Cómo elegir un sistema de riego por goteo

Los sistemas de riego por goteo es un sistema de riego localizado, de micro irrigación o micro riego que permite cubrir las necesidades hídricas que toda planta requiere para su desarrollo, a la vez que es una solución que permite ahorrar en el consumo de agua usada para el riego.

Cómo elegir un sistema de riego por goteo

Se trata de un sistema de superficie, compuesto por un programador (recomendado), una conexión a una toma de agua y goteros que suministran el agua a las plantas. Para disfrutar de un riego por goteo se necesita elegir los accesorios oportunos para montar el sistema por completo: tubería de goteo, goteros, codos, conectores, válvulas… Te mostramos la función de cada elemento para que planifiques y diseñes perfectamente el sistema de riego por goteo de tus plantas.

El sistema de riego por goteo se adapta a cualquier tamaño de jardín e incluso a las terrazas por eso existen varias soluciones según lo que se necesite regar, sean macetas colocadas en un pequeño balcón, setos, huertos, grandes superficies de cultivo, invernaderos... Hay, incluso, opciones para cuando no se dispone de un grifo cercano.

Te recomendamos que, si vas a dejar instalado un nuevo sistema de riego, lo pruebes antes de dejar su funcionamiento sin tu supervisión, por ejemplo, antes de irte de vacaciones para comprobar que todo funciona correctamente.

Cómo elegir un sistema de riego por goteo

 

Ventajas del riego por goteo

- El riego por goteo es un sistema muy eficiente que permite un mayor ahorro de agua al suministrar a cada planta solo el agua que necesita, sin desperdiciar este bien tan preciado, y se minimiza las pérdidas de agua por evaporación ya que el agua se suministra directamente a la raíz de la planta. El ahorro de agua puede suponer el 40% respecto a un riego convencional.

- Es un tipo de riego a baja presión que aporta el agua de forma lenta, regular y progresiva. Permite seleccionar el caudal de agua para cubrir exactamente las necesidades hídricas de cada planta.

- Posibilita el control del riego de las plantas de forma autónoma para que tenga agua pese a tu ausencia.

- Es un sistema de riego dirigido a las raíces. Esto hace que se reduzca la evaporación del agua y también ofrece una serie de ventajas para el desarrollo de la planta como el favorecimiento de la formación de una raíz pivotante, es decir, alargada y hacia abajo, en lugar de ramificada y superficial. Así, la planta accederá fácilmente a las reservas de agua y nutrientes que se acumulan en los estratos más profundos del suelo o en la parte inferior de la maceta. Las raíces pivotantes tienen mayor capacidad de absorción y reserva de agua. Por el contrario, las raíces superficiales y ramificadas tienen menor capacidad de absorción y están más expuestas al sol, frío, viento, etc.

- Elimina la posibilidad de que haya exceso de agua o encharcamientos. De esta forma, se previene la aparición de podredumbres y la proliferación de hongos. Además, al no mojar las plantas o sus hojas, se evitan enfermedades y también la pérdida de nutrientes, habitual en los riegos excesivos.

Cómo elegir un sistema de riego por goteo

 

¿Cómo funciona un riego por goteo? Componentes necesarios

El riego por goteo es un sistema en el que el agua circula a baja presión hasta que llega a los goteros -los encargados de emitir el agua sobre cada planta- donde se descarga el agua gota a gota sobre las plantas.

En un sistema de riego por goteo convencional entran en juego una serie de componentes necesarios:

- Reductor de presión. Las instalaciones de riego por goteo necesitan poca presión para funcionar correctamente –aproximadamente 1.2 bares–. Por eso es necesario la instalación de un reductor de presión, muy fácil de integrar, para que las uniones, goteros… funcionen correctamente. Un exceso de presión puede hacer saltar los goteros, uniones…

- Filtro. Son necesarios para evitar que la acumulación de cal (en zonas de aguas duras) o de sedimentos contenidos en el agua obturen los goteros (como en aguas de pozos).

- Tubería. Conducto de acometida general de agua en la instalación del riego. Las hay de diversos diámetros; el más habitual es el de 16 mm de diámetro. Precisamente la elección del grosor depende de la cantidad de puntos de riego que se necesiten, la extensión que hay que cubrir con el riego y las características del terreno.

- Las tuberías de 4 mm son finas y se emplean para componer un pequeño sistema de riego por goteo que cubra hasta 12 macetas o 4 m lineales; también se utiliza para los ramales en tuberías más gruesas. Si se trata de macetas, se suele colocar un gotero en cada una. Si son jardineras o macetas muy grandes, es preferible colocar dos.

- Las tuberías de 16 mm son las más utilizadas ya que permite componer sistemas adaptados a cualquier tipo de cultivo residencial, huerto particular…

Podemos encontrar tuberías de diversos colores:

- Negras y marrones son las más habituales en las instalaciones del riego por goteo, siendo estas últimas la que pasarán más desapercibidas por su color en parterres, huertos…

- También existen en color blanco. Son de última creación, su aspecto es más moderno y son más recomendables ya que el agua que añadimos a las plantas será más “fresca” generando un menor estrés hídrico (una tubería negra en pleno verano puede alcanzar los 60ºC).

Es importante la instalación con una tubería de calidad para que no se cristalice con el tiempo, salgan algas internas, no aguante los rayos UV…

Un sistema de riego por goteo es muy fácil de instalar; se monta como un mecano y no es necesario ningún tipo de conocimiento ni usar pegamentos o cinta de unión: las uniones se realizan mediante enlaces o emisores que se colocan a presión. Algunas de esas piezas son:

- Piezas de conexión y de sujeción. Las piezas de conexión son aquellas que permiten el acople de todo el conjunto del sistema de riego. Las conexiones pueden ser soportes, tes, codos, enlaces o uniones, válvulas de cierre, tapones… También hay piezas de sujeción para esas conexiones como pueden ser grapas, soportes, guías, estacas…

- Goteros. El gotero, también llamado emisor, es la pieza imprescindible en este tipo de sistema. Es el elemento que recibe el agua de la tubería y la suministra a la planta gota a gota. Es la solución ideal para aportar un riego localizado. Los goteros se instalan en serie posibilitando el riego en hileras o individualmente; se pueden poner directamente en la tubería o se pueden acoplar ramales y derivaciones hacia plantas y zonas más alejadas o que estén a distinto nivel mediante un microtubo y después fijarlos con estacas. Hay diferentes tipos de goteros en función de los litros de agua que suministren por hora y de la forma de suministrarlo.

Cómo elegir un sistema de riego por goteo

De todos modos, para facilitar la elección y la compra, existen kits de riego que son conjuntos ya creados, listos para instalar, que incluyen todos los elementos necesarios para tu sistema de riego por goteo.

También existe la opción, muy recomendable, de contar con un programador de grifo con el que se puede planificar el horario y la duración del riego memorizando el riego que deseas y realizándolo automáticamente. Es muy útil para no tener que estar pendiente en todo momento del riego sin que a tus plantas les falte nunca su dosis de agua.

Cómo elegir un sistema de riego por goteo

 

Tipo de conexión

Para diseñar el recorrido de un sistema de riego existen conectores que posibilitan planificar el trayecto de cada tubería hasta la planta.

- Conexión grifo. Para poder llevar a cabo el riego es imprescindible la acometida de una tubería de agua. Debe haber siempre un grifo de inicio o una llave de corte de una línea general.

- En codo: conexión con ángulo recto que permite variar la dirección recta de una tubería y hacer un giro en la instalación de 90 grados.

Cómo elegir un sistema de riego por goteo

- En cruz. Es un tipo de conexión en el que permite unir cuatro tuberías para llevar el riego a puntos distantes entre sí.

- En T. Conexión que permite realizar tres ramales o derivaciones llevando la tubería a lugares diferentes y enlazar varias tomas a una línea secundaria, por ejemplo.

Cómo elegir un sistema de riego por goteo

- Tapón. Pieza que se coloca al final de cada línea de tubería para cerrar el paso y terminar el circuito del riego.

Cómo elegir un sistema de riego por goteo

- Válvula. Accesorio que funciona como una llave de corte y que permite abrir o cerrar una línea del circuito de riego y así permitir el flujo de agua a través de la tubería según se necesite.

- Enlace. Pieza que sirve para la unión de dos extremos de tubo, para reparar la tubería, etc.

Tipos de goteros

Según la forma en que quieres que se suministre el agua en tus plantas, debes elegir el tipo de gotero más adecuado para tu jardín o terraza. Has de tener en cuenta las necesidades hídricas de cada planta, las características del terreno y la dimensión que va a tener el sistema de riego.

- Estándar. Es el gotero más básico, sencillo y económico, que aporta un caudal fijo, constante no regulable. Los más habituales ofrecen 2, 4 y 8 litros a la hora, a un bar de presión. Son perfectos para plantas que necesiten siempre la misma cantidad de agua; es decir, ejemplares ya adultos y que se encuentren en un sitio en el que se pueda controlar sus condiciones atmosféricas para que siempre tengan las mismas necesidades de agua. Su desventaja radica en que, si hay diferencias de altura en la instalación, el caudal de estos goteos puede cambiar significativamente.

- Regulable. Permiten regular la salida del agua, con más o menos caudal -normalmente entre 0 y 60 litros/horas-. Cuando se tengan plantas que necesiten aporte de agua variable es necesario tener este tipo de gotero ajustable o regulable.

- Autocompensante. Los goteros autocompensantes son aquellos aportan el mismo caudal independientemente de la presión y la altura de la instalación que llega al gotero. Para ello cuentan con una membrana que pone resistencia a la presión del agua para mantener el caudal de riego constante. Es decir, cuando aumenta la presión del agua esa membrana se cierra y hace de tope del agua para que solo salga el volumen de agua regular deseado. Ideal para riegos en línea muy largos puesto que garantiza el mismo caudal en todos los ramales. E igual de idóneo también para riegos con desniveles ya que consigue compensar la presión que no es la misma al inicio de la tubería que al final debido a las pendientes. Son los más exactos y precisos.

- Gotero en línea. Consiste en un sistema de riego para plantas alineadas donde se sigue una línea de riego y permite ir colocando goteros donde realmente se necesitan, dejando la separación necesaria entre cultivos. Para su instalación, solo hay que cortar la tubería en el punto deseado y colocar el gotero. Para empalmar un tubo a otro en línea se inserta cada uno de los tubos en la pieza de empalme, empujando a presión. Se monta en un microtubo de 4/6 mm y son fácilmente desmontables para su mantenimiento. Para una presión de 1,5 bares, estos goteros suministran unos 5 litros de agua por hora, por lo que se podrían montar en línea unos 12 goteros como máximo.

Cómo elegir un sistema de riego por goteo

- Micro difusor. Los microdifusores aportan agua de manera muy suave, casi como un nebulizador. Idóneos para regar parterres con flores y macizos.

- Microaspersor: es un tipo de aspersor que pulveriza el agua en forma de lluvia con gotas muy finas. Se emplea cuando se necesitan regar varias plantas a la vez o una zona en la que haya césped, macizos florales o aromáticas juntas. Suelen ser el complemento ideal para un sistema de goteo. Pueden llegar a regar en un radio de hasta 3,5 m y su ángulo de riego puede variar -90º, 180º o 360º- según la superficie que necesites regar.

Tanto cuando se utilizan microaspersores como microdifusores hay que tener especial cuidado en el horario del riego, para evitar que las plantas se quemen con la acción del sol y no absorban el agua necesaria porque se evapore antes. Por eso, lo recomendable es regar a primera hora de la mañana y al atardecer.

Cómo elegir un sistema de riego por goteo

Una vez tengas en casa todos los elementos necesarios, te ayudamos a diseñar el sistema de riego por goteo adecuado para tu casa. Y una vez tengas claro la delineación que va a tener, es el momento de montar el sistema de riego por goteo automático.

Cómo elegir un sistema de riego por goteo