Cómo elegir parasoles

 Los parasoles son un complemento decorativo y práctico ya que te protegen del sol a la vez que contribuyen a completar el estilo de tu jardín o terraza gracias a su diversidad de colores y formas. Puedes elegir modelos portátiles o fijos (se anclan en la pared). Para alargar su durabilidad tiempo te recomendamos que los guardes con una funda y si es posible bajo techo cuando acabe la temporada de uso.

Cómo elegir parasoles

Las claves

El mástil puede ser central o lateral, (este último permite girar y orientar el toldo 360° sin mover de sitio el parasol en algunos modelos).

Los toldos están fabricados en poliéster y puedes encontrarlos en diferentes formas, colores y tamaños.

En la mayoría de parasoles el pie se compra por separado. A mayor dimensión del toldo, más peso deberá tener el pie.

Tipos de parasol: mástil central o lateral

Existen básicamente dos tipos de parasoles en función de la posición del mástil: central o lateral.  

Cómo elegir parasoles

En los parasoles con mástil central se recomienda que el toldo cubra la mesa completamente y sobresalga unos 60 cm por cada lado. Pueden ser inclinables para orientar la sombra según el ángulo en el que pegue el sol.

La ventaja de los parasoles con el brazo lateral, en algunos modelos, es que te permiten dirigir y girar el toldo 360° sin tener que desplazar el parasol.

También puedes encontrar parasoles fijos que se anclan en la pared y que suponen un ahorro de espacio en balcones y pequeñas terrazas. Son plegables así que puedes recogerlos junto a la pared cuando termine la temporada.

Material del mástil

El mástil puede ser de

  • Acero. Es el más robusto y va recubierto con una pintura anticorrosiva.
  • Aluminio. Destaca por su ligereza. Puede ser de imitación madera.
  • Acero inoxidable. El más resistente a la intemperie y a la humedad.

Toldos

Los toldos pueden ser de diferentes formas –rectangulares, circulares, triangulares…- y tamaños que van desde los 180 cm hasta los 5 metros de diámetro.

Cómo elegir parasoles

Disponibles en diferentes colores, los toldos están fabricados en poliéster una fibra muy resistente al sol, a la abrasión y al estiramiento. Destaca por su fácil mantenimiento, para limpiarlo basta con agua y un jabón neutro.

Puedes encontrar toldos de repuesto para tu parasol en caso de rotura o si quieres cambiar el color del mismo y renovar su apariencia o la decoración del jardín. También puedes completar tu parasol con una mosquitera.

Parasol de madera y brezo. Apuesta por lo natural

Si buscas un parasol decorativo y funcional que aporte una estética natural a tu jardín puedes encontrar sombrillas con el mástil de madera y la cubierta compuesta por ramas de brezo tejidas artesanalmente. Además del factor decorativo estos parasoles son muy resistentes a la corrosión y a los rayos ultravioleta del sol.

Pies de los parasoles

En la mayoría de parasoles el pie se compra por separado. Si te decantas por un parasol de mástil lateral debes escoger pies específicos para cruceta.

Cómo elegir parasoles

El peso del pie que va desde los 10 hasta los 40 kg es clave para garantizar la sujeción y firmeza del parasol. Cuanto mayor sea el diámetro del toldo, más deberá pesar el pie. Algunos modelos son rellenables (normalmente se llenan con arena o grava) de manera que se pueden mover fácilmente cuando están vacíos.

Los pies puedes ser de múltiples materiales: cemento, granito, acero inoxidable, resina, etc.