Elige las ventanas que tu casa necesita

¡Qué importantes son las ventanas en una casa! La abren al exterior, la conectan con el paisaje, la llenan de luz, la aíslan del frío o del calor... Y, por si fuera poco, son un elemento decorativo de primer orden. Si las vas a sustituir, o si solo quieres darles un aire nuevo con pintura, cortinas, estores, etc., toma nota de todo lo que puedes hacer para transformarlas en elementos arquitectónicos y estéticos… ¡únicos!

¿Vas a reformar tu hogar? Aprovecha para cambiarlas

Has decidido, por fin, meterte en obras. Vas a renovar la vivienda y es el mejor momento para sustituir tus obsoletas ventanas –por las que se cuela el frío a todas horas- modelos nuevos y eficaces. No te lo pienses: la instalación es más fácil de lo que parece, sin apenas polvo ni escombros, y aunque la inversión económica es elevada, amortizarás en poco tiempo lo que has gastado. Los cerramientos modernos ayudan a mantener sin oscilaciones la temperatura del interior y son muy duraderos. Ahorrarás en calefacción, aire acondicionado y mantenimiento mucho dinero, pudiendo llegar a reducir en un 50-65% la factura energética mensual, si las ventanas cumplen con las características técnicas de eficiencia y calidad.

A la hora de adquirirlas, ten en cuenta el material de la carpintería (aluminio, madera o PVC), el tipo de apertura  y el acristalamiento. 

Elige las ventanas que tu casa necesita

Pero además de estos factores prácticos, debes pensar que unas ventanas bonitas transforman de forma sorprendente el aspecto de cualquier espacio. La variedad de diseños multiplican por mil las posibilidades decorativas. Pueden tener forma cuadrada, rectangular o en arco; hojas con perfiles anchos, estrechos o con cuadrícula de palillería. A todo esto hay que añadir la extensa gama cromática.  ¡Es infinita!

Elige las ventanas que tu casa necesita

Tu salón tiene un gran mirador orientado a un parque: te encanta ese horizonte verde, de grandes árboles y horizonte despejado, sin edificios que lo limiten. Sin embargo, en invierno notas cómo por esa gran superficie de vidrio se cuela el frío. Y en verano no puedes mantener las persianas levantadas sin que el cristal transmita el calor del exterior. 

Elige las ventanas que tu casa necesita

¿Cómo mejorar el cerramiento? Te pierdes entre tanta oferta. Será más fácil decidirte si valoras las características de cada clase de ventana, los materiales y las aperturas en relación con el espacio al que vaya destinada. Solo así darás en la diana.

  • El aluminio es resistente e inalterable. Sin embargo, se trata de un metal y, como tal, excelente transmisor. Para que aísle bien, la carpintería debe estar dotada de rotura de puente térmico (RPT), un sistema técnico que evita los “saltos” de temperatura de fuera hacia dentro.
  • El PVC, por su parte, comparte las mismas virtudes que el aluminio, no se altera ni decolora y su conductividad térmica es casi nula, de ahí que tenga gran capacidad aislante.
  • En cuanto a la madera, las ventanas de este material son muy indicadas para casas de campo o de estilo rústico. Además, gracias a las nuevas tecnologías, los productos son estancos, resistentes y con escaso mantenimiento, pues están protegidos por lasures de poro abierto. Aún así, la materia prima precisa más cuidados (dilatación, decoloración) que ninguna de las otras opciones. ¿Quieres una solución a mitad de camino? Opta por las carpinterías mixtas, con madera en el interior y PVC o aluminio en el exterior. Son bellas y funcionales, aunque también las más caras.
Elige las ventanas que tu casa necesita

Corredera, practicable, batiente: una apertura para cada necesidad 

No hay nada más gratificante que respirar el olor fresco de la mañana cuando abres la ventana de par en par y el aire se renueva al instante. O, al contrario, qué buena sensación cerrarla herméticamente un día de crudo invierno y dejar la borrasca tras los cristales... 

Elige las ventanas que tu casa necesita

Y es que, tan importante como el material de que están hechos, son los sistemas de apertura de los cerramientos. Decidirse por uno u otro depende en gran medida del espacio disponible y de la necesidad de estanqueidad.

Si la habitación es pequeña, lo mejor es recurrir a ventanas de hojas correderas. O, por ejemplo, en baños o en buhardillas con techos inclinados los modelos oscilobatientes resultan muy prácticos, ya que se puede regular el grado de apertura y se mantiene la privacidad. Si se precisa un sistema de cierre altamente estanco, lo más apropiado es una ventana con cierre practicable. Y, ojo, siempre que hay niños pequeños en la vivienda, conviene añadir a la ventana dispositivos de seguridad que eviten riesgos innecesarios.
Elige las ventanas que tu casa necesita

El color sí importa: consejos para usarlo

Blanco, bronce, plata, negro, rojo, madera… El color de las ventanas influye (y mucho) en el resultado decorativo de tu casa. Si vives en una comunidad de vecinos, este criterio te vendrá por lo general impuesto, y deberás respetar la normativa al respecto. Sin embargo, si tu residencia está en un núcleo rural o se trata de una vivienda unifamiliar, será más fácil elegir libremente el color y forma de los cerramientos.

El blanco es uno de los colores estrella en la decoración y aporta mucha luminosidad a cualquier estancia, además de que combina con cualquier tipo de mobiliario y complementos. 

Elige las ventanas que tu casa necesita

También el negro es un color que va con todo y, aunque tiende a empequeñecer los espacios, queda de lujo en decoraciones vintage o de tipo industrial, ya que recuerda a las carpinterías de hierro de las casas antiguas y las fábricas. 

Elige las ventanas que tu casa necesita

El bronce y el plata son colores clásicos que remarcan los cristales y realzan las carpinterías. En cuanto al rojo, al azul… son de lo más apropiados para animar y poner desenfado en habitaciones infantiles. Quedan súper alegres.

¿Quieres embellecer las ventanas que ya tienes? Las cortinas nunca fallan

Se dice que en los países nórdicos las ventanas no llevan casi nunca cortinas porque no hay nada que ocultar en el interior de la casa. Sin embargo, la función de estos complementos no es tanto ocultar como proteger: la privacidad, el exceso de sol, etc. Las cortinas y visillos tamizan la luz y transforman por completo los espacios. La tela sigue siendo la mejor baza para complementar una ventana: la oferta de diseños y modelos es enorme y su elección y dependerá del color y el tamaño de la habitación en la que se coloque, el equipamiento, si se trata de una zona privada o pública, si la habitación va destinada a adultos o a niños… y, por supuesto, del gusto personal. La moda en este capítulo es de lo más flexible. Se llevan mucho los estampados (flores, motivos geométricos), pero también los diseños lisos. Y en cuanto al largo, acertarás tanto si cuelgas unas cortinas que arrastren un par de como si te decantas por unas que vayan a ras de suelo. La única salvedad es que no queden cortas y que la calidad del tejido garantice que cortinas y visillos luzcan por sí mismos. 

Estores, para ambientes modernos y fluidos 

¿Te gustan los espacios despejados, de gran sencillez decorativa, un punto minimalistas? Opta por unos estores para vestir tus ventanas. Puedes mandarlos hacer a medida o con dimensiones estándar, y en el tipo de tejido que más te guste. Desde los más clásicos –loneta, lino, poliéster–hasta los más novedosos, como los de PVC, o de screen, que dejan pasar la luz pero no el calor. 

Elige las ventanas que tu casa necesita

Los estores de madera, bambú, fibras vegetales aportan una calidez y una luz muy especial a las habitaciones. Y para graduar a voluntad la cantidad de la luz, puedes colocar las prácticas cortinas de lamas regulables. Quedan perfectas en estéticas de tipo industrial, atmósferas años 50, estilo mid century

Elige las ventanas que tu casa necesita