Una maceta convertida en mesita

¿Y si transformas un bote de pintura vacío o una maceta grande en una práctica mesa auxiliar? Con ella puedes decorar un rincón, acompañar tu butaca favorita o crear una composición con varios modelos de diferentes tamaños. Decórala con pequeños arreglos florales o plantas, el libro que te estás leyendo y unas velas. Solo necesitas cuerda en un tono natural para recubrir el bote o la maceta y silicona para fijarla y asegurar que no se desprenda. En el caso de que elijas un bote maxi de pintura, retira el asa y forra también la tapa con la misma cuerda. Así podrás usar la mesa de contenedor para guardar pequeños objetos. ¡Nadie imaginará que tu nueva mesa tuvo una vida anterior muy diferente!