Viste tu casa de otoño: así la envolverás de calidez y serenidad 

Con el otoño, el ciclo natural aminora su marcha y en este proceso de transformación pinta el campo en mil tonos cálidos, desde el amarillo al rojo. La decoración es un fiel reflejo de dicha metamorfosis. Los interiores se preparan para dar la bienvenida a la estación más romántica del año y se inspiran en los cálidos colores del paisaje, en esa luz dorada tan especial. Una vuelta a la raíces, a la naturalidad y a la belleza de las pequeñas cosas. Estas son las claves para transformar tu hogar.

Colores de la tierra y el bosque

El ocre y el naranja de las hojas de los árboles, el verde del musgo que trepa por sus cortezas, el marrón de la tierra, el cereza de los frutos del bosque, el burdeos de las viñas... ¿Quién dijo que el otoño es triste o aburrido para decorar nuestro hogar?  Los colores provocan diferentes emociones y el uso de una paleta otoñal sin duda ayudará a enfrentarse mejor con el día a día: la calidez y la calma que producen estos suaves tonos, potentes pero no excesivos, son fundamentales para crear atmósferas serenas y poco recargadas, algo muy importante en una época del año en la que se pasa más tiempo casa.

Viste tu casa de otoño

Puedes pintar las paredes o algunos muebles, o, simplemente, introducir esta suave paleta –donde tienen cabida los blancos, tierras, tostados en todas sus tonalidades y los dorados y platas– a través de los complementos: decora de otoño con cojines y ropa de cama, con objetos ornamentales, con pequeños centros de flores e iluminación... ¡y tu casa se llenará del color del campo!

Viste tu casa de otoño

¡Más madera!... si quieres crear atmósferas cálidas 

Una cabaña acogedora, entrañable, enclavada en un paisaje de montaña. ¡Y construida en madera! A menudo la imagen de la felicidad se representa en uno de estos bucólicos escenarios. Este material natural nos conecta con nuestras raíces, con la tierra, con nuestra infancia, y evoca instantes vividos con intensidad. Por eso es tan importante tenerla presente en la decoración de la vivienda. Puedes colocarla en los suelos: los pavimentos de tarima y parquet son bellos, cálidos y muy agradables para pisar con los pies descalzos. O en las paredes, mediante zócalos de lamas, que no solo las revisten sino que, además, las singularizan los espacios. O en los techos, con vigas a la vista: se llevan tanto en viviendas rústicas como en los lofts más urbanitas.

Viste tu casa de otoño

Revestimientos que imitan materiales naturales 

Pero no hace falta disponer de una cabaña o de una casa en el campo para recrear ese bonito estilo. También en tu piso urbano puedes logar una atmósfera idílica. Incluso sin madera: hay materiales vinílicos que imitan con tal precisión a los auténticos que nadie diría que no lo son. Pavimentos y revestimientos que simulan en su dibujo y estructura la madera o a distintas variedades de piedra (pizarra, mármol, caliza...). Se instalan fácilmente y apenas precisan mantenimiento. Además, el resultado final no puede ser más “real”. Instálalos en tu casa: son tendencia.

Viste tu casa de otoño

Muebles vintage y fibras vegetales, clásicos muy modernos 

Buscar tesoros en mercadillos es una de tus máximas aficiones. Te encanta ir a los chamarileros y a las tiendas de artesanía para encontrar joyas vintage. Te recuerdan a las piezas que había en casa de tus abuelos: mesitas tocineras, sillas Thonet… pero no siempre son fáciles de encontrar. Por eso, nada como “poner” unos cuantos años a muebles nuevos sin que lo parezcan. Seguro que tienes en casa un modelo de madera que puedas decapar y dejar al natural, o que quieres transformar con un acabado desgastado tan de moda. Nada más fácil con un poco de habilidad y herramientas tan infalibles como pinturas, tintes y ceras. La pintura a la tiza –chalk paint– es magnífica para conseguir ese efecto y actualizar ambientes dándoles un estilo neorrústico muy shaby. Por ejemplo, con colores pastel, que iluminan cualquier habitación de la casa. Y si quieres un look campero y otoñal, ¿por qué no integras en el interior de tu casa muebles exterior? Los modelos de jardín de ratán, mimbre o hierro forjado quedan de lujo.

Viste tu casa de otoño

Recicla y recupera, una moda ecofriendly 

Tienes alma eco y disfrutas del trabajo que sale de tus manos. Por eso te causa tanta satisfacción ver cómo un objeto abandonado se convierte en una pieza hermosa que decora tu hogar. Ese palé de madera que recogiste en el contenedor puede servir para construir un precioso cabecero de cama, un juguetero para tu hijo, o un original mueble-revistero para el ordenador.

Viste tu casa de otoño

Las puertas recuperadas de un armario se transforman en un maravilloso biombo para separar ambientes. Añádeles un par de baldas, un espejo, un perchero… y protégelas con una cera oscura para que parezcan antiguas. Será una pieza única. Una caja de frutas puede convertirse fácilmente en un armario abierto para el baño o un estante en el que colocar especias en la cocina. El DIY te permite tener muebles con un toque genuino y muy personal, que llevarán ese sello campero tan bonito… ¡pon manos a la obra!

Viste tu casa de otoño

Haz bodegones de “naturaleza muerta” con piñas, ramas caídas, hojas. O pequeños buqués con flores silvestres, con centros de frutas de estación... ¡Resultan de lo más country-chic!

Motivos vegetales y textiles amorosos te preparan contra el frío 

¿Hay algo más otoñal que la hoja amarilla de un arce, de un abedul? ¿O la imagen de una cesta de mimbre llena de setas, castañas o bellotas? Si quieres llenar tu casa de otoño, ¿por qué no lo introduces en ella con pequeños detalles? Hay muchas posibilidades decorativas. Puedes “estampar” estos motivos en las paredes. Busca un papel pintado bonito con dibujos que representen esta época del año. Puedes decorar con él la habitación de tus hijos, o resaltar una zona del salón, de la entrada

Viste tu casa de otoño

Otra alternativa infalible es  jugar con los textiles. Cambia los cojines, mantas, plaids por otros modelos con estampados temáticos, colores otoñales y tacto suave. También con edredones calentitos y pieles de oveja esponjosas, es el lugar ideal para acurrucarse, relajarse y descansar después de un día agitado.

Viste tu casa de otoño