¿Cómo elegir tierras y sustratos?

● 6 minutos de lectura        ● Cómo elegir    


Los sustratos y tierras para plantas son, junto con el riego, la luz, y el espacio; esenciales para garantizar el correcto crecimiento y desarrollo de tus plantas. Aunque cada especie tiene unas necesidades, todos los sustratos deben asegurar el drenaje, la aireación y el aporte de nutrientes.

A la hora de elegir el mejor soporte para garantizar el buen crecimiento de nuestras plantas, debemos considerar que no todos los sustratos tienen las mismas características ni todas las plantas los mismos requerimientos. Por ello, es necesario conocer las diferencias que podemos encontrar entre los distintos tipos de sustrato.

Qué tipos de tierras y sustratos puedes encontrar

1. Sustratos universales

Son aquellos cuyas propiedades se amoldan a las necesidades de la mayor parte de plantas y usos y aportan nutrientes y soporte. Los sustratos de calidad como Geolia contienen un aporte extra de abono natural orgánico para enriquecer aun más sus características. El rendimiento de estos sustratos es muy equilibrado y apropiado. Además, en el caso de la marca Geolia, el sustrato viene libre de turba, lo que supone un menor impacto ambiental y ayuda a mantener los humedales, ahorrando 5.5 kg de CO2 a la atmósfera por bolsa de 50 litros.

Sustrato ecológico sin turba

Conoce las ventajas de este compuesto de fuentes sostenibles y renovables

Saber más

2. Sustratos específicos

Los sustratos específicos se enfocan hacia necesidades concretas de diferentes plantas o usos en nuestro jardín. Disponemos de sustratos para planta verde que potencian el crecimiento vegetativo de la parte aérea, sustratos para planta de flor muy adecuados para potenciar la floración, tierras para rosales, cactus, etc.

También disponemos de sustratos específicos de huerto, con un aporte extra en abono orgánico para que nuestros frutos y verduras gocen de buena salud.

3. Mantillos y enmiendas

Compuesto 100% por materia orgánica descompuesta. Este tipo de sustrato mejora la estructura del suelo y constituye una reserva de nutrientes para la planta. También trabaja en otras necesidades particulares de nuestro jardín, como puede ser la aireación. Es el recomendado para tierras arcillosas y/o arenosas.

4. Áridos y cortezas

Se colocan sobre la tierra para conservar la humedad del suelo y protegerla de los cambios bruscos de temperatura. La piedra volcánica y corteza de pino tiene, además, una función decorativa. Una capa de corteza evita de manera natural la aparición de malas hierbas.

5. Arlita, perlita y greda volcánica

La arlita son bolas de arcilla natural microporosas y ligeras que se colocan en la base de la planta para mejorar el drenaje y evitar que la planta se pudra o ahoque por encharcamiento. No todas las arcillas expandidas sirven para jardinería, es importante adquirir las indicadas para su uso en jardines y macetas.

La perlita, en cambio, es un vidrio volcánico que se mezcla con el sustrato para favorecer la oxigenación de la tierra y mejorar la retención de agua.

La greda volcánica es un tipo de sustrato formado por trozos de rocas volcánicas muy porosas. Su uso es bastante decorativo.

Requisitos del buen sustrato

  • Buen drenaje. La tierra debe garantizar un buen drenaje, para ello es conveniente colocar en la base grava, arena o arcilla expandida. El exceso de agua es una de las principales amenazas para la supervivencia de la planta. 
  • Retiene el agua. La corteza que conserva la humedad y la perlita y vermiculita que se encargan de retener el agua son complementos que ayudan a mantener la hidratación de la planta.
  • Poroso. Un sustrato de calidad debe ser esponjoso para asegurar una correcta oxigenación de las raíces.
  • Nutritivo. Incluyen un aporte de abono (que puede ser de liberación rápida o lenta) para contribuir al crecimiento y desarrollo de la planta.
  • Sano. Los sacos de sustrato que se venden en las tiendas, a diferencia de la tierra convencional del jardín, está 100% libre de malas hierbas, parásitos, hongos…
Cómo plantar árboles y arbustos

Te enseñamos el proceso tanto en tierra como en un recipiente

Ver paso a paso

¿Qué información encontramos en las bolsas de sustratos? 

  • PH: La disponibilidad y absorción de nutrientes por parte de la planta varía en función del ph del sustrato (ácido, neutro o alcalino). Aunque la mayoría de las especies prefieren una tierra ligeramente ácida –entre 5,6 y 6,5- existen también otras como los frutales con hueso que se desarrollan mejor en sustratos algo alcalinos.
  • NPK: Las siglas indican los porcentajes de nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K) presentes en el sustrato. Según los resultados que queramos conseguir, debemos escoger una u otra cantidad de estos nutrientes en la composición. El fósforo y el potasio potencian la floración, mientras que el nitrógeno fomenta el crecimiento y color verde de las plantas.

Cuándo renovar el sustrato

Primavera y otoño son las épocas recomendadas para plantar, trasplantar y/o renovar el sustrato. En el caso de los jardines, es conveniente añadir una capa de mantillo o estiércol.

Para el trasplante de plantas en maceta, es aconsejable añadir un sustrato adaptado a la especie o necesidades de la planta y desenredar con cuidado las raíces para que se asienten sobre la tierra nueva, más rica en nutrientes. Aunque no vayas a trasplantar, es aconsejable retirar las capas superiores de tierra de las macetas o jardineras y sustituirlas por mantillo nuevo durante los meses de marzo-abril y septiembre-octubre.

El experto destaca

Marcos Álvarez, de Leroy Merlin Gijón, te explica las características para elegir tierras y sustratos