Cómo elegir vareadores y vibradores de olivo

En muchos lugares de España, la recogida de la aceituna es una tradición familiar que se lleva a cabo al comienzo del año. Pero incluso para fincas con pocos olivos, el vareo manual con largas varas de madera ha dejado paso a sistemas más rápidos y cómodos, con el uso de herramientas vareadoras.

Cómo elegir vareadores y vibradores de olivo

Ventajas del uso del vareador

  • La rapidez: como cualquier herramienta eléctrica, una de sus ventajas es que acorta el tiempo de trabajo y, por tanto, el rendimiento.
  • La seguridad: con este tipo de herramientas es más fácil acceder desde el suelo a la copa del árbol, con lo que no es necesario subirse a las ramas o apoyar escaleras en el tronco del olivo, con el riesgo que eso supone.
  • La comodidad para el usuario: los modelos más modernos son ergonómicos, de poco peso, con diferentes prestaciones y muy sencillos de usar. Es interesante que transmitan pocas vibraciones a la persona que las usa, para evitar la fatiga y las molestias en los brazos.
  • El cuidado del olivo: los movimientos automatizados y regulares son menos perjudiciales para la planta que el golpeo aleatorio de las ramas. Además, no se daña la corteza y, por tanto, se reducen las posibilidades de enfermedades del árbol.
  • Su versatilidad: igual que es un método rápido y eficaz para la recogida de la aceituna, podrás usarlo para hacer caer nueces y otros frutos de cáscara.

¿Qué tipos de vareadores hay?

Se pueden distinguir dos tipos: las vareadoras de peine, también llamadas de varillas, y los vibradores o vareadores de gancho. Te contamos cómo funciona cada una y sus peculiaridades para que elijas la que más te conviene.

Vareadoras de peine

Su sistema de trabajo es más parecido al antiguo vareo: agitar y golpear ligeramente los extremos de las ramas más finas para que caigan las aceitunas. Esta acción la llevan a cabo mediante un dispositivo con forma de peine en abanico, cuyos dientes o varillas se introducen entre las hojas y ramas, agitándolas. Estas son las partes de una vareadora de peine o varillas:

  • Las varillas: realizadas con fibra de carbono, un material resistente pero que no produce lesiones en las ramas, con lo que la cosecha del año siguiente no se resiente. Su movimiento puede ser recto o rotatorio elíptico, para abarcar el mayor número de aceitunas y garantizar que caen incluso las más resistentes. Cuantas más varillas incorpore, mayor capacidad de vareo.
  • El cabezal: la parte donde van situadas las varillas y que, en algunos modelos puede ser orientable, para permitir el trabajo en tres posiciones distintas: 0º, con el cabezal recto respecto al mango; 30º, con una pequeña inclinación respecto al mango, y 45º, con una inclinación respecto al mango bastante pronunciada. 
  • La vara o transmisión: la parte que transmite la energía del motor hasta el cabezal y que, por su longitud, permite llegar a las partes más altas del olivo. La mayoría de vareadoras tienen mangos telescópicos pudiendo prolongarse hasta los 3 metros. Algunas transmisiones son divisibles para trasladar y almacenar las máquinas con más facilidad, pero otras no, y algunos modelos admiten una extensión extra. 
  • La empuñadura: es importante que sea ergonómica y de tacto suave. Puede ser en forma de dos mangos o tipo delta y estar situada junto al motor o desplazada.
  • El motor: pueden funcionar con motor de gasolina o eléctrico.

Vibradores

Conocidos también como horquillos. No varean literalmente la oliva, sino que utilizan las vibraciones aplicadas sobre las ramas para desprender el fruto. Se componen de:

  • El gancho: es la pieza que abraza la rama y le transmite la vibración de la máquina. Va recubierto de una gruesa capa de goma para no lacerar la corteza del árbol. Tiene ligera forma de V en su concavidad, para poder abrazar ramas de diferente diámetro.
  • La vara o transmisión: en los vibradores generalmente es de una sola pieza, para evitar problemas de mantenimiento. Se monta en la carcasa por medio de rosca, aunque siempre es aconsejable apretar fuerte con llaves fijas. Su longitud es variable y se puede tener una vara corta, de 1,9 metros y otra larga, de 2,80 e intercambiarlas según las necesidades.
  • La empuñadura: debe absorber el mayor número posible de vibraciones y esto se consigue con un buen material de revestimiento y puntos de amortiguación que atenúen la vibración que llega al usuario.
  • El motor: aunque los hay de batería, generalmente cuenta con motor de gasolina de dos tiempos, de entre 1 y 3 caballos de vapor (C.V., en castellano o HP, en inglés). Te contamos más sobre el motor a continuación.

Las clases de motor que encontrarás

Tanto los vareadores de peine como los vibradores pueden ser de motor eléctrico o de gasolina. Las de motor eléctrico suelen ser más ligeras y permiten prestaciones como la selección de velocidad mediante un regulador electrónico de intensidad.

  • Motor eléctrico

Está alimentado por electricidad generada por una batería, y su autonomía de trabajo está limitada a la duración de la batería. Podrás encontrar estas posibilidades:

Con batería de automoción: las habituales de los coches, de 12 voltios y 70 amperios, pueden dar energía a este tipo de máquinas. La batería se transporta hasta el lugar del trabajo, donde se acopla al vareador por medio de su cable especial. Este cable de unos 3 metros, lleva dos pinzas negativo/positivo en su extremo, para acoplarlos a los bornes de la batería.

Con acumulador: es un acumulador de carga, de 36 voltios y 10 amperios. Suele presentarse en forma de mochila que el operario se cuelga a la espalda. Puede tener una autonomía de trabajo de entre 7 y 12 horas (según modelos). Se recargan en la red, con el cargador específico suministrado por el fabricante.

  • Motor de gasolina

Son motores de dos tiempos que funcionan con una mezcla de gasolina y aceite al 2%. Hay que tener en cuenta que las máquinas con motor de gasolina son más ruidosas que las eléctricas.

Cómo elegir vareadores y vibradores de olivo

Usa arnés para cansarte menos

Es un elemento de sujeción imprescindible para vareadores con acumulador de batería, pero también para las de motor, ya que su peso es mayor. Te permite apoyar o sujetar la máquina mientras trabajas para que sea menos fatigosa la tarea.

Consejo de seguridad. A la hora de varear los olivos, pueden salir aceitunas disparadas o desprenderse alguna rama. Por eso, utiliza siempre gafas de protección. Además, ponte guantes, que te evitarán rozaduras en las manos y cascos amortiguadores de sonido, especialmente si trabajas con vareadores de gasolina.

Consejos para recoger aceitunas

  • Coloca una red de plástico en el suelo alrededor del árbol, te será más fácil recoger las aceitunas que has vareado.
  • Realiza el vareo en noviembre si las aceitunas son para mesa y en enero-febrero si son para producir aceite.
  • Con el vareador de peine realiza el vareo desde el interior de la rama hacia fuera.
  • Si el vibrador se ha enganchado en una rama, apágalo antes de intentar sacarla.
  • Sé cuidadoso con las ramas más jóvenes, es en ellas donde se producirá la siguiente germinada de aceituna.