Unos taburetes antiguos convertidos en pufs tapizados

 

¿Y si transformas tu antiguo y rígido taburete en un diseño bonito y acolchado? ¡Será más cómodo! Con él podrás decorar el recibidor y usarlo para sentarte mientras te descalzas o llevarlo al baño para sentarte en él mientras te pintas las uñas. Recubre con gomaespuma de alta densidad el asiento del taburete y fija la gomaespuma a la base con pegamento o grapas (según sea el material de tu taburete) para que no se mueva. Luego coloca una pieza de tela que cubra el nuevo asiento, ténsala y grápala. Elige una tela de estampado animal para dar un toque salvaje a tu decoración, floral para aportar un estilo primaveral, geométrico en blanco y negro si te apuntas al nórdico o liso para una apuesta segura. ¡Manos a la tela!

Unos taburetes antiguos convertidos en pufs tapizados