Cómo elegir focos para exterior

La iluminación exterior debe ser estética y práctica. Los focos para exterior pueden estar instalados de manera fija en suelo, paredes o techos; o bien ir clavados en zonas de tierra. Son una opción, los focos para exterior, para complementar la iluminación de la terraza, patio, ático o jardín cuando quieres ver bien. Los hay que aportan una luz más potente y directa y otros que te ayudan a delimitar zonas de paso, sendas y ganar en seguridad –como en el caso de balizas, sobremuros y columnas - en zonas algo alejadas u oscuras del jardín. Debes tener en cuenta a la hora de elegir  los tipos que hay, los lúmenes necesarios, si necesitas que estén equipados con detector de movimiento… Todos son específicos para su uso exterior ya que cumplen los estándares en cuanto a iluminación exterior en términos de resistencia y seguridad.

Cómo elegir focos para exterior

Criterios: cómo elegir focos para exterior

Ya sea para instalar en el suelo del jardín, en la pared de tu casa o en el techo de la terraza en LEROY MERLIN encontrarás diferentes modelos con estética variada y tecnología. Escoge en función de:

Tipos de focos

En este artículo nos centramos en focos para exterior que son un tipo de luminaria concreta que aporta mucha luz o que sirven para delimitar zonas.  

Focos empotrables. Sirven para marcar espacios, por ejemplo, en el perímetro de la casa (por ejemplo, en la valla que la rodea); en un sendero o camino de acceso, junto a la entrada de la casa o la piscina… Se empotran en el suelo o en la parte inferior de la pared, por lo que precisan obra. Los hay específicos para emplazar sobre hormigón, tarima o césped. Suelen llevar una carcasa para asegurar la estanqueidad y no se rayan aunque pases por encima con el cortacésped.

Focos de superficie. Se instalan con tornillos de manera fija pero sin empotrar en paredes y techos. Se colocan sin necesidad de hacer obra. Son aptos para colocar en lugares donde siempre los necesitarás como la puerta de entrada, acceso al garaje… Se pueden incorporar a zonas concretas del espacio exterior donde se necesita ver bien, como un porche, una zona de almacenaje, el rincón de la barbacoa (que permite usar este elemento por la noche y ver claramente el punto de cocción de los alimentos)… Son tipo proyector. Los hay con detector de presencia, que solo se encienden al detectar movimiento. Estos tipos son ideales para los accesos a la vivienda como la puerta de entrada o la del garaje.

Focos portátiles. Son los focos solares que se clavan en el suelo de exterior. Se pueden enfocar y mover para que alumbren un punto concreto (da una iluminación focal).Este tipo de focos suele llevar un acumulador fotovoltaico que se carga por el día con la luz solar y un sensor crepuscular, que hace que se enciendan por la noche, por lo que son ideales para zonas donde no llega el tendido eléctrico o incluso para clavar en macetas.

Lúmenes necesarios para focos para exterior LED

En LEROY MERLIN tienes diferentes tipos de focos para exterior con tecnología LED, según su colocación, como acabamos de ver. Aquí queremos que sepas qué lúmenes necesitas según esa colocación. El lumen es la unidad de medida de la luz visible. De manera sencilla, cuantos más lúmenes más intensidad y potencia lumínica tiene la luz. La iluminación LED se indica en lúmenes en las lámparas solares (como los vatios en las lámparas clásicas).

Si dejas encendidas las luces del exterior de la casa y del jardín durante toda la noche, debes tener en cuenta dos aspectos muy importantes:

  • el consumo de electricidad de las bombillas que uses
  • su potencia lumínica, ya que podría molestar a los vecinos

Lo recomendable es que si vas a dejar el foco constantemente encendido utilices bombillas LED, ya que son las más duraderas (hasta 25.000 horas) y las más eficientes. Además, su encendido es instantáneo, incluso a bajas temperaturas y por ello también son ideales para continuos encendidos y apagados.

Según el tipo de foco exterior, los lúmenes recomendados de manera orientativa son:

  • Focos o proyectores de seguridad. Entre 700 y 1.300 lúmenes.
  • Focos para zonas como cobertizos o garajes. Entre 150 y 300 lúmenes.
  • Focos empotrables de camino. Son luces decorativas. 100 lúmenes son suficientes.
  • Focos decorativos de paisaje, para iluminar una maceta, un árbol, una zona de la fachada que destaca por su belleza… Entre 100 y 300 lúmenes. Incluso, para iluminar un arbusto pequeño, bastan 50 lúmenes.

El color o temperatura de la luz

Puede ser blanca, neutra o amarilla. El color amarillo es el que menos deslumbra y crea una atmósfera más ambiental. Está entre 2.700y 3.000 grados Kelvin (K) de temperatura del color. Solo para ver bien en zonas como garajes, trasteros o cobertizos puedes escoger luz blanca o neutra.

Alimentación del foco: solar o eléctrica

El tipo de soluciones de iluminación exterior que contemplamos puede tener una alimentación eléctrica (que lleva cableado e instalación) o solar (que no precisa cables ni instalación específica debido a que se carga con luz solar).

Las ventajas de un foco solar es que al no llevar cableado, ilumina zonas donde no se dispone de preinstalación eléctrica. Tampoco consume electricidad por lo que esto se refleja en un ahorro en la factura eléctrica. Y, además, hay soluciones solares de alta potencia. Es importante el lugar de instalación para que reciban al menos las horas mínimas de sol que necesitan para cargarse.

¿Cómo funcionan los focos solares? Llevan un pequeño panel fotovoltaico incorporado que capta la energía solar y la transforma en eléctrica para cargar una batería que enciende la bombilla o leds incorporados. Incluyen un sensor crepuscular que permite que la luz se encienda automáticamente cuando anochece y permanece encendido unas 6-8 horas, según la cantidad de sol que haya recibido.

La tecnología: led integrado o bombilla

El led integrado viene con la lámpara y está incluido en el producto y en el precio. La iluminación que ofrece es muy potente pero implica que no se puede cambiar ni para instalar un recambio ni para elegir la intensidad o el tono de la luz porque es el que viene.

La bombilla implica que se puede escoger la más adecuada y la deseada en tonos de luz e intensidad. La duración del producto no está ligada a la duración de la luminaria. Pero suelen ser algo más difícil su instalación, necesitan mayor mantenimiento y el precio de la bombilla no está incluido en el precio de la lámpara.

Material: acero, acero inoxidable, aluminio o plástico

Todos estos materiales son resistentes a la intemperie ya que se trata de una solución de iluminación exterior.

  • Acero. Suele ser acero galvanizado para que no se oxide con la lluvia y humedad. Es un material resistente y duradero y puede ser de colores (los habituales: negro, blanco, marrón o verde).
  • Acero inoxidable. También es resistente a la lluvia y humedad y no se oxida. Es resistente y duradero.
  • Aluminio. Ligero y no se oxida. Es resistente a los cambios de temperatura.
  • Plástico. Suele usarse ABS o policarbonato con tratamiento anti UVA para que no se dañe o desgaste con los rayos del sol. En zonas costeras es recomendable este material porque no le afecta el salitre.

Todos los focos para exterior LED cuentan con un Índice de Protección adecuado. A las letras IP le siguen dos números que indican el nivel de protección respecto a humedad, la lluvia y/o el polvo del exterior. Una luminaria para exterior que estará al aire libre debe contar como mínimo con un IP 44.

Tipos de focos según su colocación

Empotrables: son los focos aptos para instalar en el suelo y en la pared. Los hay específicos para emplazar sobre hormigón, tarima o césped. Suelen llevar una carcasa para asegurar la estanqueidad y no se rayan aunque pases por encima con el cortacésped. Entre sus usos más comunes destacan la entrada de la vivienda, la piscina o el trazado de senderos y caminos de acceso.

Cómo elegir focos para exterior

Fijos: son los focos de superficie, su principal ventaja es que no tienes que hacer obras para colocarlos , ya que se fijan atornillados. Son aptos para colocar en lugares donde siempre los necesitarás como la puerta de entrada, acceso al garaje…

Cómo elegir focos para exterior

Portátiles: son los focos que se pican o clavan en el suelo de exterior. Se pueden enfocar y mover para que alumbre un punto (da una iluminación focal).Este tipo de focos suele llevar un acumulador fotovoltaico que se carga por el día y un sensor crepuscular, que hace que se enciendan por la noche, por lo que son ideales para zonas donde no llega el tendido eléctrico o incluso para clavar en grandes macetones.

Cómo elegir focos para exterior

Potencia y consumo energético

Si dejas encendidas las luces del exterior de la casa y del jardín durante toda la noche, debes tener en cuenta dos aspectos muy importantes:

  • el consumo de electricidad de las bombillas que uses
  • su potencia lumínica, ya que podría molestar a los vecinos.

Lo recomendable es que si vas a dejar el foco constantemente encendido utilices bombillas LED, ya que son las más duraderas (hasta 25.000 horas) y las más eficientes. Además, su encendido es instantáneo, incluso a bajas temperaturas y por ello también son ideales para continuos encendidos y apagados.

El consumo de la bombilla que va a necesitar el foco se mide en vatios (W). Encontrarás focos de hasta 10 W; entre 10 y 30 W; y de más de 30 W. A menos vatios, mayor ahorro en la factura.

La potencia lumínica es la cantidad de luz que emite una bombilla y se expresa en lúmenes (lux). A mayor cantidad de lúmenes, más intensidad de luz.

¿Luz blanca o cálida?

El tono de luz cálido no deslumbra ni molesta a los vecinos, por eso te aconsejamos que en tu jardín utilices lámparas que no superen los 3.000 grados Kelvin (K) de temperatura del color.

Cómo elegir focos para exterior

La luz blanca resérvala para otras zonas como el interior del garaje o la caseta.

Cómo elegir focos para exterior

Consulta el índice de protección

El Índice de Protección (IP) mide el nivel de protección que un aparato eléctrico y electrónico tiene respecto a la humedad y el polvo. Ese índice tiene dos números:

  1. El primero se refiere a la protección frente a agentes externos, como el polvo, en contacto con las partes eléctricas.
  2. El segundo señala la protección frente a la filtración de agua en los componentes internos del producto. Oscila desde el 0 que significa que no tiene ningún tipo de protección especial; hasta el 8 que significa que el aparato puede incluso sumergirse en el agua un largo tiempo.

Escoge tu IP en función de las necesidades que tengas.