Unos farolillos muy navideños a tu gusto

Qué fácil te resultará imaginar esta idea en tu casa. Y mucho más llevarla a cabo. Es apta para cualquiera que quiera personalizar la decoración de Navidad. Necesitarás un par de farolillos, bolas de Navidad de colores, cintas de tela y alguna ramita u hoja verde. Pega con silicona caliente las ramitas en la parte superior del farolillo y cubre el extremo con una cinta rematada en un gran lazo. Hay cintas que incorporan alambre para que esa lazada quede voluminosa. A continuación, abre la puerta del farolillo y rellena el interior con las bolas que hayas escogido. Lo bonito es combinar tamaños y colores. Cierra para que no se escape ninguna y coloca los nuevos farolillos en el hueco interior de la chimenea, sobre una mesa o junto a la puerta.

Descubre más detalles de este proyecto en el paso a paso.