Forra tu mueble con papel pintado (podrás hacerlo invisible)

¿Y si forras un mueble con el mismo papel que la pared? La mejor forma de integrar cualquier elemento en una estancia es hacerlo pasar desapercibido. Para ello, mimetiza el mueble con la pared recubriéndolo con papel pintado. Ayúdate con cepillos para que no queden burbujas. Lo mismo puedes hacer forrando estanterías, puertas, etc. Así el espacio quedará visualmente despejado y tu estancia parecerá más grande, pese a estar equipada. ¡Ya tienes tu mueble-camaleón!