¿Cómo elegir tu depuradora de piscina?

● 9 minutos de lectura        ● Cómo elegir    

   

Uno de los alicientes principales del verano es disfrutar de momentos agradables en la piscina. Para que el agua se mantenga en buen estado y permanezca limpia es imprescindible la instalación de una depuradora. Estos equipos filtran, desaguan y permiten la recirculación del agua para conservarla en perfectas condiciones y sea apta para el baño de forma higiénica.

Cómo elegir sistemas de depuración

El sistema de depuración sirve para purificar el agua para que esté limpia, clara y libre de cualquier residuo y garantizar que el baño sea seguro. El sistema incluye una bomba que aspira el agua de la piscina para llevarla hacia el sistema de filtrado, depurarla y devolver el agua ya limpia a través de las boquillas de impulsión de la piscina.

¿Cómo funciona una depuradora? Lo que debes saber

La bomba garantiza la correcta filtración del agua conduciéndola por la red de tuberías de la piscina. Se encarga de absorber el agua de la piscina y llevarla hacia el sistema de filtrado para depurarla. Las bombas de piscina son aparatos mecánicos que funcionan en combinación con filtros para mantener el agua de la piscina limpia. Este aparato extrae el agua del vaso de la piscina y luego la fuerza a través de un filtro para atrapar y retener las partículas de suciedad. A continuación, la bomba devuelve el agua filtrada a la piscina.

La mayoría de las bombas cuentan con una cesta prefiltro que recoge los elementos de suciedad de mayor tamaño (hojas, ramas, insectos, etc.).

Relación entre volumen de mi piscina y tipo de depuradora

Cada bomba tiene una capacidad de caudal que indica cuánta cantidad de agua es capaz de aspirar. Por eso, a la hora de comprar una bomba de piscina es importante que examines su caudal y determines cuántos litros es capaz de aspirar e impulsar por minuto o por hora. 

La bomba tiene que ser capaz de aspirar la cantidad total del agua de tu piscina en unas 8 horas. Ese es el tiempo recomendado que debe estar en funcionamiento una depuradora, a ser posible durante las horas que nadie usa la piscina.

Cada modelo indica el volumen de agua que es capaz de filtrar. Por eso, lo más sencillo es fijarte bien en la etiqueta y elegir la que corresponde con el volumen de tu piscina entre: menor de 30 m³; de 31 a 50 m³; y mayor de 51 m³. También puedes hacer tus propios cálculos sobre la capacidad de filtración que necesitas: dividiendo el volumen de agua de tu piscina entre las horas de filtración recomendadas (entre 6 y 8). El resultado será la capacidad mínima de filtración que necesitas que tenga tu depuradora -lo recomendables es elegir una depuradora un poco superior-.

¿Qué potencia necesito que tenga mi depuradora?

La potencia del motor de la bomba se expresa en caballos de vapor (CV). 1 cv equivale a 0,736 kW.

A mayor potencia, mayor caudal es capaz de filtrar en un tiempo determinado. Sin embargo, debes tener en cuenta que a medida que el filtro acumule la suciedad de la piscina, el caudal filtrado irá disminuyendo hasta que limpiemos el filtro.

- Menor de 0.50 CV. Solo indicadas para piscinas muy pequeñas y que no vayan a conectar un limpiafondos hidráulico porque no podría asumir la aspiración suficiente.

- Entre 0.51 y 0.75 CV. Un filtro de 500 mm de diámetro con una bomba de 3/4 CV es capaz de depurar una piscina de hasta 60 m³.

- Entre 0.76 y 1 CV. Escoge un filtro de 600 mm con una bomba 1 CV para depurar hasta 100 m³.

- Mayor de 1 CV. Con un filtro de 750 mm y una bomba desde 1.5 CV permite depurar una piscina de hasta 150 m³.

En el caso de que tu piscina sea de sal, debes tener en cuenta otro factor más: que la bomba sea compatible con el agua salada.

Por último, entre varias bombas similares también puedes considerar la que menor ruido, medido en decibelios (dB), emita. Sobre todo, si el sistema de filtración está muy próximo a la piscina.

¿Para qué piscinas son apropiadas las depuradoras monoblock?

Es una depuradora que incorpora una bomba dentro del mismo sistema de filtración y se utiliza para las piscinas hinchables o desmontables. Es una solución económica y fácil de montar: solo hay que conectar la entrada y la salida del agua a la piscina. Su filtro trabaja con una válvula selectora con 4 posiciones: proceso de lavado, contra lavado, recirculación y vaciado.

Si tu piscina tiene menos de 15 m³ puedes optar por un modelo de monoblock con filtro de 300 mm de diámetro y si el volumen de tu piscina está entre los 15 m³ y los 30 m³ tienes que decantarte por una depuradora monoblock con filtro 450. Estos dos sistemas de filtrado no funcionan con limpiafondos hidráulicos.

LO HACEMOS POR TI

Si quieres LEROY MERLIN puede encargarse de instalar tu depuradora monoblock

Ver servicio de instalación

Los filtros de depuración

El filtro es el encargado de retener las partículas de suciedad que se encuentran en el agua. Cuanto más fino es el filtro más impurezas retendrá y, por tanto, el agua estará más limpia y cristalina. Bomba y filtro van de la mano porque la dimensión del filtro condiciona la potencia de la bomba y, por tanto, la bomba y el filtro deben ser capaces de procesar la misma cantidad de agua.

  1. Filtros de arena. Los filtros de arena son los más habituales y suelen ser de arena de sílice. Estas depuradoras succionan el agua que pasa por unos filtros que retienen los sedimentos; a continuación, el agua continua el recorrido por el circuito para volver limpia a la piscina. Estos filtros tienen una larga durabilidad. Su mantenimiento consiste en un lavado automático y en cambiar la arena cada 5 años aproximadamente, siempre que se le proporcione el mantenimiento adecuado -se venden por sacos-. Si se usa floculante (producto que aglutina los sedimentos y los deposita en el fondo de la piscina para facilitar su limpieza) mejora el rendimiento del filtro.
  2. Filtros de cartucho. Están hechos de celulosa o material sintético y son reemplazables lo cual determina que su durabilidad es más limitada que los de arena y hay que cambiarlos regularmente (normalmente cada temporada). Estos accesorios son los más económicos y se venden sueltos. Están pensados para usarse en las piscinas pequeñas hinchables o desmontables. Necesitan un mantenimiento manual frecuente (basta con lavarlos con manguera).
  3. Filtros de vidrio filtrante. Se trata de cristales machacados específicos para depuradoras que han sido fabricados a partir de vidrio reciclado -por lo que son respetuosos con el medio ambiente-, pulidos y limados para que pierdan todo el filo. Una de las grandes ventajas de este sistema, es que dura más tiempo que los filtros de arena -resiste hasta 10 años- lo que conlleva un ahorro importante y que se necesita menos cantidad para hacer el mismo trabajo que la arena. Además, no se apelmaza, por lo que filtra el agua con mucha más eficacia.

¿Cómo elegir tu caseta de depuración?

Los sistemas de depuración necesitan un espacio protegido que resguarde todo el sistema del sol, las posibles heladas y, en general, de los cambios bruscos de temperatura. Estas casetas son perfectas para guardar en un mismo sitio todos los componentes necesarios de la piscina: desde la depuradora, el clorador salino, los filtros y las llaves de funcionamiento, hasta los accesorios como el limpiafondos, el cepillo, el recoge hojas, etc.

Son resistentes a la intemperie y fáciles de montar. La mayoría de los modelos además de la caseta integran su propio sistema de filtración. Algunas, incluso llevan una llave para poder cerrar la caseta y mantenerla alejada de los niños, entre otros.

Puedes elegir entre:

- Casetas para enterrar: tienen la ventaja de que al quedarse bajo el suelo no ocupan espacio en el exterior. Están fabricadas en fibra para resistir las dilataciones del suelo.

- Casetas de superficie: tienen la ventaja de que su acceso es más cómodo y están preparadas para no inundarse en caso de que haya una fuga. Puedes elegir entre casetas de superficie fabricadas en composite (no requiere mantenimiento) o en madera (en cuyo caso la madera proviene de bosques gestionados de forma sostenible y respetuosa con el medioambiente).

¿Qué cuadro eléctrico necesitas para tu piscina?

La caja o cuadro es el principal mecanismo de la instalación eléctrica de tu piscina y el encargado de proteger la bomba de la depuradora. Para elegirlo es imprescindible tener en cuenta varios aspectos:

- El número de bombas que necesitas que proteja.

- La potencia de la bomba.

- Si quieres programar los horarios de funcionamiento de la depuradora tendrás que elegir un cuadro eléctrico que cuente con un reloj y un sistema automático de horario. Si no lo necesitas, bastará con un cuadro que disponga de interruptor de encendido y apagado.

- Si tu piscina tiene un foco interior, necesitarás que el cuadro tenga opción de iluminación con un interruptor específico para encender la luz.

PREPARA LA TEMPORADA

Una vez la tengas instalada, sigue estos pasos para poner en marcha tu depuradora tras el invierno

Ver paso a paso