Un mural de pintura imantada para la pared 

¿Y si conviertes una pared en un soporte imantado que atraiga todas las notas, fotos y dibujos que te apetezca mostrar y tener a mano? Esta idea es perfecta y muy práctica delante del escritorio para tener a la vista los avisos que no puedes olvidar, facturas, citas… Pero en la cocina también podrás tener a mano el menú del día, esa receta por hacer y lista de la compra. Solo tienes que delimitar la zona que quieres pintar con cinta de pintor y rellenar con pintura imantada. Deberás aplicar un par de manos y rematar con una pintura normal para darle color. Retira la cinta antes de que seque completamente ¡y empieza a sentir la atracción de la pintura!