Una cocina con isla, ¡haz realidad tu sueño!

¿A quién no le gustaría tener en casa una cocina con isla? Son prácticas, cómodas y, además, decorativas a rabiar. Es cierto que necesitas espacio para instalar una, pero tampoco hace falta tener una cocina del tamaño de un salón de baile. Si tu sueño es una isla, puede que no estés tan lejos de convertirlo en realidad…

El espacio mínimo para acertar

Las islas no solo aportan un toque moderno y diferente a la decoración de la cocina. Tienen otras muchas ventajas que merece la pena valorar si estás pensando en hacerte con una. Para empezar, son un recurso genial para conseguir más espacio de almacenaje. Armarios, cajones, estantes encuentran su lugar en la isla, con todas las posibilidades que eso conlleva a la hora de guardar la vajilla, el menaje y demás utensilios. Podrás tenerlo todo a mano y bien organizado. 

Más almacenaje

Armarios, cajones... Podrás tenerlo todo a mano y bien organizado

Ver productos

Sin embargo, es imprescindible contar con un espacio mínimo para poder instalar una isla con éxito. Necesitarás, al menos, 1,10 m libres alrededor de la isla para que esta sea funcional y cómoda de usar. Si no es así, no será buena idea empeñarse en poner una.

¡Espacio extra para trabajar!

Las cocinas con isla ofrecen algunos metros más de encimera donde incluso puedes instalar la placa de cocción o el fregadero. ¡Inspírate con estas ideas!

VER MUEBLES DE COCINA

Elige la isla que más te conviene 

Para elegir el tipo de isla que necesitas y acertar, has de pensar en el uso que quieres darle. Puede que solo te haga falta espacio para guardar y una buena encimera en la que preparar tus magníficas recetas. Podrás planificar el equipamiento de la isla con cajones, estantes, armarios o gaveteros extraíbles. 

O quizás prefieres instalar en ella la zona de cocción para dejar libre más espacio en el resto de la cocina. En este caso necesitarás una buena campana extractora especial para islas de cocina. ¿Y por qué no poner en ella el fregadero y la zona de lavado? Todo es posible. Solo has de tener en cuenta si dispones de las conexiones de agua y electricidad necesarias en cada caso. 

Una cocina con isla

Una idea fantástica, si el tamaño de tu cocina lo permite, es disponer en la isla un pequeño rincón para desayunar o comer, a modo de barra. Es fácil conseguirlo prolongando unos metros la encimera por encima de la estructura de la isla. Si ésta tiene una altura de 90 cm (es lo adecuado para trabajar con comodidad), puedes poner la barra de desayunos un poco más alta para delimitar el espacio, y completarla con un par de taburetes altos. 

Procura que tu barra tenga 30-40 cm de ancho como mínimo, y unos 80 cm de longitud si quieres que puedan usarla dos personas a la vez (se recomiendan unos 40 cm por persona).

La mejor distribución para tu cocina

Con una cocina que lleve una isla podrás configurar muy fácilmente lo que se conoce como triángulo de trabajo, y que no es otra cosa que disponer en forma de triángulo, como su propio nombre indica, la zona de cocción, la de lavado y la de almacenaje de los alimentos. Si tienes en la isla una de estas tres áreas señaladas, podrás colocar en otro frente las dos zonas restantes. Ya tienes tu triángulo. ¿Qué te parece?

Una cocina con isla

Una gran solución para cocinas abiertas

Apuesta por electrodomésticos de calidad que te ayuden a minimizar las consecuencias de tener una cocina abierta. Invierte, por ejemplo, en una buena campana extractora. Tanto si la zona de cocción está en la isla como si no, una campana de calidad absorberá mejor los humos y los olores cuando estés cocinando, y evitará que se extiendan por el resto de la casa. 

Cocinas abiertas al salón

Gracias a la isla dividirás ambos ambientes de una forma práctica y decorativa

Ver productos

Controlar el ruido del lavavajillas o la lavadora también será más fácil si cuentas con aparatos de última generación, más silenciosos y eficientes. Tienes un amplio repertorio de electrodomésticos que te ayudarán a hacer de tu cocina un espacio mucho más cómodo.

Una cocina con isla

¡Hágase la luz! 

Es importante que la cocina esté bien iluminada. En especial, la zona de preparación de los alimentos y la de cocción. Y, por supuesto, la isla. Una luz directa sobre ella evitará que se creen molestas sombras sobre la superficie de trabajo. 

Además, tienes un sinfín de posibilidades para iluminar tu isla: lámparas de techo, focos, etc. Una idea muy decorativa es colocar tiras de bombillas led en puntos concretos, por ejemplo bajo los armarios, para conseguir una luz ambiental muy agradable. Y colocar luz más directa sobre la zona.

Una cocina con isla

Lo último en colores y acabados

Para gustos están los colores y en materia de cocinas encontrarás una gama inmensa de colores y acabados.

Puedes elegir tonos intensos o apostar por el blanco total, aunque una buena idea es combinar y mezclar. Y también es un acierto mezclar colores con acabado en madera.

Grises y negros dan a la cocina un aire muy elegante. Y si el espacio no tiene mucha luz siempre puedes combinar estos colores oscuros con blanco. 

Decoidea

Elige un color o material diferente para tu isla y ganarás en dinamismo

Ver productos

Sea como sea, una isla abre ante ti todo un mundo de posibilidades decorativas llenas de emoción, de energía y de elegancia para tu cocina.