Cómo elegir focos de exterior

Una correcta iluminación del exterior de tu casa no solo te permitirá disfrutar más tiempo del jardín alargando las veladas, sino que también embellecerá su perímetro y, lo que es muy importante, aumentará la seguridad del hogar durante la noche.

Cómo elegir focos para exterior

Ya sea para instalar en el suelo del jardín, en la pared de tu casa o en el techo de la terraza, tienen modelos con diferente estética y tecnología. Descubre cuáles son.

¿Qué foco es el más adecuado para cada zona?

En el perímetro de la casa (por ejemplo, en la valla que la rodea): balizas y focos de sobremuro.

  • En el jardín: desde balizas y focos solares de clavar en el terreno o de empotrar en el pavimento o en el césped, hasta farolas o focos de pared pasando por las más modernas propuestas para iluminar como tiras de LED o cubos decorativos.
  • En el acceso a la vivienda: las balizas son idóneas para los caminos y senderos.

Focos con sensor de presencia: ten en cuenta que también existen focos con detector de presencia que solo se encienden al detectar movimiento. Estos tipos son ideales para los accesos a la vivienda como la puerta de entrada o la del garaje.

Tipos de focos según su colocación

Empotrables: son los focos aptos para instalar en el suelo y en la pared. Los hay específicos para emplazar sobre hormigón, tarima o césped. Suelen llevar una carcasa para asegurar la estanqueidad y no se rayan aunque pases por encima con el cortacésped. Entre sus usos más comunes destacan la entrada de la vivienda, la piscina o el trazado de senderos y caminos de acceso.

Cómo elegir focos para exterior

Fijos: son los focos de superficie, su principal ventaja es que no tienes que hacer obras para colocarlos , ya que se fijan atornillados. Son aptos para colocar en lugares donde siempre los necesitarás como la puerta de entrada, acceso al garaje…

Cómo elegir focos para exterior

Portátiles: son los focos que se pican o clavan en el suelo de exterior. Se pueden enfocar y mover para que alumbre un punto (da una iluminación focal).Este tipo de focos suele llevar un acumulador fotovoltaico que se carga por el día y un sensor crepuscular, que hace que se enciendan por la noche, por lo que son ideales para zonas donde no llega el tendido eléctrico o incluso para clavar en grandes macetones.

Cómo elegir focos para exterior

Potencia y consumo energético

Si dejas encendidas las luces del exterior de la casa y del jardín durante toda la noche, debes tener en cuenta dos aspectos muy importantes:

  • el consumo de electricidad de las bombillas que uses
  • su potencia lumínica, ya que podría molestar a los vecinos.

Lo recomendable es que si vas a dejar el foco constantemente encendido utilices bombillas LED, ya que son las más duraderas (hasta 25.000 horas) y las más eficientes. Además, su encendido es instantáneo, incluso a bajas temperaturas y por ello también son ideales para continuos encendidos y apagados.

El consumo de la bombilla que va a necesitar el foco se mide en vatios (W). Encontrarás focos de hasta 10 W; entre 10 y 30 W; y de más de 30 W. A menos vatios, mayor ahorro en la factura.

La potencia lumínica es la cantidad de luz que emite una bombilla y se expresa en lúmenes (lux). A mayor cantidad de lúmenes, más intensidad de luz.

¿Luz blanca o cálida?

El tono de luz cálido no deslumbra ni molesta a los vecinos, por eso te aconsejamos que en tu jardín utilices lámparas que no superen los 3.000 grados Kelvin (K) de temperatura del color.

Cómo elegir focos para exterior

La luz blanca resérvala para otras zonas como el interior del garaje o la caseta.

Cómo elegir focos para exterior

Consulta el índice de protección

El Índice de Protección (IP) mide el nivel de protección que un aparato eléctrico y electrónico tiene respecto a la humedad y el polvo. Ese índice tiene dos números:

  1. El primero se refiere a la protección frente a agentes externos, como el polvo, en contacto con las partes eléctricas.
  2. El segundo señala la protección frente a la filtración de agua en los componentes internos del producto. Oscila desde el 0 que significa que no tiene ningún tipo de protección especial; hasta el 8 que significa que el aparato puede incluso sumergirse en el agua un largo tiempo.

Escoge tu IP en función de las necesidades que tengas.