Cómo elegir lámparas de techo

Cómo elegir lámparas de techo

Ilumina y decora cualquier estancia de tu hogar con lámparas de techo. Un complemento funcional y estético, disponible en multitud de estilos adaptables a cada una de las zonas de tu casa: rústicas, modernas, clásicas… Te ayudamos a elegir la que más se ajuste a tu estilo y a la decoración de tu hogar.

Las lámparas de techo que, como su nombre indica son las que se fijan a los techos, cumplen una doble función: dar luz y un toque decorativo creando ambientes estéticos según nuestras preferencias. Ofrecen una luz general que es la prioritaria y la primera elección que se hace en cualquier estancia. Este tipo de alumbrado lo pueden aportar las lámparas colgantes de techo, los plafones o los focos.

Ilumina tu hogar

Una amplia gama de productos a tu alcance

Ver lámparas de techo

Todas las estancias de la casa necesitan de una lámpara de techo en cualquiera de sus formas. El salón es la estancia donde este tipo de lámparas lucen con todo su esplendor y tienen una presencia decorativa más señalada, ya que este tipo de espacios necesitan aunar en una misma lámpara el confort visual y la comodidad lumínica. En los salones lo habitual es iluminar todo el espacio con una luz general y no muy intensa, al igual que en los dormitorios.

Estratégicamente colocadas, las lámparas de techo pueden aportar la sensación de calidez e interés donde más lo necesites.

Cómo elegir lámparas de techo

 

Tipos de lámparas para el techo según cómo quieres iluminar

¿Qué tipo de soluciones lumínicas puedes instalar en el techo? A la hora de elegir una lámpara de techo, es importante tener claro qué tipo iluminación queremos conseguir con ella. Las lámparas de techo ofrecen una luz cenital, desde arriba, pero dependiendo del tipo y el modelo tendrá unas características determinadas y se conseguirán unos efectos lumínicos concretos.

Las lámparas de techo se pueden clasificar en tres grandes grupos: lámparas colgantes, plafones y focos de techo.

1. Lámparas colgantes

Son iluminarias suspendidas. Mayoritariamente están compuestas por una sola pieza o pantalla, pero en los últimos tiempos también hay modelos con varios brazos y varias pantallas que se repiten, si es lo que prefieres.

- Si quieres apostar por una luz ambiental, es decir, una iluminación homogénea en toda la estancia, evitando sombras y zonas oscuras, escoge una lámpara colgante sin pantalla, donde el protagonismo lo tenga la estructura de la luminaria, por ejemplo, o con varios brazos.

- Si quieres una luz focal, es decir, una iluminación centrada en algún punto de la estancia, que dé una luz centrada y fuerte a zonas concretas de forma directa, lo idóneo es que elijas entre alguna de las lámparas con pantallas cerradas y opacas que estrechan el haz de luz que proyecta la bombilla. Este tipo de lámparas están destinada a llevar a cabo actividades en un espacio concreto de la cocina o del salón, por ejemplo.

- Si la iluminación se agrupa en un solo lugar una solución es colocar una lámpara de techo con varios puntos de luz para obtener una iluminación general, además representan un modo de añadir luz a espacios muy amplios y crean un atractivo destello.

Cómo elegir lámparas de techo

2. Plafones de techo

Los plafones son lámparas diseñadas para su instalación en superficie pegadas al techo. Es el tipo de lámpara que consigue reflejar una luz más general de todos. Proyecta una luz difusa consiguiendo una iluminación uniforme por toda la estancia. Este tipo de iluminación general es la que se necesita en estancias como la cocina que requieren una cantidad de luz mayor y más amplia que en otras zonas de la casa. Pueden ser una buena opción para estancias con techos bajos o espacios reducidos.

Cómo elegir lámparas de techo

3. Focos de techo

Ideales para estancias donde se necesita iluminar varios puntos, pero solo se dispone de una toma eléctrica cenital. Eligiendo unos focos de techo se puede dirigir y apuntar cada foco a una zona concreta. Dan una luz direccional de forma directa. Pueden ser una buena opción para estancias con techos bajos o espacios reducidos. Muy demandadas en las habitaciones, despachos y cuartos de juegos y de estudio.

Cómo elegir lámparas de techo

 

Estilos de lámparas de techo

Clásico, actual, nórdico… Existe una gran variedad de diseños para que escojas el que mejor vaya con tu personalidad y con el ambiente que quieras crear en la estancia. Cada uno de los estilos, con unos rasgos, formas y colores particulares, permiten generar diferentes sentimientos y ambientes en la decoración. Por ejemplo, con una lámpara de techo clásica, damos a esa estancia un toque sobrio y elegante; con una lámpara de estilo moderno o exótico podemos crear un espacio minimalista o étnico. Puedes guardar una homogeneidad en toda la casa combinando varias lámparas del mismo estilo (iluminación coordinada) o mezclar diferentes estilos para cada una de las zonas de la casa. ¡Tú decides!

- Minimalista: es un estilo moderno, elegante y sofisticado, definido por la sobriedad de las líneas, mayoritariamente geométricas, y las formas de las lámparas. Piezas únicas, a veces abstractas, y funcionales que otorgan una sensación de paz, orden y armonía.

- Industrial: si quieres crear ambientes vanguardistas este estilo está inspirado en las antiguas naves y fábricas. Sus piezas están marcadas por materiales nobles y presentados en bruto como el acero, el metal, el bronce, el latón o incluso maderas oscuras en bruto. Ideal para hogares marcadamente urbanos, con espacios abiertos y diáfanos; un ejemplo muy característico son las viviendas de tipo loft. Sus líneas sobrias y sus colores neutros basados en el material en bruto caracterizan las lámparas de estilo industrial.

Cómo elegir lámparas de techo

- Clásico: la viva expresión de lo atemporal, del encanto por el ambiente decorativo de tiempos pasados. Suelen ser lámparas elegantes y cuidadas, con muchos detalles, con formas recargadas, grandes volúmenes y con materiales que destacan por su brillo como el cristal, el mármol…

Cómo elegir lámparas de techo

- Nórdico: el estilo escandinavo es uno de los más demandados en los últimos tiempos. Su atractivo radica en sus características líneas simples y serenas, sus formas orgánicas y redondeadas y, en general, su aire natural y minimalista, nada recargado, basado en la practicidad. La sutileza de los acabados de estas lámparas y sus colores neutros hacen que el nórdico sea compatible con la mayoría de los hogares que quieran un ambiente zen y natural.

- Rústico: o estilo farmhouse (de casa de campo) tiene su inspiración en la naturaleza y los elementos que la componen. Los materiales típicos de este tipo de lámparas son las fibras, el mimbre y ratán, la madera, tejidos y algodón y los que simulan la piedra. Aportan una sensación de calidez y pueden combinar diferentes texturas y acabados en una misma pieza siempre con la mirada puesta en añadir un aire acogedor a la estancia.

TENDENCIAS

¿Qué estilo decorativo quieres que tenga tu lámpara?

Ver consejo de lámparas de techo

 

¿Qué casquillo elegir para mi lámpara de techo?

La función de los casquillos es permitir el paso de la electricidad a la bombilla de manera que se encienda. Para saber qué casquillo requiere tu lámpara, has de mirar detenidamente las especificaciones que vienen en el envase para saber qué casquillo y la potencia máxima admitida. Dependerá del tipo de conexión que tenga -los hay que se conectan a rosca, a presión o por medio de clemas-. Las opciones son: E27, E14, G9, GU10, G4 o puede llevar un led integrado -es decir, que lámpara y led forman un todo unido e indivisible-.

Si la lámpara admite una bombilla, se recomienda que la bombilla escogida siempre sea de led. La tecnología led es la que más ahorra energía, la que más vida útil ofrece, más horas de uso, su encendido es inmediato y todo ello produciendo la misma intensidad de luz que otras tecnologías. Además, ofrece una variedad de diseños para los amantes de cuidar la estética hasta el último de los detalles.

MODELOS DE CASQUILLOS

¿Con qué lámpara va cada casquillo? Elige el más adecuado

Ver artículo

 

¿Cuánto debe medir mi lámpara?

El tamaño adecuado de una lámpara de techo está relacionado con las dimensiones de la estancia en la que va a lucir. No es recomendable colocar una lámpara excesivamente en un espacio pequeño ni a la inversa. Por eso, te ofrecemos unos tips o consejos generales que puedes utilizar para estimar aproximadamente las medidas de la lámpara que quieres comprar.

- Para calcular el diámetro ideal, suma las medidas del largo y el ancho de la estancia y multiplica el resultado por 8. ¡Así de sencillo! Te ponemos un ejemplo: en una habitación de 3 m de ancho y 4 de largo, sería 7 x 8 = 56 cm sería el diámetro recomendado para que tu lámpara de techo estuviera proporcionada con respecto a la estancia.

Mención especial tienen las lámparas que coloques sobre la mesa principal de cualquier espacio de la casa. En este caso te aconsejamos que el diámetro de la lámpara sea 30 cm inferior que el ancho de la mesa. Es decir que, si la mesa tiene 1 m de ancho, la lámpara no mida más de 70 cm. Si la mesa es muy alargada, se puede recurrir o a una lámpara con múltiples luces o a varias lámparas independientes.

- Para calcular la altura, la regla general es dejar 2,15 m entre el suelo y la parte más baja de la lámpara una vez colgada. En el caso de que la lámpara vaya a ir colocada sobre una mesa de comedor, se suele respetar un espacio de entre 80 cm y 120 cm desde la superficie de la mesa hasta la parte inferior de la lámpara, así no molestará a los comensales cuando se levanten.

Las lámparas con un diámetro pequeño, de hasta 30 cm aproximadamente, son ideales para estancias de hasta 15 metros cuadrados como pueden ser habitaciones, pasillos, escaleras e incluso baños.

Las lámparas con un diámetro mediano, de hasta 50 cm, pueden valer para habitaciones de hasta 30 metros cuadrados como pueden ser dormitorios grandes y salones.

Las lámparas de mayor diámetro, ya consideradas grandes, permiten su colocación en espacios diáfanos y estancias de grandes dimensiones y donde la lámpara jugará un papel destacado en la decoración.

Si la habitación es muy estrecha y alargada la mejor opción sería colocar dos lámparas en dos puntos de luz distintos.

Cómo elegir lámparas de techo

 

Tipos de iluminación

Además del tipo de decoración elegido, debemos tener en cuenta que cada parte de la casa requiere de un tipo de iluminación adecuada al tipo de vida que en ella se vaya a hacer. Por ello, la decisión a la hora de adquirir una lámpara de techo también debe ir acorde al tipo de luz que queremos conseguir.

Las lámparas pueden clasificarse en tres grupos según el tono de luz que emitan. Aunque aparentemente la luz que proyectan siempre es blanca, esta difiere entre tonos más fríos y azulados a los más cálidos y anaranjados. Es lo que se conoce como temperatura de color y se mide en grados Kelvin: cuanto mayor sea el número de grados, más fría será la luz. Los tres tipos de temperatura de color que existen son cálida, neutra y fría y cada estancia de la casa requiere un tipo de iluminación diferente en función del ambiente que se quiera crear.

- Luz cálida: este tipo de luz blanca se caracteriza por su tono anaranjado o rojizo. Su temperatura de color llega a los 3.000º Kelvin. Suele destinarse para los dormitorios dado que crea ambientes tenues y que invitan a la relajación y al descanso.

- Luz neutra: su temperatura de color oscila entre los 4.000 y los 5.000º Kelvin. Las habitaciones destinadas a tareas activas y que requieren concentración y lectura como las zonas de estudio, despachos o incluso las habitaciones infantiles se iluminan bien con la luz neutra. Y también los baños para no distorsionar los colores y poder maquillarse sin interferencias cromáticas, por ejemplo.

- Luz fría: también llamada luz de día, tiene un alto porcentaje de tonos azules. Su temperatura de color es superior a los 5.000º Kelvin. La cocina suele necesitar luz fría para tener la más clara iluminación, al igual que el recibidor o el pasillo. La luz fría también suele usarse para alumbrar las zonas exteriores.

Una estancia como el salón o la sala de estar acepta cualquier tipo de luz. Dependiendo del tipo de actividad que realicemos en esta habitación, será recomendable la luz fría, para zonas de trabajo y la zona de comedor donde esté situada la mesa o la luz cálida para el espacio del sofá más proclive al relax y a ver la televisión.

Cómo elegir lámparas de techo

Una vez que elijas tu lámpara de techo, es el momento de la colocación. A la hora de instalar la lámpara debes colocar unos elementos de fijación adecuados para tu tipo de techo, ya que hay específicos para techo macizo o para pladur o escayola. Ponte manos a la obra y aprende a instalar un plafón según la elección que hayas hecho.

HAZLO TÚ MISMO

Sigue el paso a paso para colgar tu lámpara de techo

Ver consejo
LO HACEMOS POR TI

Puedes encargar la instalación de tu lámpara o plafón a los profesionales de LEROY MERLIN

Ver servicio