Cómo elegir barredoras

Las zonas exteriores pavimentadas, como grandes terrazas, caminos, aceras o entradas de garaje deben estar siempre limpias, y no solo por estética. La acumulación de suciedad o de restos vegetales pueden convertirse en un peligro con la lluvia al facilitar la acumulación de agua o producir resbalones.

Cómo elegir barredoras

Si trabajar con el escobón resulta demasiado fatigado por las dimensiones del suelo, prueba a usar una máquina barredora. Las tienes manuales, eléctricas y de gasolina.

¿Qué ventajas tiene el uso de barredora?

  • Indudablemente el esfuerzo es menor, incluso con los modelos manuales más sencillos.
  • El trabajo se realiza más rápidamente y con una mayor calidad de limpieza.
  • Con ella se levanta menos polvo que con el cepillo, lo que es más adecuado para personas con problemas respiratorios.
  • Puede usarse también en interior (las manuales y eléctricas), por ejemplo en talleres, garajes o almacenes.
  • La suciedad recogida se almacena en el depósito hasta que lo vacías, con lo que no hay riesgo de que se vuele, depositándose en otro lugar.

¿Cómo funciona una barredora?

Independientemente de la manera en que son impulsadas (manuales, eléctricas o a gasolina), las barredoras funcionan de la siguiente manera: al avanzar, unos cepillos circulares situados en los laterales de la parte delantera giran e impulsan la suciedad hacia el centro de la máquina. Aquí, otros cepillos inferiores en forma de rodillo la arrastran hacia el depósito. Algunos modelos eléctricos incorporan, además, un sistema de aspirado.

Los cepillos pueden regularse en altura, para hacer mayor o menor presión sobre el suelo. Además, hay fabricantes que incorporan en sus máquinas un cepillo extra lateral, para poder acceder a todas las esquinas y bordillos.

Cuando la suciedad está ligeramente húmeda es aconsejable bajar los cepillos para que ejerzan más presión y desprendan mejor la suciedad.

¿Qué tipos de barredoras hay?

Una clasificación de barredoras podría obtenerse en función de la manera que obtienen la energía para realizar su función, así pues, distinguimos entre:

Barredora manual

Es una barredora de arrastre; es decir, el empuje sobre el pavimento de la persona que la está guiando hace que giren los cepillos al avanzar. Esta barredora es perfecta para uso doméstico, donde las superficies son de pequeñas a medianas. Su mayor rendimiento se consigue cuando la suciedad es ligera y pequeña (hojas, polvo, pequeños papeles) y está seca. Su ventaja es que tiene una autonomía ilimitada, es fácil de guardar y pesa poco.

Cómo elegir barredoras

Barredora eléctrica

Las barredoras de motor eléctrico se pueden alimentar con cable para conectar a la red. Son aconsejables para interiores, donde siempre vas a tener acceso a toma eléctrica, o exteriores bien surtidos de enchufes, aunque siempre puedes servirte de un alargador enrollable para conseguir mayor autonomía.

Barredora de gasolina

Las barredoras de tracción de gasolina están indicadas solo para exteriores, debido a los gases que genera el motor. Tienen marchas adelante y atrás. Hay que tener en cuenta que son más pesadas que las manuales y eléctricas y que el mantenimiento del motor requiere algo más de trabajo (cambio de filtros, aceite, etc.).

Barredoras con prestaciones especiales

Algunas barredoras, además de usarse para limpiar las superficies pavimentadas, mediante el barrido tienen prestaciones que amplían sus usos.

  • Aspiradoras: las barredoras eléctricas suelen incluir la función de aspiración entre sus prestaciones, con lo que reduce al mínimo el polvo que puede quedar en suspensión mientras se barre. Con un cepillo especial pueden incluso limpiar alfombras, moquetas y césped artificial.
  • Peinadoras de césped artificial: mediante un cepillo de nailon que puede regularse en altura, algunos modelos de barredoras eléctricas se convierten en peinadoras de césped artificial, separando las fibras y devolviéndole el aspecto lustroso, a la vez que lo limpian.
Cómo elegir barredoras

Un consejo

Usa gafas y mascarilla cuando utilices barredora, incluso en exteriores. Es importante evitar respirar el polvo producido y siempre puede saltar hacia la cara un resto de rama u objeto, que puede impactar en tus ojos.

¿En qué te tienes que fijar antes de comprar?

Si tienes dudas de qué tipo de máquina es la más adecuada para la limpieza de tus zonas exteriores, fíjate en estos consejos:

  • ¿Manual, eléctrica o gasolina? Si tienes superficies inferiores a los 200 m2, te aconsejamos una manual o eléctrica con cable. Son económicas, fáciles de usar, con un mantenimiento muy básico y se guardan plegadas en cualquier rincón del garaje. Deja las de gasolina solo para exteriores de más de 500 m2.
  • El ancho útil de barrido. Es la franja barrida en cada pasada. Fíjate en el valor que da el fabricante sin cepillos laterales y con cepillos laterales en el caso de que los lleve o se puedan acoplar. A mayor franja, menos tiempo tardarás en limpiar la superficie.
  • El depósito para la suciedad. Su capacidad suele expresarse en litros y, como en los cortacésped, cuanta mayor capacidad de almacenaje tenga, menos veces tendrás que vaciarlo, pero, ten en cuenta que también pesará más el depósito cuando esté lleno.
  • El peso. Es importante, especialmente en las manuales, porque a más peso, más fuerza de empuje tienes que hacer. También a la hora de guardarlas hay que tenerlo en cuenta.