Cómo elegir farolas

El exterior de la casa, ya sea la zona principal del jardín, las zonas de tránsito o la entrada al garaje, debe estar correctamente iluminado. El uso de farolas, un tipo de luminaria en forma de columna que o bien proyecta luz en todo su cuerpo o solo en desde la parte superior donde se encuentra la bombilla, responde a la comodidad de hacer un uso cómodo durante la noche de esos espacios y a la seguridad, permitiendo la visión para evitar caídas y sobresaltos. Es importante que las farolas, por su altura, estén perfectamente ancladas a una base de hormigón o cemento (firme, no tierra) y así soporten la fuerza del viento.

Cómo elegir farolas

Criterios: cómo elegir farolas

Distribuir farolas por el perímetro de un jardín grande a una distancia regular es una buena idea para lograr una iluminación general. Así se delimita el terreno mediante la iluminación la parcela y se evitan sombras en la zona de vallas o paredes exteriores, siendo un elemento más de seguridad contra intrusos. Una farola tiene una altura considerable (entre 150 y 180 cm mínimo). Tenlo en cuenta cuando escojas el lugar de instalación.

Cómo elegir farolas

Tipo de alimentación: solar y eléctrica

- Solar (sin cables). Este tipo de soluciones incorpora un pequeño panel fotovoltaico que permite acumular la energía solar en una batería. Puede tener una autonomía de hasta 20 horas, en función del modelo. La iluminación solar supone un mayor ahorro y una potencia idéntica a las farolas conectadas por cable a la corriente. Otra de las ventajas es que es posible contar con una farola aunque no haya instalación por cable.

- Eléctrica (cableado). Precisa cable y toma de corriente. Lo ideal es que quede la instalación por el suelo, oculta, de manera que no estorben los cables ni provoquen caídas. Es lo mejor por seguridad.

Tecnología: casquillo o LED

Las farolas con casquillo llevan bombillas. Lo más recomendable es que estas sean LED porque son de bajo consumo. Respeta siempre la potencia máxima indicada. Al escoger la bombilla también puedes escoger el tipo de temperatura de la luz. Si son farolas con LED integrado no puedes escoger la bombilla sino que este y el tipo de luz vienen por defecto con el modelo. No se sustituye la bombilla nunca sino que se cambia la farola cuando el LED llega al final de su vida útil, que puede alcanzar 50.000 horas -unos 17 años si la mantienes encendida unas 8 horas al día-. Con este sistema nunca hay que “abrir” la farola para cambiar una bombilla con lo que se garantiza su estanqueidad.

Detector de presencia

Entre los modelos de farolas que encontrarás en LEROY MERLIN puedes escoger diseños con detector de presencia o sin él. Si lo lleva suele tener un ángulo de detección concreto que permite que se encienda automáticamente la luz en cuanto localiza presencia en su radio de acción.

Material de la farola

  • Acero inoxidable. Es resistente a la lluvia y humedad y no se oxida. Es resistente y duradero. También es resistente al salitre propio de las zonas de costa.
  • Aluminio. Un metal ligero y que no se oxida. Es resistente a los cambios de temperatura.
  • Plástico. Suele usarse ABS o policarbonato con tratamiento anti UVA para que no se dañe o desgaste con los rayos del sol. En zonas costeras es recomendable este material porque no le afecta el salitre. Son la opción más económica pero los de color blanco pueden amarillear con el tiempo ante una exposición continuada y directa al sol.

Según el estilo decorativo de la luminaria

Las farolas clásicas tienen una línea tradicional, generalmente en un diseño de cuerpo estilizado rematado en una pantalla superior. Juega con las formas geométricas y puede incluir algún ornamento en la base del cuerpo. También los colores son tradicionales: negro, blanco y verde botella.

Las farolas modernas tienen una línea más minimalista. Pueden presentar un diseño de cuerpo estilizado y líneas rectas y remate en cuerpo de luz o bien tratarse de una farola en forma de columna luminosa en toda la pieza. Estas suelen jugar más con el efecto de las luces. Hay más variedad de colores y acabados.

Ten en cuenta que según el diseño de la luminaria en función del estilo decorativo, la emisión de la luz varía y puede ser hacia abajo (se aprovecha toda la luz que se concentra en la zona debajo de la farola); hacia abajo y lateralmente (la luz es más tenue debajo de la farola pero con un perímetro de iluminación mayor); o en todas direcciones.

¿Qué tipo de iluminación permiten las farolas?

  • LED, halógeno o fluocompacta (bajo consumo): hay modelos con base E27 (casquillo grueso) con los que puedes usar indistintamente bombillas de cualquier tipo. Siempre respetando la potencia máxima recomendada. Recuerda que cada tecnología tiene unas características lumínicas distintas. Puedes verlo en el siguiente cuadro:
Cómo elegir farolas

 

  • Con LED integrada: hay algunos modelos en los que la tecnología LED va integrada en el mecanismo de la farola. No hay que sustituir nunca la bombilla LED que puede alcanzar las 50.000 horas de vida útil –unos 17 años si la mantienes encendida unas 8 horas al día. Si el portalámparas está completamente cerrado garantizas que no entre polvo y una mejor estanqueidad.
Cómo elegir farolas

Elegir una farola según el tipo de material

La zona climática del jardín puede ser importante a la hora de decidirse por un material u otro.

  • Acero inoxidable o aluminio: resistente a la humedad y al salitre propio de las zonas de costa.
  • Hierro y otros metales: muy resistentes frente al fuerte viento o el sol. Sometidas a un ambiente húmedo pueden sufrir algo de oxidación, especialmente en zonas donde se levante el esmalte a consecuencia de algún golpe. Es aconsejable repintarlas cada 3 o 4 años con un esmalte para metales de exterior para que se mantengan perfectas.
  • Materiales plásticos y polímeros: son la opción más económica. Ten en cuenta que el color blanco en material plástico puede amarillear con el tiempo si está en una zona de exposición directa al sol.
Cómo elegir farolas

¿Cómo quieres que ilumine la farola?

En función de la zona hacia donde dirigen la luz, las farolas pueden destacar por:

  • La emisión de la luz hacia abajo: se aprovecha toda la luz que se concentra en la zona debajo de la farola.
  • La emisión de la luz hacia abajo y lateralmente: la luz es más tenue debajo de la farola pero con un perímetro de iluminación mayor.
  • La emisión de la luz en todas direcciones: al no llevar caperuza en la parte superior, la luz se escapa también hacia arriba.
Cómo elegir farolas

Elegir una farola según el diseño

Escoge el estilo que mejor combine con tu jardín: desde farolas clásicas que combinan hierro y cristal hasta diseños vanguardistas de líneas rectas o angulosas.

Ten en cuenta la altura que necesitas. Hay farolas desde poco más de un metro (recomendadas para delimitar un camino o situar en terrazas) hasta las más altas, de 5 metros (para pistas de tenis, grandes superficies o usos especiales).

Cómo elegir farolas

Las farolas solares, un valor en alza

Las luminarias de alimentación solar están despegando y cada vez tienen más adeptos porque supone un ahorro de energía y de dinero en la factura de la luz.

¿Cómo se acumula la energía solar? La farola tiene un panel fotovoltaico incorporado que se recarga con la luz del sol durante el día. Esa batería alimentada de forma natural permite disponer de luz al anochecer.

Cómo elegir farolas

No necesita cables ni instalación eléctrica y, tras colocarla, podrás tener luz de forma automática o programada. 

Farolas con detectores incorporados

Algunos modelos de farolas cuentan con extras que resultan muy cómodos como por ejemplo:

  • Detector crepuscular que permite encender la farola automáticamente cuando la luz natural se reduce, aprovechando el máximo de la carga y sin tener que molestarte en encender tú mismo la luz.
  • Detector de movimiento con un ángulo de detección que permitirá encender automáticamente la luz cuando localice presencia en su radio de acción.
Cómo elegir farolas