Un paso con puertas correderas a partir de puertas abatibles

¿Y si dispusieras de una puerta corredera sin necesidad de comprarla? ¡Nos apuntamos al reciclaje! Es el momento de reaprovechar un par de puertas abatibles de madera y transformarlas en correderas. Separa la cocina, el salón de los dormitorios, el recibidor del salón… y en el mínimo espacio. Quita las manillas y herrajes de tu antigua puerta abatible. Tapa los agujeros y marcas con masilla, contrachapado o tacos. Deja secar y pinta la puerta entera, bien del mismo color que el resto de puertas de la casa o en un color llamativo que la convierta en el centro de atención. ¿Qué te parece darle una mano de pintura de pizarra para que los niños puedan dibujar en ella? Ya solo queda atornillar los rodamientos y colgarla de la guía, fijada en la pared sobre el vano de la puerta.