro.

Un cabecero, tres estilos

¿Qué te han parecido? Seguro que te animas  a hacer tu propio cabecero para el dormitorio, cuarto de invitados o habitación infantil. Si quieres saber cómo se hace paso a paso este proyecto, mira aquí