Cómo elegir vestuario de protección para jardín

Trabaja de forma cómoda y segura con los accesorios adecuados. Protégete de golpes, pinchos o tierra con guantes, botas o un traje completo para tus labores de jardinería.

Selecciona la protección que vas a requerir en función de la tarea que vayas a realizar, por ejemplo, para evitar que la piel se irrite al manejar un tratamiento fitosanitario para tus plantas.

Cómo elegir vestuario de protección para jardín

1. Un guante para cada tarea

La protección de la mano suele hacerse mediante guantes fabricados con diferentes materiales. Hay distintos guantes para cada tarea propia del jardín.

  • Para barbacoa

Cuando quieras aprovechar la terraza y hacer una barbacoa, recuerda usar guantes protectores resistentes al calor, para evitar quemaduras.

En este caso necesitarás unos guantes ignífugos, de algodón vulrizo (un acabado del tejido que proporcionar el grosor necesario para impedir el paso del calor hasta unos 250 grados). Los mismos que podrás usar también para trabajar con hornos.

  • Para plantar y arrancar malas hierbas

Este trabajo requiere de destreza y sensibilidad además de un guante resistente a los desgarros. Lo más recomendable es usar:

Guantes de nylon y nitrilo: cubiertos por nitrilo a lo largo de toda la palma y hasta los nudillos, para no obstaculizar los movimientos de la mano.

Bambú y látex: aportan flexibilidad y protección. Son transpirables, por lo que la mano no suda dentro.

Desechables de nitrilo: indicados para los alérgicos al látex.

  • Para rosales, setos y espinos

Si vas a trabajar con las plantas necesitas guantes con protección antipinchazos y anticorte.

Los indicados son los guantes de poliéster/algodón y látex. Evitarán que te lastimes la mano. 

  • Para trabajar con herramientas motorizadas

Si vas a manipular herramientas como una desbrozadora o un cortabordes necesitas un guante de cuero con spandex (fibra sintética). Este guante te proporcionará comodidad, flexibilidad, transpirabilidad y resistencia a las vibraciones de las máquinas. 

  • Para manipular vallados

En esta ocasión deberás usar un guante anticorte, con cierre de velcro, que sea cómodo y transpirable.

Para esta tarea te recomendamos guantes  fabricados con dyneema y poliuretano.

  • Para tratamientos fitosanitarios

Trabajar con productos químicos (tratamientos para piscinas, fitosanitarios…) puede irritar tu piel si no vas protegido adecuadamente. Evita todos los riesgos con guantes impermeables y resistentes a los agentes químicos.

Escoge guantes de nitrilo o PVC que cubran también la muñeca y parte del antebrazo.

  • Para trabajar en invierno

Las inclemencias meteorológicas en invierno nos obligan a trabajar el jardín a bajas temperaturas y con lluvia o rocío.

Para esta ocasión necesitas unos guantes de poliéster/algodón y látex que te proporcionan un buen agarre tanto en seco como en húmedo; o guantes en cuero de flor con forro de algodón, que aportan protección térmica. 

  • Para niños

Los niños siempre quieren ayudar con los trabajos de jardinería. Pero para ello tienen que ir equipados con guantes de látex y nylon, apropiados para trabajos ligeros de jardinería como plantar y regar las plantas. Son ligeros, pero resistentes.

  • Para manipular herramientas y recoger hojas

Al igual que hay una gran variedad de herramientas, existe una diversidad enorme de guantes que te servirán para manipular unas u otras.

Guante de poliéster-acrílico y PVC: para trabajos generales de jardinería.

Guante de cuero flor hidrofugado: resistente al agua.

Guante de cuero flor y serraje: indicado para uso de herramientas. Cómodo y resistente.

Guante en cuero de vacuno en serraje: indicado para el uso de herramientas de corte de la madera. Resistente a la abrasión y al desgarro.

Guante de piel: indicado para trabajos pesados. Seguro y durable.

Cómo elegir vestuario de protección para jardín

Acierta con la talla de tus guantes

Es muy importante escoger un guante de la talla adecuada a tu mano porque solo de esta forma la protección será total. Además, eligiendo la talla adecuada se gana en comodidad y destreza.

Las tallas están normalizadas para que se ajusten a la mayoría de la población europea. Busca tu talla en la etiqueta del guante.

Cómo elegir vestuario de protección para jardín

2. Calzado protector

Para trabajar en tu jardín o huerto particular de forma más cómoda, es aconsejable que te proveas de un calzado apropiado.

Puedes encontrar zapatos y botas de caña alta de PVC. Este material es impermeable y te protegerá de la lluvia y el fango. Además, vienen diseñados con una suela de tacos que te ayudará a no resbalar en terrenos pantanosos y su forma se adapta al pie.

También hay otro tipo de calzado recomendable para otro tipo de trabajos no específicos de jardinería. Se trata de zapatos de seguridad y tienen estas características:

  • La puntera: resistente a una temperatura de trabajo de hasta 200 julios. Para trabajar en el exterior a altas temperaturas. La puntera también protege de golpes si trabajas con maquinaria de jardín.
  • La suela: puede ser plana o de tacos. Ambas son antiperforables y antideslizantes (resistentes a aceites e hidrocarburos) y protegen de la electricidad estática.
  • La estructura: cosida de forma que es resistente a la abrasión y el desgarro. Se usan para evitar pequeñas descargas al manipular instalaciones o aparatos eléctricos.
Cómo elegir vestuario de protección para jardín

3. Traje de agua

Para trabajos exteriores con lluvia usa un traje de nylon y PVC, impermeable y compuesto de dos piezas (chaqueta de cremallera y pantalón) que podrás colocarte sobre de tu ropa habitual.

Es ajustable por las extremidades gracias a una goma elástica en el bajo del pantalón y dispone de capucha.

4. Protector de rodillas

Hay veces que es necesario pasar horas arrodillado en el terreno del huerto o jardín. Para proteger tus rodillas apóyate en una base protectora fabricada con espuma de polietileno. No daña el terreno y se transporta fácilmente.