Una estantería convertida en casita de muñecas

¿Y si reciclas una estantería básica y la conviertes en una casa de muñecas? Da vida a una pared de la habitación de tu peque y conviértala en un rincón mágico, que hará las delicias de los niños de la familia. Una vez tengas montada la estantería en kit, ¡da rienda suelta a la imaginación! Pon un bonito papel pintado en la parte trasera de cada balda y con combina con pintura en las paredes de cada estancia de tu casa en formato mini. ¿Qué te parece dibujar un tejado, almenas o árboles en la pared en la que se apoye tu nueva creación? Tendrás un auténtico castillo para las muñecas. ¡Amuéblala y a jugar!