¿Quieres una serie de focos para tu casa?

Si quieres resaltar un cuadro, un rincón de lectura… elige unos focos de superficie. El número de focos que necesitas depende del tamaño del espacio, el uso y el estilo que combine con tu decoración y tus gustos.

Cómo elegir series de focos

Los rieles de focos y kit de cables están especialmente pensados para iluminar buhardillas y espacios con falta de tomas de luz, alturas excesivas o lugares donde es imposible empotrar focos. Son una opción muy versátil y práctica para iluminar el interior de tu casa, sobre todo, si no dispones de un falso techo en el que ocultar el cableado eléctrico.

Un tipo de iluminación para cada estancia y necesidad: sistema de cable o de riel

Los focos pueden proporcionar una luz abierta (con un ángulo de 80° o superior) para dar sensación de mucha luz, o dirigida (con un ángulo que puede oscilar entre 24 y 36°) para iluminar una zona concreta. Los soportes de este tipo de luminaria tienen una articulación multidireccional que permiten jugar con la dirección de la luz de los focos y orientar el haz luminoso (es decir, son orientables independientemente y pueden regular la dirección de la luz de arriba abajo y de izquierda a derecha) hacia un punto concreto para destacar lo que desees o para tener más luminosidad en una zona específica. Combinando la posición de los focos, existentes de diferentes tamaños, podrás jugar con la luz y el espacio. Cuanto más lejos se encuentre el aparato de la zona a iluminar, mayor será el haz que proyecte.

Dentro de las opciones de instalación puedes colocar los focos suspendidos de un cable (sistema de cable) anclado al techo. Este sistema es ideal para techos inclinados o irregulares como puede ser una buhardilla, y estancias con conexiones angulares o con un solo punto de luz en la que deseas tener más lugares de iluminación. Su luminosidad es lo más parecido a la luz natural. Puedes iluminar todas las zonas de tu casa con el sistema de cable.

Cómo elegir series de focos

Si por el contrario, optas por los rieles de focos (sistema de riel) puedes crear una composición personalizada en la que puedes añadir, a tu gusto, el número de focos, su ubicación y orientación. Puedes cambiarlo cuando quieras, debido a que es un sistema modulable. Con los rieles de focos puedes crear a tu gusto la iluminación de una estancia.

Si tienes pensado colocar los focos de superficie en el baño debes tener en cuenta que el baño se divide en tres zonas (más o menos alejadas de la bañera o ducha).

Cómo elegir series de focos

El estándar IP define el grado de protección del foco frente al polvo y a la humedad. Para la zona dos (hasta 60 cm alrededor de la ducha o la bañera) elige un foco con, al menos, un IP44.

Escoge la tecnología de las luces

La elección del tipo de bombilla es fundamental para ahorrar energía y consumo en tu factura de la luz. Dentro de las bombillas para focos de superficie distinguimos entre las siguientes tecnologías:

Cómo elegir series de focos

LED. Son las más eficientes. Pueden llegar a tener una vida útil de hasta 25.000 horas (más de 34 años si la enciendes dos horas al día) y consumen hasta un 90% menos en comparación con una bombilla incandescente tradicional. No generan calor, tienen un encendido instantáneo y soportan gran cantidad de encendidos y apagados.

Fluocompactas (bajo consumo). Tienen una vida útil de entre 6.000 y 10.000 horas (más de 13 años si la enciendes durante dos horas al día) y consumen hasta un 80% menos que las incandescentes. Tardan unos segundos en alcanzar a su máxima potencia por lo que se recomiendan para usos prolongados.

Cómo elegir series de focos

Halógenas. De encendido instantáneo, proporcionan una luz natural, son las que mejor reproducen los colores, pero también emiten calor. Su vida útil es de unas 2.000 horas y consumen un 30% menos que las incandescentes.

¿Cuántas luces necesitas?

El tamaño de la estancia es uno de los aspectos importantes que tenemos que tener en cuenta a la hora de decantarnos por un solo foco de superficie, una barra de focos o un plafón. Por norma general, un foco es capaz de iluminar espacios de entre 1 y 4 m2. De acuerdo a esta fórmula para una estancia de entre 4 y 8 m2 necesitarás dos focos como mínimo, tres para unas dimensiones de entre 8 y 12 m2… y así sucesivamente.

Cómo elegir series de focos

La instalación de focos de riel se alimenta a 12 V, lo que requiere el uso de un transformador especial, que tenga mayor potencia que la suma de los focos que vas a poner. En el caso de que amplíes el número de focos nunca deberá sobrepasar la potencia del transformador.

También es importante tener en cuenta el color de las paredes, del techo y el suelo. La reflexión de la luz será mejor en superficies claras que oscuras por lo que un espacio oscuro necesitará más puntos de luz para proporcionar una mayor sensación de luminosidad.

Cómo elegir series de focos

Estilos y acabados de las series de focos

Las series de focos son muy decorativas, modernos y funcionales. Puedes optar por una serie de focos agrupados en una especie de plafón, de modo que las luces quedan más compactas en un espacio más reducido. Por otra parte, también tienes la opción de decantarte por barras que permiten expandir las luces a lo largo de un espacio más largo. Además, existen muchos modelos distintos para poder combinar con la estética de la estancia donde van a ir colocados: en cromo, en níquel, en cobre, bronce, dorado, óxido y en combinación de varios colores; dependiendo del color de los focos puedes conseguir un estilo industrial, vanguardista, pero siempre original.

Cómo elegir series de focos